La isla de Inishbofin, Irlanda, senderismo y leyendas para solitarios

Hay en Irlanda varias islas. Inishbofin es una de ellas. Un destino tranquilo, salvaje, desconocido. Casi un secreto. Sólo habitada por, aproximadamente, 160 habitantes. Pero llena de rutas de senderismo que serpentean al borde de acantilados de vértigo, caminos que surcan praderas donde pastan tranquilas cientos de ovejas, donde galopan caballos. Un destino recomendado para espíritus solitarios amantes de la naturaleza y de las leyendas milenarias. ¿Me acompañas?

En la isla de Inishbofin no existe el turismo de masas
En la isla de Inishbofin no existe el turismo de masas

Antes de lanzarnos a recorrer la isla  irlandesa de Inishbofin lo mejor es localizarla en el mapa. Se ubica en el oeste de Irlanda, en la costa de Connemara. Para llegar es necesario coger un ferry en el puerto de Cleggan. Navegar unos 30 minutos y ¡tierra a la vista!. Pronto asoma la recortada silueta de la pequeña Inishbofin, cuya extensión es de sólo 5,5 x 3 kilómetros.

El ferry a Inishbofin cuesta unos 20 euros (ida y vuelta)
El ferry a Inishbofin cuesta unos 20 euros (ida y vuelta)

El nombre de la isla es complejo a la vez que curioso.  Inishbofin es una palabra irlandesa (inis – bo – finne) cuya traducción literial sería “la isla de la vaca blanca”. Cuenta una leyenda local que, hace siglos, alguien vio bajar una gran vaca blanca del cielo y posarse sobre la isla, la cual se quedó con el nombre en recuerdo de tan extraño suceso. Desde entonces “ver una vaca blanca” es también una expresión que se utiliza como sinónimo de buena suerte. 

Vacas blancas en Inishbofin
Vacas blancas en Inishbofin

Una isla sin coches

Una vez ubicados, toca visitar esta isla la cual puede presumir por ser un destino tranquilo, quizá demasiado. No recomendado para los amigos del bullicio. Inishbofin es un rincón de la costa irlandesa donde las almas solitarias y los amantes de la naturaleza más salvaje se sentirán como peces en el agua.

Inishbofin está llena de ovejas
Inishbofin está llena de ovejas marcadas con los colores de sus dueños

Los datos ayudan a entender el destino. Sólo 165 habitantes según el último censo (de 2016).  Es además una isla donde está prohibida la circulación de coches (sólo los residentes pueden conducir por la isla y la verdad es que el reducido parque móvil no se caracteriza por ser muy moderno que digamos).

Una virgen contempla el mar en Inishbofin
Una virgen contempla el mar en Inishbofin

Fue destino pionero del proyecto “Leave No Trace Island, red que agrupa rincones con unas características medioambientales especiales y que aspiran a poner en valor un turismo responsable. Y a un perfil de viajero comprometido con el medio ambiente y cuyo paso por la isla no genere impactos negativos.

Detalle en el jardín de una casa
Un autobús aparcado en el patio de una casa

Por tanto, si te gusta la naturaleza virgen, los destinos poco concurridos y la soledad apunta Inishbofin en tu lista de deseos.

Inishbofin es un paraíso para amantes del senderismo
Inishbofin es un paraíso para amantes del senderismo

Senderismo y aves en Inishbofin

Vale pero ¿qué se puede hacer allí aparte de ver pasar el tiempo? Muchas cosas, esa es una de las riquezas de la isla. Para empezar, hay rutas de senderismo para todos los gustos. Caminos de brezo y turba ricos en verdes, ocres, amarillos… que atraviesan praderas sin árboles, playas de arena blanca, zonas rocosas… que pasan al filo de acantilados donde anidan pájaros curiosos.

Acantilados de Inishbofin
Acantilados de Inishbofin

Es este otro de los tesoros de la isla, muy valorada por los amantes del birdwatching (observadores de aves, o turismo ornitológico). A veces, para ver algunos pájaros hay que asomarse a abismos sobre los que el mar bate con fuerza ¡maravilloso espectáculo!.

Los pájaros hacen nidos en los acantilados
Los pájaros hacen nidos en los acantilados

Al ver estos paisajes no sorprende saber que estas costas abruptas han sido testigos de trágicas historias de naufragios , desastres provocados por las inclemencias de un clima poco amigable. Cruces, lápidas e imágenes varias nos lo recuerdan a lo largo de la caminata.

Un turista se hace un selfie con una lápida al fondo
Una lápida recuerda en trágico suceso de Inishark

La tragedia de Inishark

La más triste es la que recuerda la muerte de tres jóvenes vecinos de la cercana isla de Inishark, quienes se ahogaron al regresar de la misa dominical un trágico domingo de pascua. Desde aquel suceso, acontencido allá por 1960, los 23 habitantes que quedaban en Inishark se fueron. Y ya nadie habita en esa isla compañera y siempre silenciosa en el horizonte de Inishbofin. Me cuentan que quedan las ruinas de las casas, la iglesia… Yo no la he visitado pero al parecer hay barcos que, en verano, hacen excursiones desde Inishbofin a Inishark.  Creo que es una excursión que merece la pena.

Hay en Inishbofin hay muchos símbolos religiosos
Hay en Inishbofin hay muchos símbolos religiosos

Mientras recorremos la isla asoman otras historias curiosas. Por ejemplo, las ruinas que se ven al llegar en el ferry. Son de un viejo castillo propiedad del temido pirata de origen español, don Alonzo Bosco, quien creo su cuartel en esta rincón perdido del mundo, el cual también utilizaba como trampa. Raro era el barco navegase por estos lejanos mares y que se librase de un ataque mortal.

La costa es muy abrupta
La costa es muy abrupta

Años después, durante los años de la “rebelión irlandesa” (1649- 1653) la isla se convirtió en refugio de religiosos católicos que crearon un cuartel de resistencia para protegerse de las persecuciones abanderadas por el inglés Oliver Cromwell. 

La cárcel de Cromwell en Inishbofin

Finalmente,  el inglés logró someter la isla en una batalla acontecida en sus costas en 1652. Y aprovechó las ruinas del viejo castillo del pirata para crear un fuerte y una cárcel donde encerró a monjas y sacerdotes – “herejes católicos irlandeses”- a quienes el desalmado Lord inglés odiaba por ser contrarios a sus creencias protestantes. Su crueldad es bien conocida por la historia. Y cuentan que aún hoy en día, todavía se asusta a los niños del condado de Connemara con canciones e historias con el “malvado” Cromwell como protagonista.

Retos del fuerte de Cromwell en Inishbofin
Retos del fuerte de Cromwell en Inishbofin

Pasados los años de la revolución y con la restauración de la corona irlandesa en manos del rey Carlos II – allá por el año 1660- la prisión de Inishbofin se reutilizó como fortaleza defensiva. Hoy en día, sus ruinas, las cuales conservan su forma original de estrella, reciben a los visitantes a su llegada al puerto.

El viaje en ferry dura poco más de media hora
El viaje en ferry dura poco más de media hora

Viajes historias alrededor de un pasado agitado que han dado paso a un presente tranquilo. Lejos quedan los piratas y las batallas. Ahora los habitantes de Inishbofin viven de la ganadería y del turismo.

La isla es muy cambiante
La isla es muy cambiante

También han quedado olvidadas las viejas políticas de antaño auspiciadas por el gobierno irlandés centradas en “espantar” la gente de las islas negándoles el desarrollo de comodidades actuales.

Una isla para amantes de la naturaleza
Una isla para amantes de la naturaleza

Todo lo contrario, la promoción de Inishbofin es ahora tarea importante y se favorece la creación de hoteles, restaurantes, empresas que den servicios a los visitantes… Y por supuesto, hay cobertura para teléfonos móviles, wifi…

Dónde dormir en Inishbofin

A la hora de buscar dónde dormir, la oferta es amplia, lo cual hay que interpretar teniendo en cuenta la escasa población.

El hotel doonmore es uno de los mejor valorados en booking
El hotel doonmore es uno de los mejor valorados en booking

Yo, personalmente dormí en el Doomore hotel y lo recomiendo. Establecimiento austero pero encantador, limpio y de trato familiar. Situado frente al mar, a solo doce minutos a pie de la playa y muy cómodo para moverse por la isla.  Y muy importante, con una cocina excelente.

La langosta para cenar, buena elección
La langosta para cenar, buena elección

¡Atento a la langosta  y a las ostras, ambos platos típicos en esta costa y muy recomendables.

Las ostras del oeste de Irlanda son famosas por su sabor y calidad
Las ostras del oeste de Irlanda son famosas por su sabor y calidad

Pero hay más. También puedes reservar en el Inishbofin House Hotel & Marine Spa en el The Beach, Days Bar and B&B el Dolphin

Elijas el que elijas seguro estarás encantado pero ¡ojo!. Para disfrutar a tope de la isla, mejor si vas en buena compañía. Y no te olvides de calzado cómodo y apropiado para caminar y caminar, y caminar… prendas técnicas, corta-vientos y muy importante,. chubasquero pues en esta zona del mundo nunca se sabe qué tiempo puede hacer. Y cámara de fotos. Esta isla es también un paraíso para amantes de la fotografía. Esos colores, esos paisajes cambiantes, esos pequeños detalles…

En Inishbofin hay también playas de piedra
En Inishbofin hay también playas de piedra

Confirmado ya que lo más apasionante de la isla es ese contacto con la naturaleza virgen. Pero también es muy agradable charlar con los lugareños siempre amigos de contar historias diferentes. Como por ejemplo, la que me contó Tara Mc Mahon, natural de la isla, una enamorada de su tierra y madre en espera del nacimiento de su tercer hijo. “Es una de las islas con la natalidad más alta de Irlanda, lo cual es fantástico, confirma que es un lugar muy agradable donde vivir en familia”, asegura Tara.

También se puede cabalgar por la isla
También se puede cabalgar por la isla

Lo cierto es que en verano la vida en Inishbofin es muy muy agradable. Me entran más dudas cuando pienso en el invierno pero Tara insiste en que la temporada baja es también muy llevadera y es más, asegura que la Navidad en Inishbofin es maravillosa. Tendré que volver para comprobarlo.

Por cierto, si has estado me encantaría saber cuál ha sido tu experiencia en esta solitaria isla. Espero que hayas disfrutado tanto como yo.  Deseando conocer tu experiencia.

2 pensamientos en “La isla de Inishbofin, Irlanda, senderismo y leyendas para solitarios”

  1. Felicidades por el post, me ha encantado Inisbofin, me la apunto. Unos paisajes espectaculares para hacer senderismo!

    Saludos

  2. Me encanta la descripción de Inisbófin! Fui el verano pasado con un grupo de turistas americanas cuyo bisabuelo había salido de la isla durante el siglo diez y ocho. Pasamos dos días allí, y, como tú, me encontró fenomenal. Encontramos un guía histórico y con él, caminamos por la isla aprendiendo mucha de la historia y la gente. Yo alquilé una bici, y fui montando por mucha de la isla. Saque unas fotos fenomenales y me gustaría volver pronto. Recomiendo la isla a cualquier persona que le gusta la naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *