Historias de Cambridge, urbe universitaria donde estudian los genios

Es una de las ciudades donde más estudiantes se concentran del mundo: Cambridge en Inglaterra. Urbe universitaria por excelencia y a la vez turística. La belleza de sus calles, la majestuosidad de los famosos y añejos colleges donde residen los universitarios atraen a mentes privilegiadas que llegan a esta localidad en busca de la mejor formación (la universidad de Cambridge ocupa el tercer puesto entre las mejores del mundo). Y a visitantes deseosos de descubrir los secretos de una de las ciudades con más historia de Inglaterra.

Sirva como dato para situarnos y ayudarnos a comprender la importancia de esta urbe, que la prestigiosa Universidad de Cambridge se fundó allá por el siglo XIII.

Fachada del King's College
Fachada del King’s College

Empezamos la visita ante el famoso King’s College, cuya fachada monumental preside la plaza principal. Aunque no es el más grande ni, el más antiguo, el King’s, así lo llaman, es una referencia para los viajeros que llegan a Cambridge. Si te animas a visitarlo por dentro, no te pierdas la capilla gótica. Y los jardines por donde pasearon seis premios Nobel y estudiantes ilustres o polémicos como por ejemplo el economista John Maynard Keyness o el escritor de los versos satánicos, Salmam Rushdie, entre otros.

Stephen Hawking, alumno de Cambridge, fue el encargado de inaugurar el Corpus Clock
Stephen Hawking, alumno de Cambridge, fue el encargado de inaugurar el Corpus Clock

El Corpus Clock

Frente al King’s encontramos un peculiar reloj. El llamado “corpus clock”, creado en 2008, muestra de la cara más nueva de Cambridge. Ante él, siempre una nube de visitantes desconcertados incapaces de saber qué hora señala este extraño mecanismo formado por un disco de acero bañado con oro que carece de manecillas y números.

En la parte superior, reina un insecto gigante que, según cuentan, representa el paso del tiempo. Una visión aterradora, según palabras de su creador, el inventor John C. Taylor, quien diseñó el reloj con la idea de trasladar la fugacidad del tiempo, representada en un saltamontes que devora continuamente cada instante de tu vida. ¡Terrible! Llamativo también su coste: dos millones de dólares.

El Eagle está en Bene't Street
El Eagle está en Bene’t Street

El pub más antiguo de Cambridge

Para reflexionar sobre el paso del tiempo, nada mejor que sentarse a tomar una “pint” en el pub más antiguo de Cambridge: The Eagle. Abrió sus puertas en 1667 pero su fama no se debe a su antigüedad. Este pub se ha hecho famoso sobre todo por ser el lugar donde los descubridores del ADN anunciaron y celebraron su gran paso para la humanidad. Un hito en la historia de la medicina protagonizado por dos investigadores de los laboratorios Cavendish, situados justo frente al pub: James D. Watson y Francis Crick.

El Eagle como otros muchos edificios de Cambridge esconde fantasmas
El Eagle como otros muchos edificios de Cambridge esconde fantasmas

Aparte de la placa conmemorativa de tal día, el Eagle esconde más historias. La que más me gusta tiene como protagonista la ventana de la parte superior derecha. Cuentan que hace unos cien años un incendio arrasó la parte de arriba del pub. Y una niña murió asfixiada en esta habitación.

Desde entonces, la ventana siempre está abierta y cuentan que en las contadas ocasiones en las que se ha cerrado, han ocurrido ¡desastres!. Me explican que incluso en el contrato de arrendamiento hay una cláusula que advierte a los arrendatarios de ese detalle.

El Pembroke, fundado en 1347, es el tercer college más antiguo de Cambridge
El Pembroke, fundado en 1347, es el tercer college más antiguo de Cambridge

Visita a los colleges

Volvemos a los colleges. Casi todos (hay 31 en total) se pueden visitar pero cada uno tiene su propio régimen de visitas. Conviene mirar los horarios y tarifas  antes de acudir en la web de la Universidad de Cambridge. También es importante tener en cuenta que los colegios no son monumentos ni lugares de interés turístico. Son residencias universitarias y aulas donde se forman cientos de estudiantes, con un régimen académico muy estricto.  Es importante respetar esas normas.

En la mayoría de los casos, se cobran las visitas precisamente para evitar entradas masivas que compliquen la rutina del colegio. Y en épocas de exámenes como mayo, es habitual que los colleges cierren sus puertas a los turistas. Hay otros sin embargo que están siempre abiertos y son de entrada libre como por ejemplo el Pembroke.

El Trinity es el más aristocrático de los 31 colegios universitarios de Cambridge
El Trinity es el más aristocrático de los 31 colegios universitarios de Cambridge

Visita al Trinity College

La más demandada tanto por su arquitectura, su historia y su prestigio es la visita al Trinity College. Lo fundó el rey Enrique VIII en 1546 y desde entonces es el colegio universitario de referencia para miles de jóvenes que buscan una carrera de prestigio. Es también el más grande de Cambridge. Por sus aulas han pasado cerebros varios, entre ellos 32 premios Nobel. Y nombres de prestigio como filósofos como Francis Bacon o Ludwig Wittgenstein, poetas como Lord Byron o Thomas Randolph, físicos como Isaac Newton, varios primeros ministros y jefes de distintos estados y ¡miembros de la familia real británica como por ejemplo Carlos de Inglaterra!

La escultura de Enrique VIII preside la fachada principal
La escultura de Enrique VIII preside la fachada principal

Hablando de Newton. ¿Sabías que en la entrada del Trinity se conserva un manzano que desciende del que inspiró al físico su teoría de la gravedad? Y otro detalle. Fijate en la escultura de Enrique VIII que hay en la puerta principal. ¿Qué lleva en la mano? Sí. Efectivamente es un simple trozo de madera. Es la pata de una silla, la cual colocaron unos estudiantes traviesos hace ya unos años. La dirección del Trinity decidió conservarla cansada de tener que sustituir constantemente el báculo original por objetos variopintos.

En el Trinity se celebra todos los años una carrera famosa gracias al cine: la Great Court Run, famosa por aparecer en la película Carros de fuego. Una prueba de velocidad que consiste en dar una vuelta completa al patio (de 370 metros) central de la universidad corriendo en 43, 44 segundos, lo que tarda el reloj en marcar las 12 en punto. Lo curioso es que en realidad la película no se rodó en este patio pues el College no dio permiso para la grabación. El escenario real es el Eton College de Windsor.

Los backs de Cambridge

Llevamos ya varias horas paseando por esta ciudad y aún nos falta por ver lo más típico. Los backs de los colleges. La parte de atrás con sus jardines, sus puentes. Para contemplarlos es necesario dar un paseo en los punts, especie de góndolas que surcan el río Cam y que atraviesan sus famosos puentes, o bridges. De ese juego de palabras surge el nombre de la ciudad. Cam-Bridge, la urbe de los puentes sobre el río Cam.

El "back" del King's College es uno de los más monumentales
El “back” del King’s College es uno de los más monumentales

Los backs de Cambridge son tan interesantes que merecen un post propio, y será mi tema de mañana.

Visita guiada a Cambridge

Antes de cerrar este primer post sobre Cambridge un consejo. Esta localidad esconde tantas historias que si la recorres con un guía descubrirás muchos detalles en los que seguro si vas solo nunca repararías. Yo hice parte de la visita con Pepi, una de las guías de la empresa “te lo cuento de camino”.

Pepi es una de las guías de "te lo cuento en el camino"
Pepi es una de las guías de “te lo cuento en el camino”

Fue ella quien me explicó que en Cambridge no hay universidades concretas de distintas especialidades como en España, sino que las clases se dan en los colleges y son los “fellows” (los catedráticos) quienes imparten las materias en aulas reducidas. También nos explicó como funcionan los colleges por dentro, los horarios, las normas internas como por ejemplo, curioso saber que los estudiantes de la universidad de Cambridge no pueden tener coche… ¡Gracias por el paseo Pepi!

Si te animas a visitar Cambridge, apunta la opción de este paseo guiado. Ah, y el precio, la voluntad. Si la visita te ha gustado y la explicación de ha guía te ha resultado interesante, puedes pagarle lo que tu consideres a modo de agradecimiento por el tiempo empleado y la compañía. Una forma divertida de conocer una ciudad y gente variopinta.

Mañana más información de Cambridge. ¿Algo que añadir?

 

Un pensamiento en “Historias de Cambridge, urbe universitaria donde estudian los genios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *