Cómo llegar y dónde dormir en Moscú

Rusia en general y Moscú en particular, es un destino muy complicado para viajeros independientes. Tramitar el visado, obligatorio, es el primer obstáculo. Encontrar donde dormir en la capital rusa es otro de los rompecabezas a los que se enfrentan quienes viajan a esta ciudad superlativa. Es tan importante saber cuáles son los hoteles recomendados como los que se deben evitar. El Cosmos, típico establecimiento incluido en paquetes turísticos, es uno de los que incluyo en la lista de “no recomendados”.

Empezamos por el visado. Para obtenerlo, hay que presentar en el consulado ruso el pasaporte, las fotos, responder un cuestionario obligatorio, sacarse un seguro médico y de viaje (también obligatorio) y presentar un documento en ruso que confirme la reserva de alojamiento en Rusia (algo así como una “carta de invitación”… en fin, todo un lío de papeleos que se eterniza mucho si tenemos en cuenta las dificultades idiomáticas que enredan las gestiones pues parte de la documentación está en cirílico.

visado pasaporte ruso blog
Para entrar en Rusia es necesario un visado

Así que, si no quieres complicarte mucho la vida y quieres conocer Rusia, sin duda, lo mejor es ponerse en manos de turoperadores especializados. Por ejemplo, Politours, mayorista típica de viajes organizados y circuitos para viajeros de nivel medio, es uno de ellos, y uno de los pioneros en el destino. Para viajeros con mas posibilidades, dispuestos a invertir un poco mas y por tanto mejorar un poco la calidad Catai es otra buena opción.

¿Con quién o cómo has viajado tu a Moscú? ¿Nos recomiendas algún turoperador?

Moscu hotel cosmos blog
El hotel cosmos de Moscú tiene más de 1700 habitaciones

Buscar hotel también es complicado pues la oferta es escasa, los precios desorbitados (Moscú encabeza las listas de ciudades con las habitaciones más caras del mundo) y la calidad no siempre es la mejor ya que quedan muchos establecimientos nacidos durante la época comunista y aunque están «reformados» sus instalaciones dejan mucho que desear.

El hotel Cosmos en Moscú

Por ejemplo el mega hotel Cosmos construido en los años 80 durante las olimpiadas de Moscú (las del osito Misha, ¿se acuerdan?) y situado al norte de la ciudad justo al lado de la torre Ostankino, la torre de comunicaciones mas alta de Europa. Es uno de los hoteles más utilizados por muchas agencias en sus paquetes más económicos.

Moscu torre Ostankino vistas hotel cosmos blog
La Torre Ostankino desde una habitación del Hotel Cosmos

El Cosmos es un mítico, pero ante todo, es un establecimiento que roza lo grotesco donde no sólo destacan unas instalaciones dignas de la momia de Lenin (visita imprescindible y también muy surrealista que puedes poner en la lista de imprescindibles) sino también choca el concepto de hotel.

Tiene un gran hall donde se ubica la recepción (que parece un aeropuerto por la cantidad de mostradores y el continuo ir y venir de  gente). Y con una primera semi-planta digna de Las Vegas, donde hay desde tiendas de recuerdos de lo mas kitch, (con la connotación negativa y positiva que oculta dicho término), muchas maquinitas tragaperras, mini casinos, oficinas varias donde cambiar moneda… Todo en conjunto da forma a un circo humano por donde pasean guiris con chanclas, rusos con cara de mafiosos, jóvenes turistas mas perdidos que el famoso Wally… japoneses y chinos y coreanos… (muchos asiáticos) con gorras identificativas de colores fosforitos agrupadas en torno a un guía que grita mucho. Y mucha mucha, muchísima gente, lo cual es normal sobre todo si tenemos en cuenta que el Cosmos tiene 1718 habitaciones y capacidad para ¡casi 4000 personas!. Un hotel acorde con las desproporcionadas dimensiones de la capital rusa.

Moscu Hotel Cosmos cart
Hotel Cosmos

Pero lo mejor de este macro hotel no es su surrealismo latente. Lo mas curioso es la zona de acceso a los ascensores donde un matón con cara de muy mala leche y corbata vigila atento quién sube y de paso pregunta si los clientes desean algún servicio adicional… Dejo que la imaginación de cada uno vuele en la dirección que considere, pero estoy segura que uno puede pedirle a estos conseguidores con pinta de armarios de TODO.

Matones a la carta en Moscú

Una sensación un pelín desagradable, para muy parecida a la que he experimentado en algunos hoteles en Cuba (concretamente en el Habana Libre, por ejemplo), otro de esos destinos donde la prostitución está a tiro de talonario. Pero tranquilos, si no buscan nada especial el Cosmos puede considerarse casi casi como un monumento turístico, como un signo evidente de un pasado que aún late en la capital rusa. Aún así, creo que mejor diría de el que es un hotel donde mejor no dormir en Moscú y mi consejo es que si haces un viaje a este país y sale el Cosmos en el programa, una de dos. Pide un cambio de hotel. Y si esa opción no es posible, ármate de paciencia y borra prejuicios de tu cabeza.

Al menos y a modo de consuelo, destacar que aunque es un establecimiento viejo, al menos está limpio. Las habitaciones son amplias, al menos la que a mí me tocó. La cama aceptable (sin más). Detalles que yo al menos agradezco mucho en un hotel donde no todo es el diseño.

¿Y tú, en qué hotel te has alojado en Moscú? ¿Puedes recomendarnos alguno?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *