De bodega en bodega por la Patagonia

Despertarse en un hotel situado en medio de un viñedo es una hermosa sensación. Ver como poco a poco amanece y el sol asoma tras las viñas es todo un espectáculo.  La combinación de cielo rosado y azul con el verde intenso del paisaje es de lo mas relajante. (lo siento, la foto en el Iphone no representa la realidad como a mi me gustaría)

vista desde habitacion hotel valle perdido patagonia
Vista desde mi habitacion en el hotel valle perdido en la Patagonia

Pues eso es justo lo que tengo ante mis ojos pues me estoy desperezando en la habitación de un Wine Hotel & Spa llamado el Valle Perdido, un establecimiento boutique, de diseño, (no te pierdas su mesita reomántica entre las barricas de roble) muy muy recomendable, situado cerca de la ciudad de Neuquén, al noroeste la famosa Patagonia. Una región que seguro muchos asociais a los grandes territorios semi desérticos y poco poblados y justo. Así es la zona donde estoy pero con una salvedad. En la última década, algunos empresarios decidieron hacer una apuesta fuerte para plantar uvas y produicir vinos.

La culpa de esta decisión la tuvo un equipo de expertos que tras estudiar la tierra para ver qué podía producirse en ella a parte de las ya consagradas manzanas y peras (cultivos tradicionales en esta parte del mundo) decidieron que las zona tenía las condiciones climáticas perfectas para la producción de uva de alta gama: tierra fértil, mucho sol y lo más importante, mucha amplitud térmica (calor de día y temperaturas frescas de noche) poca lluvia pero pocos problemas de agua (los ríos Limay y Neuquén abastecen sin problemas a todo al territorio) y una brisa constante que facilita que no se formen hongos en las viñas y que por tanto apenas se usen pesticidas.

Y así empezó el desarrollo de las actividades vitivinicolas. Por ahora bastante reducida ya que en esta región de la Patagonia solo se produce un 2 por ciento del vino argentino, pero la fiebre no ha hecho mas que empezar.

Y lo mejor, la cultura del vino ya ha empapado a las gentes del lugar y ha crecido lo suficiente para dar el salto que me ha traído a mi hasta este lugar perdido del mundo: el vino en la Patagonia poco a poco se ha convertido también un producto turístico.

Así que no lo dudes. Si te gusta el vino Argentina está en tu punto de mira apunta los nombres de estas bodegas:

La Bodega del Fin del Mundo, en San Patricio del Chañar, la mas grande de la zona y la pionera.  Donde además de ver como se elabora el vino recorriendo la bodega a través de un sistema de pasarelas que permiten ver como se trabaja pero sin molestar, en época de vendimia (que justo empieza ahora pues os recuerdo, estamos en el hemisferio sur y por tanto estamos a finales del verano) los visitantes pueden participar en la vendimia y como no, hacer una cata de vinos aunque ¡ojo!, hay mucho donde elegir y que la producción de bodegas del Fin del Mundo es muy grande; ¡diez millones de litros anuales!.

Más familiar es la bodega Familia Schroeder. También abierta al público además de ofrecer una visita guiada dispone de un restaurante con vistas a los viñedos donde además de probar sus vinos uno pude disfrutar de la mejor gastronomía argentina. Desde luego el bifé de lomo estaba para comerselo.

Pero esta bodega tiene otra peculiaridad. Durante su construcción hallaron una sorpresa; nada más y nada menos que el húmero y las vértebras de un dinosaurio, concretamente de un titanosaurio. Porque al parecer, esta zona es también famosa pues aquí habitaron los dinosaurios más grandes del mundo. Por tanto,que ya saben, además de vino en Neuquén es también especie de parque jurásico  muy interesante.

4 pensamientos en “De bodega en bodega por la Patagonia”

  1. Querida Viajera,

    Espectacular el Dante Robino.
    Una maravilla recordar tu post describiendo las puestas de sol, imaginar a cada trago el tacto terso de las uvas en la vendimia, la puesta de sol rosa…..
    Más claro que nunca que cada botella encierra todo un
    Mundo.
    Gracias !

  2. Habia o{ido hablar de los vinos argentinos pero no sabia exactamente en que region estaban. Mi sueño es hacer un viaje como el que estaias haciendo Paco y tu, visitando bodegas por el fin del mundo. O seguire atento.

  3. Mi querida Nani,la zona vitivinicola por excelencia es la zona de Mendoza,Cuyo que comparte con chile la áridez de los andes pero tiene sólo para si el sol reparador.
    En esta zona hay bodegas históricas como LAGARDE,NIETO SENETINER, o ESCORIHUELA GASCÓN, en ésta última iban a montar una escuela de Polo para turistas y tiene winnerys por todo Buenos Aires.
    Ni que decir tengo que están situadas en sitios ideales cerca de la ciudad de Mendoza.
    A la vuelta de tus viajes podrás rememorar tomando esos caldos y los puedes comprar aqui en Coruña o en la Web.
    Pásalo bien y disfruta!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *