Caminando y descansando en hoteles maravillosos en Noruega

El de ayer ha sido un buen día. Y despertarse y contemplar este paisaje es ya de por si un buen comienzo.

Esta era la vista que se contemplaba desde mi habitación en el hotel Sveinhaug garduna granja de más de 600 hectáreas donde además de cultivar e investigar han habilitado una serie de habitaciones para uso turístico y para peregrinos. Un hotel hermoso situado en el condado de Hedmark, en la mitad, más o menos, del camino de San Olav en Noruega, una ruta de peregrinación en la que llevo ya tres días inmersa.

Pero este no ha sido el único paisaje hermoso que he podido contemplar en el día de ayer en el que por cierto, el sol ha sido uno de nuestros acompañantes. Tras visitar el museo de Domkirkeodden, –donde se encuentran las ruinas de la catedral de Hamar, protegidas del frío noruego por una cubierta de acero y cristal que está catalogada como la mayor construcción de cristal de Europa, con 2.600 metros cuadrados–

… he disfrutado de uno de los momentos más hermosos de la jornada. Descansar un buen rato sola a orillas lagolago Mjøsa, (el más grande del Noruega).

Orillas del lago

Momento que aproveche para poner en práctica uno de los rituales que se dice hay que cumplir en esta peregrinación. Coger una piedra, concentrar en ella nuestros problemas… reflexionar sobre las razones que causan esaos malas vibraciones y guardarla durante el resto del camino hasta llegar a Trondheim, donde acaba la peregrinación y donde se debe dejar la piedra. Y con ella los problemas que nos preocupan. Yo ya llevo la mía bien guardada en el bolsillo del chubasquero y espero que la leyenda se cumpla y que parte de mis problemas se solucionen en este viaje. Falta me hace.

La segunda sorpresa de la jornada fue otro hotel, el Skadaden Gard, este escondido en un alto y compuesto por cabañas de madera donde creo me retiraría encantada una buena temporada. Y donde por cierto no descarto volver acompañada de mis hijas no sólo por la belleza del paisaje y la tranquilidad del entorno sino porque los precios de este hotel no me han parecido caros. Como ejemplo, una cabaña con capacidad para 4/6 personas (con cocina) cuesta en temporada alta 800 coronas noruegas (unos cien euros) y 650 coronas en baja (sobre 82 euros). ¿No está mal no?

Skaaden Gard

Tras degustar una sopa de apio casera como comida (los noruegos comen muy ligero varias veces al día) comenzó otra tarde de caminata de lo más placentera desde el llamado puente alto (high bridge) hasta la iglesia de madera de Rigenbu. Estos son algunos de los paisajes que he podido fotografiar durante el recorrido (ojo, todas las fotos que estoy colgando en estos posts están hechas con el Iphone).

Iglesia de Ringebu

Resumen. El de ayer ha sido un día genial. Una jornada tranquila en la que me he visto rodeada de paisajes dignos del paraíso y que confirman mi teoría de que este país , Noruega, esconde algo muy especial.

¿Alguien comparte conmigo esta idea de Noruega? ¿Has estado alguna vez en este país y has tenido como yo la sensación de estar  viviendo en una especie de sueño?

Espero encantada vuestras impresiones pero yo ahora me retiro que me toca descansar para poder afrontar con fuerza la jornada de mañana en la que, si dios y San Olav quieren, caminaremos unos 15 kilómetros. No es mucho, pero prefiero afrontarlos en buena forma.  Buenas noches.

5 pensamientos en “Caminando y descansando en hoteles maravillosos en Noruega”

  1. Hace muchos años que fuimos un verano por noruega, la verdad , es que me ha hecho mucha ilusión ver estas fotos ya que efectivamente es un pais precioso y con una gente encantadora,
    Mi problema era para donde mirar ya que no quería perderme nada
    Un beso

  2. ¡¡Qué gran sitio!! Me pasa como a ti: adoro Noruega. Come buen salmón por mi… y dale recuerdos a todo el mundo. Un beso.

  3. Es increíble!!! Aunq no se haya estado, entre las descripciones y las fotos eres capaz de trasladarnos contigo!!!

  4. Gracias por esta información practica. Yo no conozco Noruega pero me gusta tanto lo que leo que creo que no voy a tardar en animarne. Solo ina cuestión. En invierno es imposible caminar por esa ruta no? Se llena todo de nieve?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *