El lugar histórico de Massada, en Israel

La visita al sitio arqueológico de Massada (protegido por la Unesco) me impactó mucho y la guardo en el recuerdo como uno de los lugares más hermosos y mágicos que he visto en mi vida. Uno de esos destinos imprescibles que ver antes de morir.

Para aquellos que no sepan de qué les estoy hablando les informo. Massada es una montaña solitaria, situada en mitad del desierto de Judea, en Israel, entre Jerusalén y el Mar Muerto y que se eleva más de 400 metros sobre el nivel del mar.

Cuenta la historia que fue Herodes el Grande quien construyó la fortaleza de Massada entre los años 37 y 31 adC. Unos 70 años después de la muerte de Herodes, la montaña de Massada se convirtió en un refugio donde se asentaron un grupo de judíos para defenderse del asedio romano tras la caída de Jerusalén y la destrucción del Templo.

La elevada montaña además de ser un sólido refugio era un mirador de excepción que permitía controlar a todo  quién se acercaba por allí. Gracias a esas condiciones geográficas tan especiales, los judíos lograron, ¡durante tres años! evitar la conquista de la fortaleza por los más de diez mil soldados romanos que rodeaban la montaña. Tres años largos en los que los habitantes de Massada aprendieron a sobrevivir en aquella sociedad improvisada en las alturas. Aprendieron a cultivar, a aprovechar y almacenar el agua (un bien escaso en aquel desierto), a organizarse y a defenderse.

Paseo por las ruinas arqueológicas de Massada

Finalmente, los romanos lograron construir una rampa y acceder a la cima de Massada. Pero ante la llegada de los enemigos, los aproximadamente 900 judíos rebeldes que vivían en la fortaleza, al ver que no tenían salvación antes de someterse a los romanos decidieron incendiar la fortaleza y SUICIDARSE. Antes del impresionante final, su líder, Eleazar ben Iair, pronunció un discurso en el que manifestaba que preferían “una muerte digna a vivir como esclavos”. Cuando los romanos conquistaron por fin lo alto de la montaña no encontraron más que cadáveres.

Hoy en día las ruinas de Massada están abiertas al público que accede a lo cima del viejo campamento de montaña a través de un funicular. Todo se conserva como antaño: las casas, las plazas, las calles, los almacenes y durante la visita es fácil (y muy duro) imáginar como fue la vida en esa fortaleza. Y como pudo ser el asedio. Al recorardarlo aún se me pone la carne de gallina. De verdad que es impresionante. No sólo la fortaleza y la historia, sino también el paisaje y la energía del lugar.

Vistas desde Massada

Siglos después, Massada se ha reinventado como gran centro de peregrinaje turístico. Una maravilla sin duda.

 

2 pensamientos sobre “El lugar histórico de Massada, en Israel”

  1. Hay una pelicula clásica que habla de Massada. lo que no se es si esta rodada en ese escenario. Ni si la historia que cuenta es la misma. Desde luego parece un lugar a tener en cuenta… me lo apunto a mi lista personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>