Estrellas de mar en las playas de Bocas del Toro

naniestrellas.jpg

Hoy he cambiado de mar. Escribo con el sonido del Caribe de fondo. Esta mañana he cogido estrellas de mar con mis propias manos. He visto peces de colores y me he tumbado al sol en playas de arena blanca.

Hablo en plural pues han sido varias las playas que he visitado a lo largo de este día que para mi comenzó a las 4 de la mañana, hora a la que tuve que levantarme para irme al aeropuerto y tomar un avión con destino las islas de Bocas del Toro, donde me encuentro.

Porque así es la vida de los periodistas de viajes cuando hacemos un trabajo: vemos muchos paisajes maravillosos, muchos hoteles encantadores, charlamos con muchos guías, con autoridades, con gente de la calle, comemos en los mejores restaurantes… pero siempre con mucha prisa, o sea, el tiempo suficiente para hacer la foto y luego fuera, rumbo a la siguiente playa, al próximo hotel, rápido rápido, antes de que se vaya el sol para que de tiempo hacer la última foto en ese punto maravilloso desde donde se toman las mejores panorámicas. Y luego al hotel, a la ducha y a cenar… rápido rápido… siempre nos espera alguien en algún restaurante. Y luego pronto a la cama, que  mañana hay que madrugar otra vez. Hay que coger otro avión que nos llevará a la otra punta del país para ver otras playas, otros hoteles, otros paisajes…

Es así de verdad. Pero ojo, no piensen que me estoy quejando, eso NO. Soy consciente de tengo un trabajo privilegiado, pero no lo idealicen, esta profesión también exige muchos sacrificios.

Booking.com

Hace más de una semana que no hablo con mis hijas por culpa del dichoso cambio horario. Además, llamar a Europa desde el móvil es carísimo y por cierto, se me olvidaba, no les he contado que para colmo he perdido mi adorada blackberry.

Como andamos siempre cargados de maletas, con pesadas mochilas para el equipo fotográfico, ordenador portátil, bolsas con folletos… y cada noche dormimos en un hotel distinto, en un ir y venir la blackberry se me debió caer al suelo. Y la perdí.

Cuando la eché de menos casi muero del disgusto, para mi trabajo ese aparato es indispensable. Mi conexión con el mundo del que vengo. Así que aquí estoy. Agotada y desconectada del mundo en un pequeño paraíso llamado Bocas del Toro.

Por suerte, el hotel en el que acabamos tras el largo e intenso paseo por las playas de la zona tiene WIFI gratuito. Es el hotel playa tortuga, un cinco estrellas pequeño (sólo 74 habitaciones) y con mucho encanto.

Que pena que sólo voy a disfrutar de sus instalaciones unas horas, pero aunque sea poco, merece la pena. Y creo que tengo mucha suerte por poder estar aquí…

Ah, y la de la foto soy yo con un par de estrellas de mar en la mano. La foto me la sacó mi compañera Carla sin que me enterará y me encantó porque se que a mis niñas les va a hacer gracia ver a su madre con dos estrellas en la mano. Eso espero.

5 pensamientos en “Estrellas de mar en las playas de Bocas del Toro”

  1. Quiero visitar esas playas !! que bonita experiencia !! he tocado también de niña una estrella de mar que había llevado a mi casa mi abuelo …me dió miedo recuerdo jajaja pero me encanta poder volver a ese recuerdo viendo tan bella foto !!

  2. La verdad que yo tube una ves la oportunidad de tambien tocarlas es una cosa increible y maravilla

  3. La verdad que yo tuve una ves la oportunidad de tambien tocarlas es una cosa increible y maravilla

  4. Que bueno que hayas podido disfrutar de esa experiencia tan bonita dentro del agitado ritmo de tu vida… Creo q ue les va a gustar a tus niñas ver esa foto.¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *