Historia, cine, leyendas y literatura en Edimburgo

Hoy os propongo una visita a Edimburgo. La ciudad más visitada de Escocia, y la segunda del Reino Unido, sólo superada por Londres. Con razón. Esta urbe, doblemente protegida por la Unesco, no sólo tiene muchos siglos de historia. Sus piedras centenarias esconden leyendas misteriosas. Es un pequeño paraíso para quienes disfruten descubriendo recovecos secretos, ángulos ocultos donde, quizá, se esconda ese espíritu misterioso que ha inspirado las novelas de tantos literatos y las películas de muchos directores de cine.

Edimburgo callejuelas
Callejuelas de Edimburgo

El interés que despierta Edimburgo entre los viajeros se basa en la fuerza que aquí ejercen la piedra y la historia. Su poder es tal que hasta la Unesco ha sucumbido a los encantos de Escocia con una doble mención. Por un lado, la capital escocesa goza de la declaración como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco por el valor de sus cientos de monumentos y su impecable conservación. Y por otro, la misma organización ha protegido también sus también sus apabullantes valores literarios.

Antes de enfrentarse a Edimburgo conviene tener claro que es esta una ciudad para paseantes sin rumbo. Me explico. Una urbe perfecta para todos aquellos a los que como a mi les no sólo contemplar bellos monumentos. Un paraíso para quienes disfruten descubriendo recovecos secretos, ángulos ocultos donde, quizá, se esconda ese espíritu misterioso que ha inspirado a tantos literatos.

The Elephant house, el café donde nació Harry Potter
The Elephant house, el café donde nació Harry Potter

Edimburgo y Harry Potter

Desde el famoso Robert Louis Stevenson, quien se basó en las misteriosas calles de Edimburgo para crear a su terrible Míster Hyde. Hasta la escritora infantil más famosa de los últimos tiempos, Joanne Katherine Rowling, la creadora del ya mítico mago Harry Potter. Colección cuyo primer número se “cocinó” enterito en una mesa del ya famoso  restaurante, The Elephant House, donde la escritora pasó horas y horas pensando y dando forma a las historias del mago más famoso de todos los tiempos.

También el cine se ha acordado de esta hermosa ciudad, aunque no siempre para mostrarnos su cara más bella. Es el caso de la polémica Trainspotting, o de El código Da Vinci, con algunas de sus escenas rodadas en la misteriosa capilla de Rosslyn, en un pueblecito a las afueras.

Edimburgo palacio real 115
Palacio Real de Edimburgo

Una vez aclarado que Edimburgo es una ciudad enigmática, hay que empezar a diferenciar sus dos caras: la más antigua e histórica, la llamada old town, ciudad vieja, con ese sabor medieval intenso, excelentemente conservado. Y la new town, la ciudad nueva, fechada en el siglo XVIII, símbolo del cosmopolitismo neoclásico escocés, con sus avenidas cuadriculadas y sus parques ajardinados.

Castillo y palacio en Edimburgo

Ambos distritos merecen su tiempo para el recorrido pausado. Pero empecemos por lo más típico, que es también, para muchos, lo más bello. La llamada Royal Mile, arteria monumental que une los dos corazones de Edimburgo, el castillo y el palacio: dos joyitas con un sólido peso histórico, artístico y legendario.

Edimburgo castlehill y Royal Mile
Cartel de la mítica calle Royal Mile

La Royal Mile es el resultado de la suma de cuatro calles seguidas que se suceden a lo largo de dos kilómetros: Castlehill (el tramo más cercano al castillo), Lawn Market, High Street y Canongate, ya en las puertas del palacio de Holyrood.

Edimburgo souvenirs 139
Tienda de recuerdos escoceses

En estas calles se ve de todo. Aquí se concentra la fuerza del pasado con los flashes de los miles de viajeros. Aquí se ven desde tiendas para turistas donde comprar recuerdos escoceses varios hasta edificios solemnes como la catedral de Saint Giles, los juzgados, el centro del patrimonio del whisky escocés o el moderno (y polémico) Parlamento escocés, situado ya en frente del palacio…

Fachada del museo del Whisky en Edimburgo
Fachada del museo del Whisky en Edimburgo

El callejón de los miserables

En esta rúa está también el acceso que lleva al misterioso Mary King’s Close (el callejón Mary King), cerca de Cockburn Street, lleno de leyendas cuya veracidad es relativa. Ciertas o no, aquí encontramos la prueba de que Edimburgo es interesante y esconce extrañas historias hasta en sus entrañas.

Dicen algunos que era en este laberíntico callejón, donde mendigos, miserables y gentes de mala vida dormían entre ratas y suciedad.  También hay quien dice que fue el origen del foco de la peste bubónica que asoló la ciudad en el siglo XVII. Alarmadas ante tal plaga, las autoridades decidieron lapidar a quienes allí residían para evitar la expansión de la mortal enfermedad. Este suceso fue el origen de las muchas leyendas sobre fantasmas deformes y lamentos desgarradores que habitan en el callejón. Cierto o no, leyenda urbana o hecho histórico, lo cierto es que este terrible lugar está abierto al público y no deja indiferente al que lo visita.

Bueno, esto es todo por ahora. ¿Algún consejo sobre Edimburgo que deba tener en cuenta?

5 pensamientos en “Historia, cine, leyendas y literatura en Edimburgo”

  1. Sin duda, Edimburgo es una ciudad que debe ser visitada. Tuve la oportunidad de viajar allí el pasado verano y fue uno de los mejores viajes que he hecho hasta el momento. ¡Más que recomendable!

  2. Patricia. Gracias por la información Patricia. Sin duda, las ciudades están llenas de leyendas cuya veracidad histórica es discutible. Y Edimburgo, con su pasado y sus misterios, es un nido de historias y esta es una de las muchas que circulan, las cuales intuyo se fomentan desde algunos sectores (fue la guía que me acompañó en el viaje quien me contó todo lo de la peste) para contribuir a la imagen enigmática de la ciudad.
    Un saludo y gracias por enriquecernos con tus apuntes.

  3. Buen artículo sobre Edimburgo, Nani. Un pequeño apunte… La información que das sobre Mary King’s Close no es cierta. Sí que es verdad que durante años los propios escoceses contaron ese cuento morboso sobre la historia de los habitantes de la calle, aunque con el tiempo se ha demostrado que en ese callejón vivían gentes de varios estratos sociales y que sus habitantes no fueron lapidados. El lugar fue derruido parcialmente para convertirse en los cimientos del actual ayuntamiento y algunos vecinos continuaron viviendo bajo tierra… hasta que al final cayó en el olvido y se cerró.
    Lo que sí que parece ser cierto es que el lugar está encantado y rodeado de un aura de misterio, pero nada relacionado con la última epidemia de peste en Edimburgo.

  4. ¡Qué gusto!, acabo de llegar de Edimburgo hace diez días y me ha encantado. Como dices está lleno de historia, en cada rincón, en cada pub, en cada adoquín. Me gustó el Museo de los Escritores: dedicado a las glorias nacionales, Robert Burns, Stevenson y Walter Scott. Está en una antigua mansión muy curiosa.
    También es muy recomendable la Galería Nacional de Retratos, en Newtown, en Queen Street si no recuerdo mal. Situado en un edificio “arts and crafts” tiene una colección de retratos estupenda.
    La visita a Rosslyn me decepcionó un poco, pero todo es cuestión de gustos.
    Pásalo muy bien que el lugar es una maravilla.

  5. Me quedo con Rosslyn, preciosa y enigmática en medio de la nada. Templarios, alusiones a una América que aún no había sido “descubierta” (maíz como ornamento en los capiteles), el “Green Man”…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *