La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia en familia

Sigo disfrutando de Valencia en familia. El paso por Bioparc es una de las visitas obligadas para sobre todo si viajas con niños, pero hay más imprescindibles. Por ejemplo el Oceanogràfic, ¡el mayor acuario de Europa! donde habitan más de ¡45.000 seres vivos!. Y por supuesto, el museo el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, con 30.000 metros cuadrados de exposición dedicada a la ciencia.

Ambos están situados en la vanguardista ciudad de las Artes y de las Ciencias, cuyos edificios, algunos de ellos creados por el arquitecto Santiago Calatrava, no dejan indiferente a nadie y brillan como uno de las imágenes más típicas de Valencia.

Oceanografic
Oceanografic

Empezamos la jornada en el Oceanogràfic. Y nos vamos directos a ver a las ballenas belugas, dos extraños cetáceos originarios de los mares árticos llamados Kairo y Yulka.

Es este el único acuario europeo donde existen ejemplares de beluga en cautividad, de ahí la expectación que generan. Contemplarlas es hipnótico, de verdad. Son muy simpáticas y presumen por ser las “estrellas”  de este gran acuario donde también residen pingüinos, morsas, tiburones o especies tan extrañas como el pez luna.

Beluga en el Oceanografic
Beluga en el Oceanografic

«Mira como salta» grita emocionada Columbia (una de mis hijas y una de mis compañeras en esta visita) ante las acrobacias de los delfines. Hoy también ha aprendido muchas cosas que seguro quedarán grabadas para siempre en su cabeza. Por ejemplo, que hay peces más grandes que ella misma; que en los océanos habitan especies de todos los colores. Que hay caballitos de mar más pequeños que su propio y diminuto dedo meñique. Y que las belugas emiten unos sonidos extraños que retumban por todo el acuario.

Pez globo
Pez globo

De los secretos del mar a la magia de la ciencia. Para descubrirlos salimos del Oceanogràfic y ponemos rumbo al cercano Museo Príncipe Felipe a donde llegamos dando un paseo. Una visita especial a un gran museo, emblema del siglo XXI y que justo este año celebra su 15 aniversario. Desde que abrió sus puertas allá por el año 2000 han pasado por sus salas más de 30,7 millones de visitantes.

Una vez dentro, primera parada, ante el péndulo de Foucault. ¿Mamá, cómo funciona, quién lo mueve? me pregunta Covadonga, otra de mis acompañantes. La verdad es que sorprende comprobar que en realidad el péndulo ¡está quieto! y que la que se mueve, en realidad,  es la tierra. Pero el efecto óptico es justo al revés. Y descubrirlo y comprobarlo en persona es muy muy chocante.

Péndulo en el Museo Príncipe Felipe
Péndulo en el Museo Príncipe Felipe

Seguimos en el museo y hacemos la segunda parada ante la incubadora donde cada poco nace un pollito. En directo. Los más pequeños alucinan a ver como estos pequeños animalitos salen hechos un ovillo, empapados del huevo. Y como poco a poco se desperezan y empiezan a moverse. “¿Y su mamá, por qué no está con los pollitos?” me pregunta la también pequeña Augusta hechizada ante el milagro de la vida en directo.

Hay más atracciones que conquistan en este museo interactivo cuyo fin es que los visitantes descubran los secretos del cuerpo humano, de la naturaleza, del mar, los secretos de la tecnología… Y lo mejor. Que toquen, prueben y hagan experimentos científicos de una manera didáctica y  divertida. Todo está concebido para que los niños jueguen mientras aprenden. Para despertar la curiosidad y el espíritu crítico, pero sorprendiendo. Y por supuesto, todo envuelto en una arquitectura que impacta, obra por el antes mencionado Santiago Calatrava.

Un consejo, vete con tiempo. La visita puede alargarse horas, todo depende de la curiosidad de los visitantes.  Y no dejes de consultar la web del museo antes de la visita para saber qué exposiciones temporales hay, el horario de los audiovisuales y por supuesto, las novedades de un museo vivo.

Interior museo principe felipe
Interior museo Príncipe Felipe

¿Hartos ya de tanto museo? ¿Qué tal un poco de ejercicio? Pero eso sí, sin salir de la  ciudad de las Artes y de las Ciencias.

Para empezar, propongo un paseo por L’Umbracle. Una zona ajardinada y peatonal que rodea este entorno de edificios futuristas. Donde los niños pueden no sólo correr sin peligro mientras se disfruta de la belleza arquitectónica del enclave más fotografiado de Valencia. Y  tomar una buena horchata de chufa (la bebida más típica de la ciudad) en alguno de los puestos ambulantes. Mmmmm.

Puesto de horchata
Puesto ambulante de horchata

O mejor, ver el atardecer desde el interior de una bola que flota cual pompa de jabón en el estanque que rodea el Museo Príncipe Felipe. Una atracción muy divertida y una experiencia que conquista a todos los niños. ¿Te atreves?

Bolas flotantes en la ciudad artes
Bolas flotantes en la ciudad artes

Aquí también nace el llamado jardín del Turia, un gran parque de ¡un millón de metros cuadrados! con varias zonas de juegos y un carril para bicicletas creado sobre el viejo cauce del río del mismo nombre. Se puede alquilar una bici o o mejor, si viajáis en familia ¿qué tal una ¡bici-carro? ¡Anímate y lánzate a explorar el paseo!. Sin duda una experiencia diferente y súper divertida.

En bicicleta para cuatro
En bicicleta para cuatro frente al Museo Príncipe Félipe.

Otra sugerencia que recomiendo tener en cuenta, sobre todo si viajas con niños pequeños es poner rumbo al gigante Gulliver. Es esta una instalación infantil de tamaño superlativo que representa al famoso protagonista del cuento de Jonathan Swift tendido en el suelo y reconvertido en un laberinto de rampas y toboganes donde no sólo pueden subirse los mas pequeños.

Cabeza del parque Gulliver, en Valencia
Cabeza del parque Gulliver

Gulliver es un parque también abierto a los mayores.  . Yo he visto ya a más de un adulto osado que se desliza feliz. Yo confieso que no he he animado. “Mamá, mira mira, preparados, listos uaaaaaauuuuu”.

Tobogán el parque de Gulliver
Tobogán el parque de Gulliver

Así se pasa casi la jornada. Por suerte, nuestro nuestro hotel, el Hollyday Inn está aquí mismo, a cinco minutos andando desde el parque de Gulliver.

La verdad es se agradece, tras un día intenso de museos y actividades varias descansar un poco en un hotel de cuatro estrellas cómodo para las familias. Buen lugar donde instalar el campamento desde el cual moverse por toda la ciudad.

Holliday Inn Valencia
Holliday Inn Valencia

¿Alguna otra recomendación para familias que debemos tener en cuenta nuestra estancia en Valencia? Deseando conocer otras propuestas.

3 pensamientos en “La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Valencia en familia”

  1. Por favor, si de verdad os gustan los animales, informaos de qué supone, por ejemplo, para un cetáceo vivir en cautividad. Os dejo algunos enlaces que luchan por hacer entender a la población de esta realidad. Esto es extrapolable a cualquier zoo, circo o lugar que mantenga animales exóticos en cautividad con fines lucrativos.

    http://sosdelfines.org/
    http://www.abc.es/natural-biodiversidad/20130626/abci-liberar-belugas-oceanografic-valencia-201306261103.html

    También podéis ver los documentales :
    The Cove
    http://www.thecovemovie.com/
    Black Fish
    http://www.blackfishmovie.com/watch

    Espero os haga recapacitar.
    Un saludo desde Barcelona!

  2. Hace poco estuve en Valencia y en Barcelona y pude visitar tanto el Príncipe Felipe junto con el Oceanografic como el CosmoCaixa de Barcelona y después el Aquarium de Barcelona. A nivel de museo de ciencias, me gustó mucho más el CosmoCaixa (es espectacular!!) pero sin duda el Oceanografic no tiene nada que ver con el centro Aquarium de Barcelona: es mucho mejor!
    Laura

  3. Me ha gustado mucho leer sobre mi ciudad en las últimas entradas. Pero sólo un pequeño apunto, el Oceanografic no es de Santiago Calatrava sino de Félix Candela.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *