¿Has viajado alguna vez a ver amigos en la otra punta del mundo?

He escrito posts sobre amigos que emprenden viajes sin billete de regreso ya en varias ocasiones. Historias varias sobre espíritus nómadas. Vuelvo sobre el tema pero en esta ocasión los destinos elegidos son especialmente lejanos: Perú y Australia, nada más y nada menos. Países que yo no conozco y que ocupan un lugar destacado en mi lista de lugares que tengo que visitar al menos una vez en la vida.

Sin duda, la amistad es una de las razones más poderosas que nos anima a elegir destino. ¿Quién no ha visitado una ciudad concreta sólo para ver a un amigo? A veces, lugares que nunca se nos hubieran pasado por la cabeza se convierten en destinos prioritarios porque un compañero de clase, un familiar o un “amor”  reside allí.

Con esa excusa he conocido destinos a los que probablemente nunca hubiera viajado en otras condiciones. Por ejemplo El Salvador, o Honduras donde pasé una buena temporada visitando a una amiga cooperante allí trasladada. O Leizpig, en Alemania del Este a donde viajé para ver a una colega de trabajo que se había mudado. O a Santo Domingo donde vivieron unos años unos buenos amigos de la infancia.

Procesión del Silencio en Cartagena, Murcia
Procesión del Silencio en Cartagena, Murcia

Las amistades no sólo me han llevado a recorrer otros países. La Semana Santa pasada, sin ir más lejos, viajé a Cartagena a ver a unos viejos compañeros de la facultad y pude contemplar, como si fuese una cartagenera más, las increíbles procesiones que se celebran en esas fechas. Y recorrer pueblos de la región de Murcia a los que seguramente nunca habría ido si viajase sola. Y es que lo bueno de moverse para ver amigos es que en su compañía conoces los destinos como un local. Ves cosas y rincones que como turista, seguro, nunca visitarías. Conoces lugareños que te aceptan y disfrutas del viaje de una forma más auténtica y real. Al final, no olvidemos que la sensación de “ser turista” en muchas ocasiones tiene un matiz despectivo que se pierde en cuanto paseas de la mano de un buen conocedor del terreno

La lista es amplia. Y como cada vez tengo más amigos viviendo fuera de España, se amplia día a día. Tengo que volver a Londres, esta vez a ver a JC y a María, a Roma a tomarme una pizza con Carmen, a Puerto Rico a pasear por “el viejo San Juan” con Cuqui, a Miami a darme un baño con Rocío, a Nueva York a ver los hoteles preferidos de Fernando, a Santiago de Chile para ir con Rosa la ópera … y ahora se suman a la lista Adriana, ya instalada en Brisbane (Australia) donde me cuenta, los pájaros hacen mucho ruido y hace un calor infernal. Y a Pablo que espero me diga pronto cuales son los mejores locales de Lima, ciudad en la que ya reside oficialmente, donde degustar el mejor pisco sour.

Hablando de pisco sour, y de amigos… se de unos cuantos a los que la simple mención de esa bebida también sería excusa para emprender un viaje en busca de los mejores sabores. Pero ese tema delicado, mejor lo dejo para otro post.

¿Y  tú? ¿A qué destinos has viajado recientemente para visitar a viejos amigos?

4 pensamientos en “¿Has viajado alguna vez a ver amigos en la otra punta del mundo?”

  1. Pues recientemente (el año pasado) visitamos a unos amigos que viven en Novara, cerca de Milan… Pero tengo pendientes varios lugares que queremos ir a visitar a amigos y familiares como Puerto Rico donde lleva un año viviendo una prima o a Australia donde recientemente se ha quedado a vivir un amigo al que ya le hemos ido a visitar cuando vivia en Dublín y en Chichester… Ah! y a nuestra amiga coreana que vive en Seul!!!

    Mola eso de tener repartida a la gente jejejeje… aunque eso conlleva no verles mucho 🙁

    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *