Diez cementerios y tumbas ilustres que te gustará visitar

Cuando viajo, me encanta visitar cementerios. Hay un dicho que asegura que no se conoce bien un país si no se han visitado sus camposantos. Los hay de muchos tipos. Unos son tristes y sin personalidad, otros esconden una belleza sobrenatural y algunos que incluso reinan como atracciones turísticas por varias razones: bien por la importancia de las personalidades que allí descansan o por su aspecto puramente estético. Casi todos son además remansos de paz que más bien parecen parques poblados por árboles que en otoño e invierno se visten con sus más coloristas trajes  de gala.

Cementerio de Galicia al atardecer
Cementerio de Galicia al atardecer

Hay cementerios en todo el mundo y son cientos las necrópolis que merecen una visita. Con motivo de la festividad de Difuntos y Todos los Santos, he aquí una lista con mis diez cementerios favoritos.

1. Los cementerios de París

El cementerio de Père-Lachaise, en París, es uno de los más antiguos, grandes y famosos del mundo, especialmente si atendemos al número de personajes célebres que allí descansan. Son tantos que más bien parece un museo. La tumba más visitada es la de Jim Morrison, el mítico cantante del grupo The Doors. Se cuenta que el mismo Morrison visitó este cementerio días antes de morir (por sobredosis) el 7 de julio de 1971 en un apartamento de París. Y le gustó tanto que tras la visita declaró publica y proféticamente su deseo de ser enterrado allí mismo, al lado de grandes nombres como Molière, Edith Piaf, Oscar Wilde, Modigliani, Marcel Proust, Chopin, María Callas, Delacroix... y otros muchos.

Plano de tumbas a la entrada de Montparnasse
Plano de tumbas a la entrada de Montparnasse

También en París, en el corazón del que fue el barrio más bohemio reina el cementerio de Montmartre, donde yacen Emilio Zola, François Truffaut, Edgar Degas, Alejandro Dumas, Foucault...  Y hay más.

Sartre y Simone de Beauvoir descansan juntos
Sartre y Simone de Beauvoir descansan juntos

Los “frikis” del «turismo funerario» como yo no pueden dejar París sin visitar también el de Montparnasse, al sur de la ciudad, donde los míticos Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, Julio Cortázar, Man Ray o Emil Cioran duermen para siempre protegidos por cientos de árboles y miles y miles de almas anónimas.

2. El cementerio americano de Normandía

Seguimos en el viaje por Francia, y nos dirigimos al norte para visitar Omaha Beach, en Colleville Sur Mer (Normandía). Un cementerio con un gran peso histórico en cuyas entrañas duermen para siempre aproximadamente diez mil soldados norteamericanos fallecidos durante el desembarco de Normandía, al final de la II Guerra Mundial. Las cruces blancas, impolutas, milimetricamente alineadas relucen sobre el césped verde impecable. Y con un mar de fondo que convierte el lugar en un paraje de belleza  sobrenatural. Una visita triste, de las que quedan grabadas en la mente para la eternidad.

3. El cementerio judío de Praga

El cementerio judío es un imprescindible en un viaje a imprescindible en un viaje a Praga Es el escenario perfecto para una película de terror. Pequeño y lleno a rebosar de lápidas apiñadas, rotas, retorcidas, empapeladas de musgo, con las huellas del paso del tiempo esculpidas en la piedra. Un paraíso para los cuervos negros que allí anidan.

Cementerio judío de Praga
Panorámica del cementerio judío de Praga

Se dice que las entrañas de este cementerio da cobijo a más de ¡treinta mil personas! todas ellas enterradas entre 1439 y 1787. Unas sobre otras, hasta alcanzar doce pisos de profundidad. Reacción necesaria ante la falta de espacio. Durante los años de la ocupación nazi, fueron muchos los judíos que escondieron en estas sepulturas parte de sus riquezas. Dicen también que el propio Hitler dio la orden de se que se conservara el cementerio como homenaje a una raza que él osó a calificar de «extinta».

Suiza Ginebra nani arenas blog
El cementerio de Plainpalais es hermoso en otoño

4. El cementerio de los reyes de Ginebra

El camposanto de Plainpalais de Ginebra (Suiza) es todo lo contrario. Un lugar bello lleno de encanto, un jardín en toda relga. De ahí su calificativo: el cementerio de los reyes. Este lugar no es solamente la última morada de los suizos más notables. Llama la atención la ausencia de mausoleos y mármoles. Cero ostentosidad. Todo son lápidas pequeñas, coquetas, más bien minimalistas, suavemente apoyadas sobre un cuidado césped. Adornadas con pequeñas florecitas y rodeadas de grandes, centenarios y coloridos árboles.

Una estampa que encaja con la austeridad típica de las culturas protestantes. Como curiosidad. Se dice que es aquí donde yace Juan Calvino (en su lápida únicamente figuran dos iniciales: J. C.), uno de los ideólogos del protestantismo. Y cerca de él descansa el escritor argentino Jorge Luis Borges, el cual falleció en esta ciudad suiza en el año 1986.

Ginebra cementerio nani arenas blog
Cementerio de Ginebra

5. La tumba de Munch en Oslo

De Suiza a viaje a Noruega donde encontramos otro cementerio similar. El cementerio, un imprescindible en Oslo Otro gran parque en cuya zona central se agrupan las tumbas de varios noruegos ilustres, como por ejemplo el dramaturgo Henrik Johan Ibsen o el pintor Edvard Munch, dos nombres célebres alrededor de los cuales giraba, gira y girará la cultura noruega.

Una pareja pasea ante la tumba de Munch en Oslo
Una pareja pasea ante la tumba de Munch en Oslo

Si visitas el cementerio, no te extrañes si encuentra a personas leyendo tranquilas sentadas en un banco (hay muchos repartidos por todo el lugar) o incluso, si hay suerte y luce el sol, pandillas o incluso familias haciendo pic-nic entre las lápidas. Para los noruegos esto es normal.

Corona con los colores de Noruega en la tumba de Ibsen
Corona con los colores de Noruega en la tumba de Ibsen

6. Tumbas con historia en Rusia

Parada ahora en Rusia. Aunque las tumbas más visitadas del país están en la Plaza Roja de Moscú, donde además del gran mausoleo de Lenin descansan otros líderes soviéticos como Stalin (quien también estuvo momificado durante años),  Breznev, Andropov, Chernienko y figuras ilustres como el astronauta Yuri Gagarin o el escritor Máximo Gorki, merece la pena visitar también el cementerio de Novodevichi, última residencia de soñadores y artistas, como Anton Chejov o Gogol. Políticos como Boris Yeltsin o Nikita Kruschev (único ex presidente de la URSS que no yace en el Kremlin por morir alejado del poder).

Vista de la Plaza Roja con la catedral de San Basilio al fondo, la torre de San Salvador y en el centro el mausoleo de Lenin
Vista de la Plaza Roja con la catedral de San Basilio al fondo, la torre de San Salvador y en el centro el mausoleo de Lenin

El problema de este cementerio es encontrar las tumbas pues las lápidas están inscritas en cirílico y por tanto, descubrir la tumba del personaje que se busca es tarea harto compleja. Pero no importa. Famosos a parte, el encanto del lugar son las imponentes esculturas que decoran las lápidas. Es este un museo escultórico al aire libre.

Cementerio Novodevichy de Moscú
Cementerio Novodevichy de Moscú

Muchas de las obras funerarias son trabajo de artistas de la época soviética, pues era sólo en el arte funerario donde el régimen no ejercía su férrea censura. Esto, unido a la costumbre rusa de acompañar las lápidas de los  fallecidos con esculturas apelativas a sus cargos y profesiones, ha convertido este cementerio en un lugar único, diferente y por supuesto mágico.

Tumba de los Romanov
Tumba de los Romanov en San Petersburgo

Más fácil es identificar la tumba de los últimos miembros de la familia Romanov (el zar Nicolas II y su familia, asesinados por los bolcheviques en 1918), situada en el interior de la basílica de Pedro y Pablo, en San Petersburgo.

7. Highgate en Londres, donde reposa Marx

Highgate en Londres es otro de los imprescindibles. Es el cementerio más famoso de la capital británica es ahora un gran parque, con ese toque decadente tan británico, donde hace ya años no se admiten nuevos enterramientos. Es un lugar donde el tiempo parece haberse detenido. Rebosante de árboles, plantas y flores que crecen a sus anchas, libres, sin jardinero que las cuide ni las guie. Buen lugar donde pasar una tarde tranquila visitando tumbas de personajes tan importantes como Karl Marx.

Uno sabe que ha llegado a la última morada del padre del comunismo por la leyenda que reza sobre su lápida, coronada con un busto: “Workers of all lands, unite” (Obreros del mundo, uniros).

Karl Marx Londres
Tumba de Karl Marx, en Londres

Descansa el filosofo y economista con parte de su familia y al lado de su sirvienta con quien tuvo un hijo. Es habitual encontrar seguidores de su doctrina que acuden hasta este lugar como peregrinos y siempre hay flores frescas sobre su lápida.Tras saludar a Marx, recomiendo seguir el paseo en busca de otros célebres como Charles Dickens, o George Elliot. 

JFK nani arenas blog
JFK reposa junto a su esposa

8. Visita al cementerio de Arlington en Whasington

Cruzamos el charco para visitar el cementerio militar nacional de Arlington, situado en Washington, es uno de los tesoros más preciados de Estados Unidos. Entre las lápidas más famosas brilla por encima de todos la del presidente John F. Kennedy y su esposa Jackie. También la mítica tumba del soldado desconocido (de la Primera Guerra Mundial) recibe miles de visitas. Entre las más actuales, llaman la atención las que acogen los restos de los militares muertos en las guerras de Irak y Afganistán.

Tumba de Evita Perón en el cementerio de La Recoleta en Buenos Aires
Tumba de Evita Perón en el cementerio de La Recoleta en Buenos Aires

9. La tumba de Eva Perón en la Recoleta, Argentina

Siguiente escala: Buenos Aires, para visitar el cementerio de La Recoleta, situado en el barrio del mismo nombre, uno de los más nobles de la ciudad y donde yacen muchas personalidades de la historia de Argentina, entre otros la mismísima Evita Duarte de Perón, histórica mujer por la que tanto lloró Argentina, además de  21 presidentes argentinos o los familiares  del Che Guevara. El camposanto es otro museo al  aire libre que acoge obras de arte funerarias, ostentosas muchas de ellas, creadas con mármol de carrara. Esculturas únicas en el mundo.

10. El cementerio alemán de Yuste

Cierro este post con uno en España. El cementerio alemán en Yuste, en Cáceres. Un lugar que me fascina, especialmente en invierno.  Un lugar solitario, entre decadente y romántico, donde reposan 28 soldados fallecidos durante la I Guerra Mundial y otros ciento cincuenta y cuatro caídos durante la segunda contienda. Las tumbas ordenadas con escuadra y cartabón. La soledad del paisaje, la niebla (he ido varias veces y siempre he visto el mismo ambiente misterioso) me sobrecoge pero a la vez me fascina.

Cementerio Alemán, al lado del Monasterio de Yuste
Cementerio Alemán, al lado del Monasterio de Yuste

 Corto y cierro con dificultad pues mi colección particular de cementerios es muy larga. Y podría dedicar un blog entero a este menester, pero no se trata de escribir hasta la eternidad. Sino de compartir y por tanto, estoy deseando saber que otros cementerios recomendáis para ponerlos en mi lista. ¿Alguno que añadir a esta relación?

 

3 pensamientos en “Diez cementerios y tumbas ilustres que te gustará visitar”

  1. Visité varios de ellos y coincido en la paz que se experimenta cuando se los transita. Agregaría los cementerios de New Orleans sobre todo acompañar un cortejo fúnebre y disfrutar de los “negros spirituals” que lo convierten casi en una fiesta.

  2. Genial post!Sólo he visitado dos de tu lista, Pere-Lachaise y el de Buenos Aires así que añado algunos que no conocía.Me encanta visitar los cementerios allí por dónde voy.
    Añadiría el de Colores de Dumbría, otro tipo de cementerio
    Saludos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *