Meersburg, una sorpresa en la orilla alemana del lago Constanza

Panorámica de Meersburg

No he logrado volar en un zeppelin sobre el lago Constanza pero doy fe que he recorrido bien la orilla alemana del lago. Y hay una localidad que me ha gustado mucho; la pequeña y romántica Meersburg, situada ya en el estado de Baden – Württemberg.

Casas típicas de Meesburg
Casas típicas de Meesburg

Es una de esas poblaciones con aire costero, donde la brisa del lago sopla suave, con un paseo fluvial maravilloso lleno de restaurantes con terrazas desde donde se puede tomar una cerveza, o una pizza, o un plato de plato de felchen (el pescado que más se consume de los que pescan en el lago) mientras se disfruta de unas de unas vistas maravillosas sobre los barcos que surcan este gran estanque de agua dulce que se forma donde el Rin deja de ser un río para convertirse en un pequeño océano.

Terrazas con toldos de colores en Meersburg
Terrazas con toldos de colores en Meersburg

Ah, un paseo que por cierto, estaba lleno de forofas con los colores de la selección Alemana seguras de que su equipo tiene posibilidades de ser campeón en el mundial de Sudáfrica.

Forofa de la selección alemana

Pero lo que mas me gusta de Meersburg no es sólo ese ambiente. Me encanta pasear por sus calles empinadas y adoquinadas, flaqueadas de casas de estilo medieval con fachadas decoradas con frescos de mil colores y cascadas de flores colgando de sus ventanas.

Entrada al castillo de Meersburg

Y me encanta si castillo. Una reliquia original del siglo VII, que presume por ser el castillo más antiguo habitado de Alemania. Recorrer sus salones, sus habitaciones protegidas por paredes de ¡más de tres metros de grosor!, sus entrañas, su sala de armas, su calabozo (un hoyo de 9 metros de profundidad  apodado como “el agujero del miedo” donde dejaban morir a los presos)… equivale a dar un viaje al pasado.

Sala de armas del castillo de Meersburg

Además yo he tenido mucha suerte pues he tenido una anfitriona muy especial: la actual inquilina del castillo,Julia Naeßl-Doms,con quien tuve el honor de recorrer no solo la parte abierta al público del castillo sino también alguna estancia privada. Un lujo.

Julia Naeßl-Doms

Sin duda, Meesburg es uno de esos sitios donde me hubiera quedado encantada una buena temporada descansando, paseando y disfrutando de los placeres de vivir en esta zona. Ah, por cierto, si se animan a visitar Meesburg tomen nota de este hotel; el 3 Stuben, pequeño pero coqueto y lo mejor, nada caro y estratégicamente situadoen el corazón de Meersburg y a cinco minutos del castillo.

Puerto de Meersburg al atardecer

Un pensamiento en “Meersburg, una sorpresa en la orilla alemana del lago Constanza”

  1. Que bueno haber encontrado este pequeño articulo, con algunas fotos que me trajeron viejos recuerdos. Tengo 38 años y soy de Córdoba, Argentina. A mis 8 años, y debido a un viaje de trabajo de mi papa, viví casi dos años en esa zona, la mayor parte cerca de Meersburg, en Unteruhldingen, e ibamos seguid a Meersburg(entre otras cosas porque había una carnicería con carne argentina). No puedo creer como mantienen las cosas en perfecto estado, esta igual a hace 30 años! Realmente dignos de ser felicitados los habitantes de esta zona. Bueno, nuevamente gracias por traerme estos hermosos recuerdos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *