Imprescindibles de París: qué visitar en un fin de semana

Reina como la ciudad más turística del mundo. Cada año pasan por París más de 30 millones de visitantes y cada uno disfruta de las posibilidades de la capital de Francia de manera distinta. París cambia dia a día pues es un destino vital. Y siempre tiene algo que ofrecer. Pero es también un destino donde merece la pena disfrutar de lo imprescindible. He aquí un pequeño listado de lo que no puedes perderte si visitas la también llamada “ciudad el amor”.

La torre Eiffel es el emblema de París y de Francia
La torre Eiffel es el emblema de París y de Francia

Antes de empezar con la lista de visitas imprescindibles en París y de dar ideas sobre lo que se puede visitar en un fin de semana,  avisar que la oferta de la ciudad es tan tan grande que no queda más remedio que hacer una selección entre todas las posibilidades. Aquí presento mi “recopilación personal” pero agradezco me ayudéis a completarla.

Carteles de París
Carteles de París

Visita a la Torre Eiffel

El primer puesto de la lista está muy claro. No se puede visitar París sin pasar por el Campo de Marte y ver la famosa torre Eiffel. Es el emblema de la ciudad, el símbolo más identificativo de Francia. Sus cifras siempre sorprenden: 7.300 toneladas de acero, iluminada por más de 20.000 bombillas, unos siete millones de visitantes anuales… su peculiar porte, ese aspecto de inspiración industrial. Pero lo que más conquista son  las panorámicas de la ciudad que se contemplan desde el mirador en lo alto de la torre, a 275 metros de altura. No dejes de ver este escenario con tus propios ojos.

BUENA IDEA
Compra con antelación la entrada a la Torre Eiffel y ahorra las colas de acceso. No olvides que es uno de los monumentos más visitados del mundo y las colas de acceso eternas. Ahorra esa larga espera comprando aquí tus entradas.
La Torre Eiffel se ve desde muchos puntos de París
La Torre Eiffel se ve desde muchos puntos de París

La ciudad del Sena

París es también es también conocida por ser la ciudad del Sena. Río que la parte en dos.  Para cruzar de un lado a otro, no queda más remedio de cruzar alguno de los 37 puentes. Algunos de ellos son míticos. Otros tristemente famosos como el puente de Alma, cercano al túnel del mismo nombre donde  Diana de Gales y Dodi Al Fayed perdieron la vida en un trágico accidente de coche.

Si seguimos el curso del Sena asoma otra de las visitas imprescindibles: la Isla de París, donde reina la monumental catedral de Notre Dame (Nuestra Señora). La mires por donde la mires es espectacular. Lo que más impone es el colosal rosetón,  y las terroríficas gárgolas que  hay repartidas por todo el templo. Es fácil imaginarse a Quasimodo, el protagonista de la novela de Victor Hugo que lleva como título el nombre de la catedral, oculto entre las torres observando a los parisinos.

Navegar por el Sena, una experiencia inolvidable
Navegar por el Sena, una experiencia inolvidable
BUENA IDEA
¿Qué tal navegar por el Sena, de noche y tomar una cena deliciosa mientras se disfruta de la estampa de París iluminado? Sin duda una experiencia que hay que vivir al menos una vez en la vida.
Basílica de Sacre Coeur
Basílica de Sacre Coeur

El París más bohemio

París es también la ciudad de la bohemia. Y el latido de ese espíritu que inspiró a artistas se siente al pasear por el barrio de  Montmartre, ubicado en lo alto de una colina coronada por la basílica de Sacre Coeur (Ságrado Corazón). Sentarse en las escaleras que llevan a la iglesia a disfrutar del ambiente y de las vistas es otra experiencia indispensable en París.

El Moulin Rouge, el cabaret más famoso de París
El Moulin Rouge, el cabaret más famoso de París

Por supuesto,  no dejes de hacerte una foto ante el mítico Moulin Rouge, inmortalizado por el artista Toulouse-Lautrec. Y llévate un autorretrato o una caricatura efectuada por alguno de los artistas que se concentran en  la plaza del Tertre. 

