Holanditis crónica, una enfermedad contagiosa

Tengo que confesarlo. Padezco una enfermedad y es contagiosa. Desconocía su nombre hasta que el otro día, un profesional me hizo un diagnóstico que según esa persona quedó claro en cuanto escuchó mi relato de síntomas. Estos son:

–     Soy adicta a la ropa, complementos y cachivaches que venden en Hema, unos grandes almacenes con sede en casi todas las ciudades de Holanda donde siempre que paso por este país entro y siempre compro algo: ropa interior, pijamas, divertidas camisetas para mis hijas, muñecos, leotardos de mil colores, prendas de algodón coloristas… es un vicio. Hemma es para mi una visita obligada y casi casi una necesidad que tengo que materializar cada cierto tiempo.

–     Adoro las patatas con mayonesa (fritjes) que venden en los puestecillos ambulantes en todas las ciudades holandesas. Mmmm, se me hace la boca a agua sólo de pensar en ellas. No se por qué me gustan tanto. Quizá sea por ese toque a mantequilla líquida, que es con lo que las fríen. O esa receta secreta que consiste en freirlas un poco, dejarlas reposar y refreirlas de nuevo justo antes de servirlas. O el sabor único de la salsa. Para mi no hay mejor manjar que un buen cucurucho de patatas a la holandesa.

–    En mi despensa siempre hay granitos. Bueno, ese es el nombre que les di ya desde pequeña a unas virutas de chocolate llamadas hajelslag nque desayunan casi todos los niños holandeses. Y que yo sólo he visto a la venta en los Países Bajos. Si, pequeños “granitos” que se esparcen sobre las tostadas previamente untadas con mantequila y que sirven para desayunar, para merendar y en algunos hasta para cenar.

–    Adoro andar en bicicleta. Y lamento mucho que en mi ciudad no tengamos esa cultura grabada a fuego en la mente. Lamento mucho que en España no haya carriles bici para ir a todas partes. Siento mucho que en España los aficionados al ciclismo tengan que jugarse la vida circulando por arcenes inexistentes, entre coches irrespetuosos con los que viajan pedaleando. Y lamento que no haya zonas donde se puedan aparcar las bicicletas. Por suerte esto está cambiando poco a poco y ya hay ayuntamientos donde se facilita la práctica de este deporte, pero eso es lo que es, un deporte. Así lo consideran en España, y no una forma habitual de desplazamiento como se percibe en Holanda donde hay carriles para bicicletas hasta en la aldea más remota. Y un respeto absoluto por los que pedalean.

–    Y la estética. ¿Qué me dicen de la placentera sensación de ver a tu alrededor casas bonitas, llenas de flores, con armonía entre unas y otras?. O sea, el placer de sentir que se está contemplando una casa de muñecas viviente. En una maqueta,

Bueno, pues estos son los síntomas. Y mi amigo lo tuvo claro en dos minutos: Viajera, lo que tienes es HOLANDITIS. Un mal que creo padece más gente de la que nos imaginamos.

Lo normal es que la enfermedad se contraiga después de una visita a este país. Y con los años el virus se crece y cada vez es más difícil encontrar un antídoto.

¿Y la receta? Según mi amigo la mejor terapia es viajar a Holanda cada poco. Para curar el síndrome de abstienencia.

Y como yo soy muy obediente, allá voy. Me marcho a Amsterdam. EasyJet me lo ha puesto fácil, hay un vuelo desde Madrid a Amsterdam a las seis de la mañana. Justo en el que estoy a punto de embarcar.

Holanda, allá voy de nuevo.

8 pensamientos en “Holanditis crónica, una enfermedad contagiosa”

  1. Estoy de acuerdo contigo en que se debería de extender más la costumbre de transportarse en bici siempre que se pueda (siempre que no tengas que sudar mucho por las cuestas, no tengas que transportar muchas cosas o lleves excesiva prisa). Yo no sé por qué mucha gente no cae en la cuenta que esos 10 minutos que vas a tardar más en llegar a un sitio si vas en bici en opuesto a si vas en coche, los ganas en vistas, salud para tus arterias, ahorro en gasolina, apoyo de la protección del medio ambiente… ¡Aprovechemos la mejor máquina que es nuestro cuerpo! 😉

    Sandra.

  2. Pingback: Bitacoras.com
  3. Uno de mis posibles viajes para el próximo año es Holanda y me han dado muchas ganas de pelear por él en la próxima cena con mis copañeros de viajes. Los cucuruchos de patatatas deben se parecidos a les frites belgas. Una delicia.¡Que envidia!
    Bon voyage.

  4. Que pena que hayan quitado el vuelo directo de vueling de A Coruña a Amsterdam. Me encanta esa ciudad, me marcharia contigo a comer patatas con mayonesa ahora mismo

  5. qué buena pinta!!!!!!!!!!!!

    deberías traerte un excedente de las cosas de las que hablas y hacer una sección para venderlas … los granitos…. quiero ese desayuno YA!!!!! seguro que empezando así el día imposible que vaya algo mal….

    cuenta, cuenta….

  6. Pingback: Tweets that mention La holanditis es una enfermedad contagiosa | La viajera empedernida -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *