Contra corriente

En algunos otros post he comentado que viajar es una vía de escape. Los que estamos acostumbrados al movimiento, llegamos a sentirnos mal tras una temporada de vida sedentaria. Esa es la sensación que tengo yo desde hace ya unos  meses Llevo ya tiempo sin moverme de casa (me refiero a viajes de trabajo, no a escapadas familiares)  y he de reconocer que ya me ahogo. Confieso que ya tengo ganas de salir  y de despegarme durante unos días del dichoso ordenador.

Es así. Este trabajo funciona por etapas. Hay temporadas del año en las que los periodistas especializados en viajes no paramos dos días seguidos en casa. Y otras en las que no nos queda más remedio que sentarnos y escribir, escribir y escribir acerca de todo lo que hemos descubierto, sentido y experimentado en los últimos viajes. Viajamos para informar y para transmitir nuestras vivencias, es la razón de ser de nuestro trabajo. Y eso lo hacemos sobre todo en la época sedentaria, un momento del año que casi siempre recibimos con alegría tras la temporada de intenso movimiento.

Pues eso. Las últimas semanas han sido parte de mi época sedentaria. Y a partir de mañana, más o menos, empezará la llamada temporada alta viajera. Me explico mejor. Mañana me marcho a Madrid para asistir a Fitur, la Feria Internacional del Turismo, que comienza el, miércoles 28 de enero en el recinto ferial de Ifema. Y allí me quedaré, atrapada en esa moqueta, hasta el viernes 30.

Durante los días de feria, hablaré con mucha gente, muchos profesionales del sector turismo, y cerraré viajes futuros, muchos de los cuales haré realidad en los próximos meses (si dios y la crisis me dejan) es decir, entre febrero y junio, cuando los periodistas de viajes más nos movemos, ya que nuestras temporadas funcionan de manera opuesta al del resto de la gente.

Me explico mejor. Viajamos mucho cuando la gente no tiene vacaciones, en meses aburridos y fríos para la mayoría como febrero, marzo, abril y mayo. Y descansamos en puentes, en Semana Santa, en julio y agosto justo cuando el resto de los  mortales preparan ilusionados sus maletas.  Este vivir contra corriente tiene consecuencias fatales. Cuando mis hijas tienen vacaciones en el colegio y mi marido puede escaparse unos días es justo cuando yo tengo “mono” de casa, y cuando más me apetece tirarme en mi sofá, pintar el garaje, ordenar armarios, hacer limpieza… es decir, lo que no hago el resto del año. Pero como me parece injusto dejarles a ellos sin vacaciones acabo haciendo las maletas y al final viajo igual. Agotada, sí, pero feliz de irme con mis seres queridos.

Booking.com

Pero antes de llegar a esa fase de los viajes personales, me espera por delante la temporada viajera profesional que en principio suele empezar pasado Fitur, la feria donde todos tomamos el pulso del sector.  Por tanto, puedo decir que hoy es mi último día sedentario. Pero estoy contenta.

Tengo mucho trabajo por delante y muchas cosas que hacer antes de subirme al avión que mañana me dejará en Madrid, pero también he de reconocer que ya necesito salir de casa.  Este último mes casero y familiar ha sido INTENSO y mi cuerpo y mi mente ya necesitan movimiento.

Fitur no es el mejor sitio del mundo para descansar pero el cambio de aires y el reencuentro con viejos colegas se presenta, un año más, como una experiencia muy agradable. Así que hoy estoy contenta. Hoy es uno de esos días previos a un viaje en los que el espíritu está contento.

Y si quieren saber cómo va todo en la feria en los próximos días, atentos a este blog donde les contaré todos los cotilleos que lleguen a mis oídos. Hasta intentaré acercarme todo lo que pueda a mi paisana Doña Letizia que este año inaugurará Fitur, junto al Príncipe Felipe. ¿Parará la princesa a escanciar  una sidrina en el stand del Principado de Asturias?.

El miércoles se lo cuento.

Un pensamiento en “Contra corriente”

  1. Yo daría lo que fuera por escaparme de casa unos días. Que suerte tienes. Disfruta en Fitur y ya nos dirás a donde podremos viajar en los proximos meses. Espero impaciente tus propuestas para organizar mis vacaciones aun muyyyy lejanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *