El día a día en Finlandia en invierno

Ya estoy en casa y lejos de la fría y hermosa Finlandia, y no quiero despedirme de ese país sin rendir un pequeño homenaje a los finlandeses (y a todos los nórdicos), que son capaces de pasar los largos inviernos rodeados de nieve y sometidos a las inconveniencias de las gélidas temperaturas

Ahora en marzo, cuando las horas de luz han crecido y el termómetro ya ronda, de media, los cero grados la vida ya se ve muy distinta. La luz y el color de la primavera se aproxima y eso para los finlandeses es sinónimo de felicidad. Atrás quedan esos meses duros de frío.

Paseo por el centro de Porvoo, cerca de Helsinki
Paseo por el centro de Porvoo, cerca de Helsinki

Aunque la vida en Finlandia y la mentalidad de las gentes está preparada para vivir en esas condiciones extremas (desde mi punto de vista como española) es fácil comprender que el hielo y la nieve son preciosos, sí, sobre todo para nosotros los visitantes del sur de Europa que disfrutamos de sus posibilidades durante unos días de descanso, pero que pasadas las vacaciones volvemos a nuestro agradable clima mediterráneo.

Pero los finlandeses se quedan allí. Y aunque sus coches están adaptados a la nieve (el estado obliga a cambiar las ruedas de los vehículos en cada estación), sus casas son agradables y muy confortables, todo está muy bien organizado para que la vida sea lo más fácil posible a pesar del clima, creo de verdad que el día a día es duro. Y no todos los finlandeses disfrutan a tope de la nieve como hacemos nosotros cuando vamos. Hay muchos finlandeses que no esquían, que no patinan, que no se han subido en la vida en una moto de nieve… esas cosas que casi siempre solo hacemos los turistas.

Es a toda esa gente a quienes quiero dedicar hoy este post. A todas esas personas con las que los viajeros no coinciden porque mientras nosotros disfrutamos ellos trabajan, van al colegio, al supermercado, al médico… siempre abrigados hasta las orejas, con grandes abrigos y bufandas, con botas impermeables…

Booking.com

El primer día que llegamos a Finlandia salimos a tomar una copa a un bar de Milkkeli. A mis compañeros y a mi nos llamó la atención ver a las chicas, dentro del bar, todas guapas, luciendo escotadas camisetas de tirantes y sandalias como si estuviéramos en agosto. Cinco días después lo entendí. Después de pasarme media semana en Finlandia ataviada con un poco seductor anorack térmico, gorro, bufanda, jersey de cuello alto, guantes y botas de montaña me di cuenta de que añoraba mis faldas, mis tacones, pintarme los labios, ¡mostrar mi cara!, dejar de moquear y que mi nariz recuperase el color carne y no ese tono rojizo que es muy poco sexy…  en fin, tenía ya ganas de verme como una mujer. Instintivamente, hoy me puse una falda.

finlandia-savolinna-nani-arenas-baja-blog.jpg
Paseo por Savonlinna en un día de invierno

Comprendo que las finlandesas añoren esa sensación. Y comprendo porque las telas y los objetos diseñados por los finlandeses son siempre tan coloridos. En invierno, cuando todo es blanco, se echa de menos el color. Las fotos que acompañan este post son también imágenes de la vida cotidiana, que seguro nunca ocuparían la portada de una revista de viajes. Pero esta es la realidad. Este es el día a día en muchas ciudades de los países nórdicos.

Finlandia me alucina como destino invernal. Y repetiría este viaje mil veces… y alargaría encantada mis estancias. Es un país maravilloso, ordenado, práctico y muy muy recomendable. Todos los finlandeses que he conocido durante mi estancia allí han sido encantadores, atentos, impecables. Resumen, la sensación que me ha quedado en el cuerpo es muy muy positiva. Sin embargo, no puedo dejar de pensar que creo que no sería capaz de vivir allí todo un invierno… no se, habría que probarlo.

3 pensamientos en “El día a día en Finlandia en invierno”

  1. Agradezco mucho este interesante informe sobre Finlandia, excelentemente elaborado con mucho detalle , respeto y calidez. Debe ser un país muy interesante para conocer ,tanto sus paisajes,cultura, como su gente. Presiento que debe ser un pais ideal para vivir: jamas se oyen escándalos, graves problemas y caos, como en mi sudamerica.
    Debe ser una raza muy fuerte y recia, para poder tolerar largos y crudos inviernos, poco sol, altisimas temperaturas.
    Admiro su gran organización y excelente educación.
    Bueno ,planearé ir allí en algún verano y poder degustar a esta raza y pais !
    Mil gracias a la Srita Nani Arenas: por tu excelente nota y experiencia de viaje.!! Saludos desde Argentina.
    Ma.Jose Cabas Van Leewnden

  2. Brillantísima crónica de una envidiable estancia en Finlandia.
    También se podría dedicar a todos aquellos que sufren las incompetencias de unas empresas concesionarias de autopistas de peaje, que en días en los que no cae ni la millonésima parte de nieve que en Finlandia, no son capaces de despejar la vía por la que se necesita circular y encima hay que pagar por ello. Que también viajen a Finlandia para darse cuenta de que es posible circular con nieve y sin ruedas de clavos.

  3. Hei Nani,

    acabo de leer tus experiencias en la “tierra de los mil lagos” en Finlandia! Aunque no viva hoy en día en esta zona del país, mis orígenes están allí, soy finlandesa, y me ha encantado leer tu descripción sobre el invierno entre los lagos helados. Me parece perfecta la combinación con cabañas confortables, el infinito paisaje blanco y las actividades invernales! Eso de la nadación con trajes parece algo fantástico! Sabía que fuera algo que se ofrece en Laponia pero no sabía que se pueda hacer hoy en día en Saimaa también!
    A lo mejor, para descubrir si lo que has visto fue un conejo o no, te pueda ayudar un libro finlandés que se ha hecho famoso en muchos países y que se encuentra en España también: “El año de la liebre” de Arto Paasilinna.
    Me quedo a la espera de la foto de tu tirada en la nieve saliendo de la sauna… Eso sí que te convierte en una auténtica finlandesa! Felicidades!
    Para concluir, tu “Día a día en Finlandia” me parece una observación emocionante! Imagino que sea necesario ser extranjeros para ver ciertas cosas en una sociedad. Pienso que hayas logrado hacerlo perfectamente Nani!

    Un beso.

    PS: Admito que no tenga ninguna importancia pero “Huva” no me suena un nombre finlandés…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *