Belgrado según el alfabeto cirílico

Sois muchos los que me habéis pedido un cambio en la el cuerpo de la tipografía, y definitivamente he decidido haceros caso. Me he puesto a investigar un poco en las entrañas del blog (ya he dicho muchas veces que soy periodista, no informática y una tarea tan simple como cambiar la letra es para mi un mundo)  y al final lo he logrado. Y creo que mi deber es daros las gracias porque definitivamente creo que el blog queda mejor así. ¿Qué opináis?

Así que disculpas por haberos martirizado estos meses con una letra minúscula. Y gracias por seguir siendo fieles lectores a pesar de las barreras visuales. Y gracias por vuestros consejos. Este blog es un punto de encuentro de viajeros y detalles como su diseño, sus colores o el tamaño de la letra son claves para que alguien siga leyendo o se marche para siempre. Y ojo, yo quiero que os quedéis, y que repitáis, Y que me comentéis lo que os gusta, y lo que no. Para mejorar día a día.

Esta reflexión puede aplicarse a los viajes. Si caemos en una ciudad que nos gusta, donde nos tratan bien y donde la comunicación resulta fácil, hay muchas probabilidades de que repitamos destino.  Por eso a muchos viajeros españoles les encanta centro y sur América, porque allí nos tratan bien, nos sentimos como en casa y además podemos charlar con todo el mundo sin problema (ojo, aunque con matices como explico en este viejo post dedicado al español en Panamá).

Pero cuado caemos en un país donde se habla un idioma imposible, y donde hasta el alfabeto es distinto la cosa se complica.

Serbia, desde donde he estado escribiendo estos días, es un ejemplo de lo que acabo de decir. Primero, el idioma, el serbio, es ya de por si extraño para nosotros y muy difícil. Pero ellos lo complican un poco más utilizando el alfabeto cirílico. Por tanto, estos días al pasear por Belgrado me costaba hasta identificar el nombre de las calles en mi plano, escrito entero en cirílico.

Booking.com
Plano de Belgrado en alfabeto cirílico

También en la calle los carteles están escritos con ese alfabeto. A veces me daba la sensación de estar paseando por Moscú, o por San Petersburgo más que por Belgrado. Pero esa percepción cambia en cuanto te diriges a alguien y descubres que hablan perfectamente inglés. Una gozada. Y algo que no ocurre en Rusia donde es difícil encontrar a gente que hable ese idioma. Este cartel es uno de los mucho ejemplos que puedo mostrarles del cirilico en Serbia. ¿Alguien entiende qué anuncian?

Anuncio en una calle de Belgrado

Pero después de todo, el problema de enfrentarse a un alfabeto distinto es muy habitual. Países árabes, Asia casi entera, algunos países de Europa como los antes mencionados… tareas tán fáciles como conducir, pedir algo de comer en un restaurante o simplemente orientarse pueden ser peliagudas si nos enfrentamos a algo incomprensible como esto.

Cartel en Birmano

Pero tranquilos, yo no tengo por ahora intención de escribir este blog en birmano, ni en japonés, ni en árabe ni en cirílico, ni en hebreo. No al menos mientras no me lleguen ofertas comerciales que me convenzan de que si escribo en chino puedo multiplicar por mil mis visitantes…  Sí. Si alguien me convence de que de verdad La Viajera Empedernida puede triunfar en los países árabe hablantes a lo mejor me lanzo y contrato un traductor. ¿Quién sabe? Estoy abierta todo lo que surja. Y no pienso cerrarle las puertas a ninguna propuesta interesante que me planteen. Nunca se sabe.

😉

Un pensamiento en “Belgrado según el alfabeto cirílico”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *