Espíritu nómada en el hotel Playa Blanca de Panamá

Para empezar, voy a darles un poco de envidia contándoles que me he pasado toda la tarde tumbada al sol en una playa bañada por el mar Pacífico y disfrutando de las comodidades de un Resort, el hotel Playa Blanca . La verdad es que yo no soy una enamorada de este tipo de hoteles tipo “todo incluido” (aunque más preciso sería decir “casi todo incluido”) porque estoy en contra de ese tipo de viajeros que cuando salen de casa su mayor ambición es beberse cada día más piñas coladas que la jornada anterior, que no se quitan el bañador y las chanclas durante el tiempo que dura su estancia y que no se interesan en absoluto por saber que hay tras los muros que delimitan al hotel.

Pero a pesar de todo, he de reconocer que esta tarde tumbada al sol y con barra libre de zumos y côcteles resultó de lo más agradable. Es más, creo que lo necesitaba después de tantos días de viaje encima, de tantos madrugones, de  tantas horas de autobús de una punta a otra de Panamá. Es más, mi cansancio era tal que en un momento, entre piña colada y piña colada dado decidí darme un masaje (llevo a la espalda todo el día una mochila cargada con una cámara de fotos profesional que pesa bastante). La ilusa de mi pensaba que la bendición del masaje estaba incluida pero no, para disfrutarlo había que pagar 60 dólares. Así que me quedé sin masaje…

A la hora de cenar, aburrida como estoy de buffets decidí irme al restaurante japonés del Resort, pero casualmente el menú que a mi me apetecía era el único “no incluido” de la carta, o sea que había que pagarlo aparte. Así que acabé en el buffet. Ya por la noche, como no me apetecía nada ir a la discoteca (lo siento, no me gusta nada bailar salsa) opté por conectarme a Internet para actualizar mi blog… pero ¡sorpresa! Internet tampoco está incluido. Y conectarse una hora cuesta 5 dólares. En fin, estos si que tendré que pagarlos. Mi compromiso con este blog me obliga a ello. Así que, resumen.

Booking.com

Si se animan a visitar Panamá y quieren alojarse en un Resort, el Playa Blanca está muy bien. Tiene dos piscinas muy grandes, la playa en frente (estos días un poco sucia por que hay obras en los alrededores), el servicio es bueno,las habitaciones correctas y espaciosas. Y si no buscan nada especial lo básico está todo incluido. Y descansar se descansa, de eso doy fe… lo que no se es si hubiera sido capaz de pasarme allí una semana entera. Creo que no. Pero eso no es culpa del hotel, es culpa mía porque como me repite siempre mi madre no se estar tranquila. Me gusta demasiado complicarme la vida. Por eso me gusta tanto viajar por el mundo. Por que soy un espíritu nómada. Es un defecto como otro cualquiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *