Esquiar en familia en Cerler

Las viajeras empedernidas a veces nos vamos de vacaciones. Viajamos igual pero ¡sin ordenador! y en mi caso, con el Iphone apagado para relajarme de verdad. Y bien acompañada. La clave es desconectar por completo durante unos días, terapia muy sana para la mente y para el cuerpo. Y por tanto para recargar esas pilas que nos permitirán seguir trabajando, al volver, al cien por cien otra buena temporada.

Por tanto, he aquí otra dimensión de los viajes muy necesaria e importante: viajar para  recuperar fuerzas

Aunque en mi caso he re reconocer que he vuelto de mis vacaciones ¡más cansada que nunca! Con agujetas por todo el cuerpo y machacada cual higo chumbo.

¿La razón? Me he pasado una semana fantástica pero agotadora en la nieve, esquiando en Cerler.

Cerler grupo Rincón el Cielo blog la viajera
Nani Arenas (la viajera Empedernida) a la izquierda de blanco y gris, con un grupo de amigos en Cerler

Y sí, reconozco que el esquí es una de mis pasiones, una de las actividades que más me relaja y más me aísla del mundo. Mientras esquío no siento necesidad alguna de leer los correos electrónicos. No me importa nada si he tenido llamadas perdidas de clientes o no. En la nieve soy capaz de desconectar completamente de mi mundo laboral y centrar toda mi atención en hacer el mejor descenso posible. En contemplar el paisaje que me rodea. En disfrutar del sol mientras subo en el telesilla. En bajar por pistas nuevas y si la nieve está en buen estado, incluso concentrarme en la conquista de alguna pista negra (digo “concentrarme” porque no soy una excelente esquiadora ni me me gusta  hacer el loco, que ya voy un poco mayor para esas cosas).

Booking.com

Pero a la vez reconozco que la práctica del esquí tiene una parte ingrata: esas botas que destrozan los pies, esos madrugones para ser los primeros en la pista (y pillar la mejor nieve y aprovechar el día a tope), el suplicio de cargar con todo el material: botas, esquís, bastones, gafas, guantes, casco, gorros, cremas para el sol, cacao para los labios, braga para el cuello, botas de descanso, chaqueta corta vientos por si hace frío, cámara de fotos, forfait…  ¡hacer maletas para ir a la nieve es una torturaaaaa!

En fin, que hay que tener en cuenta mil detalles que la verdad, creo que son la razón por la cual realmente desconecto del mundo laboral. No me queda ni una neurona libre en mi cerebro para ocuparme de otra cosa que nos sea la nieve y la infraestructura necesaria.

Pero compensa. Todo el esfuerzo se diluye al empezar a descender por una pala con nieve polvo. ¡Qué placer! Con estas vistas como telón de fondo.

Cerler panoramica la viajera blog
Panorámica desde el Rincón del Cielo

Sí, estas vistas corresponden a Cerler, una de las estaciones de España que mas me gustan por varias razones.

Por su situación. Cerleres la estación más oriental del Pirineo aragonés, con una orientación norte muy buena que permite tener una nieve en buenas condiciones durante casi toda la temporada.

Cerler plano pistas
Cerler, plano de pistas

Por su entorno y sus cotas altas,con 76 kilómetros de pistas que suben hasta el pico gallinero a 2.330 metros. Y por el paisaje que se ve desde varios puntos de la estación conpicos de más de tres mil metros de altura a la vista como son: el Aneto, con sus 3.404 metros, el Possets, el Maladeta… Increíble.

Porque hay pistas para todos los gustos. Por ejemplo los esquiadores de nivel medio alto y los cada vez más snowboarders ven cumplidas sus expectativas al deslizarse por el canal del Gallinero situado en el llamado sector de Ampriu de donde parten varias pistas negras deliciosas. Pero los debutantes o esquiadores intermedios también tienen su hueco en las pistas azules y rojas, algunas excelentes como el Rincón del Cielo, ya en el sector Cerler, donde se puede esquiar entre pinos tupidos de fino polvillo blanco.

Porque me encanta tomarme una pizza al sol en la terraza de la Pizzería el Bosque, escondida en mitad del Rincón del Cielo.

Pizzeria el bosque, en el Rincón del Cielo, Cerler
Pizzería el bosque, en el Rincón del Cielo

Por las cómodas infraestructuras para niños, con el jardín de nieve a pie de pistas (en Ampriu)…

Cerler Jardin de nieve interior la viajera blog
Jardín de Nieve de Cerler

…y con varias pistas especiales para el aprendizaje de los más pequeños de la casa, que al fin y al cabo serán los clientes del mañana.

Cerler pistas infantiles la viajera blog
Cerler, pistas infantiles en Ampriu

Y por los excelentes monitores. Un saludo desde aquí a Alberto y a Jacobo, de la escuela de esquí de Barrabés.

Los monitores de la escuela de esqui de Barrabes en cerler
Los niños aprenden a esquiar jugando con los monitores de la escuela de esquí de Barrabés

Porque me encanta pasear por Benasque tras una buena jornada de esquí. Y tomarme un vino en cualquiera de su vinotecas. Y curiosear en sus tiendas en busca de material de esquí a buen precio.

En fin, que si te gusta esquiar, Cerler es una de esas estaciones que debes apuntar en la lista de imprescindibles. ¿Y tú que opinas? ¿Has esquiado alguna vez en Cerler? ¿Cuál es tu estación preferida?

Cerler pandilla niños la viajera blog
Una pandilla de niños tras la jornada de esquí en Cerler

3 pensamientos en “Esquiar en familia en Cerler”

  1. El esquí es uno de los mejores deportes para practicar en familia. Nosotros hemos ido un par de veces a Baqueira y este hemos ido a Formigal. Ambas estaciones también muy cómodas y recomendables con buenas infraestructuras para ninos. No conozco Cerler pero me la apunto porque me ha gustado como la presentas. Comparto quebla nieve es siempre un planazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *