¿Pero en Zagreb trabaja alguien?


Cuando la gente llega a Zagreb la pregunta que le hacen a los guías suele ser siempre la misma: ¿Aquí trabaja alguien?

Es inevitable plantearse esa cuestión al comprobar que sea la hora del día que sea las miles de terrazas que inundan la capital croata están llenas. Ayer mi paseo comenzó sobre las nueve de la mañana y al lado de la estación del tren en las terrazas ya había mucha gente tomando el café matutino.

Poco más tarde, sobre las 11, en las terrazas de la plaza de las Flores la gente ya empezaba a pedir cervezas y con razón, el calor ya ha llegado y a esa hora de la mañana el sol ya calentaba bastante.

Y al medio día, la peatonal calle Tkalciceva, la más ani­mada de Zagreb ya estaba llena de  grupos de amigos, parejas y colegas adictos al placer  de tomar algo sentados en una terraza y protegidos del sol por una colorida sombrilla. Rodeada de pintorescas casas de colores, Tkalciceva es también el punto de en­cuentro de los habitantes de la ciudad, buenos aficionados a hacer vida fuera de casa y muy amigos de dejarse ver y ser vistos por los demás.  Músicos, puestos de artesanía, mimos y gentes variopintas alegran la ya de por sí calle más ani­mada de la capital croata.

Booking.com

Resumen, no se si los croatas trabajan mucho o no. E ignoro cuantas horas pasan en sus oficinas pero hay algunos detalles que si que tengo claros. Los habitantes de Zagreb saben disfrutar de los pequeños placeres como tomarse una cerveza fría en una terraza agradable. O pasear por alguno de los muchos parques que tienen, muchos de ellos ubicados en pleno centro como los que componen la llamada Herradura Verde, una zona de jardines en forma de U que rodea todo el centro de la ciudad. Eso si, siempre muy guapos.

Los habitantes de Zagreb saben que viven en una ciudad pequeña (alrededor de un millón de habitantes) y que de una forma o de otra todos se conocen, Por tanto, hay que esforzarse por demostrar a todos esos conocidos que también pasean y también salen a tomar algo por Tkalciceva y por la plaza de las Flores, o por la céntrica plaza de Ban Jelacic lo guapos que son. Lo bien que visten. Y lo bien que les va la vida.

Vale, correcto. Esta filosofía podría aplicarse a cualquier ciudad de provincias de España (o de cualquier país) pero en Zagreb choca pues lo normal es que en las capitales la vida sea más impersonal y esos calificativos provincianos como “ser de un sitio de toda la vida” no dominen con la misma intensidad. Pero en Zagreb eso no ocurre. Y mirar a los demás y dejar que te miren es el deporte nacional más practicado. Y observar todo eso desde el anonimato de un turista es súper divertido.

Un pensamiento en “¿Pero en Zagreb trabaja alguien?”

  1. Tal y como lo pintas dan ganas de irse a vivir alli!!

    Como andan de tasa de paro? crees que encontraremos trabajo fácilmente? eso si, con un buen sueldo y un buen horario para poder disfrutar de las terracitas y de las “vistas”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *