Las noches blancas en Rusia, Noruega, Finlandia

Y así, poco a poco, en el hemisferio norte, desde donde escribo, hemos llegado a la época que presume por tener las noches más cortas del año

En estas fechas de días eternos y noches insignificantes la luz se torna mágica. Donde mejor se vive y percibe este fenómeno es  en los países nórdicos en los que ya es posible disfrutar de esos días interminables con más de veinte horas de luz, que se convierten en 24 horas de sol en el Círculo Polar.

Lamentablemente, yo nunca he estado nunca en el Círculo Polar (defecto que pienso corregir muy muy pronto). Pero si he aprovechado estas fechas para recorrer Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia, cuatro países cuya visita recomiendo a todos aquellos viajeros que quieran vivir de cerca el fenómeno de la espectaculares noches blancas.

Mejor os lo cuento con imágenes. Para empezar, comparto dos fotos de la flamante ópera de Oslo, tomadas ambas a las once de la noche más o menos. La blancura del edificio y el color del cielo son una combinación perfecta que merece la pena contemplar.

La nueva ópera de Oslo en las noches blancas
La nueva ópera de Oslo a las once de la noche. Foto tomada a finales del mes de mayo

El edificio esta formado por una serie de rampas por las que se puede subir, bajar, pasear… original, divertido y único. Si tienes previsto un viaje a la capital noruega en las próximas fechas no dejes de subirte a la cima de la ópera al atardecer para contemplar desde allí hermosas vistas al mar y de la ciudad. No estarás solo. Es una de las actividades preferidas de mucha gente, turistas y locales. El buen ambiente está asegurado.

La nueva ópera de Oslo noches blancas
La nueva ópera de Oslo a las once de la noche

Otro país digno de reseña donde vivir la sensación de luz que aporta el sol de media noche es Finlandia. Especialmente bella es la zona llamada la región de los Lagos, cerca de la frontera con Rusia, donde los atardeceres son como el de esta foto (tomada un mes de mayo a las 12:30) de la madrugada, son habituales.

Imagen de un lago de Finlandia, en las noches blancas
Imagen de un lago de Finlandia, en las noches blancas

Aunque a mi, lo que más me ha impresionado, ha sido la  sensación de darme un baño bajo el sol de media noche. ¡Magia pura! Sí. Justo así celebré yo la noche de San Juan (23 de junio) hace unos años. Mientras la gente en España saltaba hogueras (como se hace al menos en mi ciudad, A Coruña donde las fiestas de San Juan gozan del reconocimiento de Fiesta de Interés Turístico Internacional), yo aposté por darme un chapuzón purificador en las aguas de un lago en Finlandia en compañía de unas buenas amigas.

Cuando salimos del agua, el reloj marcaba la una de la madrugada. Ah, el agua… recuerdo, estaba fría pero agradable. ¡Fue genial! Estoy deseando repetir esa experiencia. Quizá este año me anime de nuevo.

Baño de media noche en Finlandia
Baño de media noche en Finlandia, foto tomada a las 24 horas un 23 de junio.

Hablando de Rusia. Si te gusta el bullicio y pasear San Petersburgo es quizá la mejor ciudad que se me ocurre para escaparse en estas fechas.

La capital rusa es tan monumental  y hay tanto tanto ¡tanto! que ver que se agradecen esas horas extras de luz para pasear, ver más y más palacios. Y sobre todo, mezclarse con la gente local que, a última hora de la tarde, sale a la calle en masa para disfrutar de una luz única. El ejemplo, esta foto tomada sobre las once de la noche en la Avenida Perspectiva Nevski de la vieja Leningrado, a primeros de junio. Como veis, la calle está a tope.

Perspectiva Nevski en San Petersburgo
Perspectiva Nevski en SanPetersburgo

Pero si hay algo que destacar, os aseguro que es la posibilidad de  contemplar la descomunal fachada del Hermitage (el gran museo palacio de San Petersburgo donde se percibe cual poderoso fue el poder y al riqueza de los zares) teñida de oro y rojo. Una experiencia casi casi sobrenatural.

Fachada del Hermitage a media noche. San Petersburgo
Fachada del Hermitage. Imagen captada a las 14:30 horas a principios de junio en San Petersburgo

Sí. Sin duda. Las noches blancas son uno de esos fenómenos naturales que les recomiendo vivir. Eso sí, si se animan un consejo importante. Si te animas a visitar los países nórdicos en estas fechas, guarda un antifaz para dormir en la maleta. En los hoteles del norte de Europa no hay persianas. Y la luz es maravillosa mientras uno esta despierto. Pero conciliar el sueño con un sol resplandeciente tras la ventana puede llegar a ser una tortura.

¿Has dormido alguna vez bajo el sol de medianoche? ¿Nos cuentas tu experiencia?

7 pensamientos sobre “Las noches blancas en Rusia, Noruega, Finlandia”

  1. Fantástico!
    Increíble!
    Asombro!
    Jamás pensé que hay que ponerse antifaz para dormir de noche bajo luz solar !!…Es un mundo de maravilla!…y de intenso frío !!
    Gracias, pero me quedo en mi soleado natural trópico de América, mi querido mundo !!

  2. La verdad es que es una auténtica maravilla tener tantas horas de luz cuando las disfrutas viajando, pero coincido contigo en que a la hora de dormir…. El año pasado en Noruega despertarte a las 4 de la mañana y ver la luz entrar por la ventana era desconcertante.

    En cuanto a la Opera de Oslo, es preciosa, te pongo una foto (espero que no te importe) de nuestro viaje del año pasado, nos encantó, y volveremos, ya que tenemos “enchufe”.

    http://1.bp.blogspot.com/-qKX69EVLzlI/VOt6TlGnEcI/AAAAAAAAN3Y/CACYwBf_82I/s1600/mini__DSC5126.jpg

    Salu2

  3. Fotos preciosas. Enhorabuena. Haces que apetezca visitar todos estos lugares. Que ganas de que llegue el verano. Felicidades por un blog de viajes profesional y agradable de leer. Y lleno de fotos hermosas. He aquí un nuevo seguidor tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>