Artista en Montmartre
Artista en Montmartre

Y de Montmartre cruzamos el río rumbo a otros barrios donde también se respira la intelectualidad de París:  Montparnasse. y Saint-Germain des Prés, zona donde, antaño, se reunían algunos de los más grandes intelectuales franceses:  Albert Camus, Jean Paul Sartre… Su lugar favorito para tomar algo y hacer tertulias era el Café Floré. Aún existe y conserva su esencia y su historia.

BUENA IDEA
Descubre los secretos de Montmartre y Sacre Coeur en una visita guiada (en español) con parada en los puntos más interesantes de esta zona llena de historias y curiosidades.
Les Invalides nació como hospital militar
Les Invalides nació como hospital militar

Un saludo a Napoleón

Decía Napoleón Bonaparte que algún día todo el mundo se inclinaría ante él. Y lo consiguió. La primera visión de su tumba, situada en el Hotel des Invalides (edifico originario del siglo XVIII) , surge al asomarse ante una balaustrada redonda, y a sus pies se ve el ataúd con los restos mortales del que fue emperador bajo una gran cúpula dorada. Una reverencia obligada ante uno de los personajes más adorados y a la vez mas polémicos de la historia de Francia. .l edificio se  construyó allá por el siglo XVII como hospicio para los veteranos de guerra que se habían quedado sin hogar.

El paraíso del arte

Al  hablar de París es obligatorio mencionar alguno de Museos. Pero es también necesario ser selectivos pues hay ¡más de 150 ! A la hora de elegir me decanto por tres los cuales hay que ver sí o sí.

BUENA IDEA
Visita todos los museos de París, entra en monumentos, disfruta de excursiones y muévete a tu aire por la ciudad con tarjeta Paris Pass con la que puedes acceder gratis a más de 60 atracciones, incluido el Palacio de Versalles, el autobús turístico, el Museo del Louvre, un crucero por el Sena y mucho más. ¡Imprescindible!
París está llena de artistas
París está llena de artistas

El primero de la lista, sin duda, el museo del Louvre, uno de los centros de arte y pinacotecas más importantes del mundo. El acceso a este gran recinto es ya llamativo pues la entrada está en en la pirámide de vidrio que decora el centro de la plaza, una construcción moderna que a algunos enamora y a otros a otros espanta, inaugurada en 1989.

Silueta del Louvre desde la pirámide de la entrada
Silueta del Louvre desde la pirámide de la entrada

Una vez dentro, atentos. Hay en el Louvre expuestas ¡más de 35.000 obras de arte! y a la exposición permanente hay que sumar las casi siempre interesantes muestras temporales.  Así pues, la visita al Louvre puede durar horas y hasta días. Si eres uno de esos visitantes que silo quieres hacerte un idea del museo,  puedes hacer el recorrido rápido con parada  ante las obras más famosas: la Gioconda, la Venus de Milo o La victoria de Samotracia…

BUENA IDEA
Visita el Louvre sin esperar colas. Haz una visita guiada por el Louvre con un guía, en español, que te mostrará no sólo lo más importante del museo sino también las historias que esconde cada una de las obras que verás a tu paso. Y lo mejor, sin esperar colas. Entrada directa parta quienes contraten esta cómoda visita de más de dos horas.

Otro museo clave en la agenda viajera es el d’Orsay. Se ubica en las entrañas de una vieja estación de tren rehabilitada y su exposición permanente acoge la más importante concentración de pintura impresionista del mundo: obras realizadas entre 1848-1914. Desde Monet a Van Gogh, Degas, Toulouse Lautrec, Kandisnky o Rodin…

La Mona Lisa, la obras más visitada del Louvre
La Mona Lisa, la obras más visitada del Louvre

Y los amantes del arte moderno y contemporáneo tienen cita en el Centro Cultural de Arte y Pintura Georges Pompidou. Fauvismo, cubismo, surrealismo, fotografía, arte audiovisual… Siempre tiene en agenda fantásticas exposiciones temáticas temporales y una biblioteca de lo más interesante.

 El museo d'Orsay conserva la estructura de vieja estación de tren
El museo d’Orsay conserva la estructura de vieja estación de tren

Los cementerios de París

Es una propuesta que a muchos sorprende pero sin duda, una de mis favoritas. Pasear por los cementerios de París es una delicia, especialmente por tres de ellos.  Empezamos por el Père-Lachaise, es uno de los más antiguos camposantos de la ciudad, uno de los, grandes y sin duda, uno de los más famosos del mundo. La lista de personalidades que allí descansan es larga.

Entre las tumbas más visitadas, destaca la de Jim Morrison. El que fue cantante de The Doors expresó su deseo de ser enterrado en este cementerio, el cual visitó curiosamente pocos días antes de su muerte, acontecida por una una sobredosis un 7 de julio de 1971 en un apartamento de París). A su lado, grandes genios de la literatura, del arte, de la música… Molière, Edith Piaf, Oscar Wilde, Modigliani, Marcel Proust, Chopin, María Callas, Delacroix… y muchos, muchos más.

Tumba de Emilio Zola ene l cementerio de Montmartre
Tumba de Emilio Zola ene l cementerio de Montmartre

Volvemos al ya mencionado bohemio de Montmartre para visitar su cementerio, donde yacen  también intelectuales y artistas de la  talla de  Emilio Zola, François Truffaut, Héctor Berlioz, Edgar Degas, Alejandro Dumas, Foucault…

Para acabar este viaje por las joyas del «turismo funerario» una última referencia: el cementerio de Montparnasse. Se ubica al  sur de París,  y presume por ser la última morada de famosos como Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir, Julio Cortázar, Man Ray o Emil Cioran.

Rincones maravillosos de París

Una vez que hemos disfrutado recorriendo los barrios más típicos, un consejo que creo puede ayudar a complementar este viaje parisino. Aprovecha para disfrutar de pequeños placeres como por ejemplo,  de pasear al atardecer por el jardín de las Tullerías.

La plaza de la Concordia en pleno centro de París
La plaza de la Concordia en pleno centro de París

Aprovecho para confesar dos de mis rincones preferidos de París. La plaza de las Victoires y la plaza Vendôme. Ambas puede presumir también de ser, probablemente las más exclusivas de la capital. Y sin duda  parada obligada para los amantes de las compras, del “buen gusto” francés. Y para quienes tengan la tarjeta de crédito bien llena. Otro rincón que me gusta mucho, es la adoquinada plaza del Marché Sainte Catherine, otro tesoro situado en el encantador barrio de Le Marais.

Patio del Palacio Real de París
Patio del Palacio Real de París

Y para cerrar este post,  dos visitas más. No dejes de pasar por el París más moderno para ver al menos de cerca el arco de La Defensa como icono. Y no dejes de visita el hermoso Palais Royal, muy cerca del Louvre. Lo reconocerás por sus peculiares columnas a rayas blancas y negras. y ¡atento! elijo este lugar para cerrar este post pues dicen que si consigues “encestar” una moneda en el centro de una de las columnas, eso significa que ¡volverás a París! Y si vuelves no te preocupes que aún te queda mucho mucho por hacer.

BUENA IDEA
¿Qué tal recorrer París a tu aire, acompañado de un guía de habla española visitando sólo aquello que te interesa? Un tour privado por París, a la carta. La mejor opción para viajeros independientes que no  quieren perderse nada. ¡Reserva aquí tu mejor experiencia en París!

Yo seguiré hablando de París en próximos posts, pero seguro que vosotros tenéis más rincones favoritos y consejos que compartir. ¿Cuáles son tus imprescindibles en la capital de Francia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *