Libros y rosas, la magia del Día de Sant Jordi en Barcelona

Se acerca el buen tiempo y con la llegada del sol, aumentan las ganas de organizar viajes y escapadas. Las alternativas son muchas. Por eso, planificar las actividades según fechas claves y añadir a la experiencia un toque cultural puede ser muy enriquecedor. Por ejemplo ¿Qué tal si unimos viajes y libros? Si te encaja atento a esta sugerencia con Barcelona como protagonista.

Debido a los precios asequibles y a los enormes avances en transporte y comunicaciones, en los últimos años viajar al extranjero ha sido la tendencia. Pero los viajes exóticos no deben hacernos perder de vista las múltiples posibilidades que ofrece España.

Dentro de nuestras fronteras encontramos paisajes de lo más variados e panorámicas impresionantes, da igual si se quiere visitar una playa, i si se prefiere el ambiente urbano de una gran ciudad: o naturaleza con los verdes campos del norte como protagonista. Pero si hay algo digno de reseña en este país diverso son, sin duda,  sus múltiples y dispares tradiciones. Un viaje con amigos o en familia puede ser la ocasión perfecta para conocerlas.

Panorámica de la fachada de Subirats en La Sagrada Familia de Barcelona
Panorámica de la fachada de Subirats en La Sagrada Familia de Barcelona

Cataluña, la Comunidad Autónoma más visitada

Según los rankings de viajeros, una de las comunidades más visitadas por españoles y extranjeros históricamente ha sido y es Cataluña. Su ciudad principal, Barcelona, es multicultural, cosmopolita, vanguardista, aunque también conserva importantes tradiciones. Disfrutar de su rica gastronomía y su artístico paisaje urbano es una experiencia única. Durante el paseo encontramos desde zonas para el relax y esparcimiento y otras donde sentir el latido del frenético ritmo de la ciudad. Y siempre, actividades de todo tipo durante el día  que se complementan con una activa y completa vida nocturna.

La leyenda de Sant Jordi

Hablando de tradiciones. Próximamente en Barcelona se conmemora la Leyenda de Santa Jordi, buena ocasión para para conocer la cultura y literatura catalana y acercarse a una de sus celebraciones s más arraigadas y queridas.

Rosas y libros, los iconos de Sant Jordi
Rosas y libros, los iconos de Sant Jordi

La festividad de Sant Jordi, patrón de Cataluña, es uno de los días que más intensamente se viven en la zona. En la cosmopolita Barcelona, este día es especial. y aunque con los años ha adquirido ciertos tintes reivindicativos – cada vez más balcones se engalanan cono su bandera- los elementos claves de la jornada siguen siendo la cultura y el amor, representados todavía, icónicamente, por los libros y la rosas.

Booking.com

Así pues, año tras año, cada 23 de abril, las calles de las ciudades y pueblos de Cataluña se llenan de puestos de venta de libros y rosas. También de paseantes deseando regalar o encontrar a su autor favorito para plasmar su firma en uno de sus libros. Uno de los objetivos de la esta celebración es la promoción y defensa de la cultura y lengua catalana, por eso abundan los puestos que ofrecen literatura en esa lengua.

Un santo mártir y decapitado

La fiesta de Sant Jordi se celebra justo el día en el que murió el caballero de mismo nombre. El santo, que estaba bajo las órdenes del emperador Diocleciano, se negó a seguir la orden de perseguir a los cristianos, por lo que fue martirizado, decapitado. Pronto se convirtió en objeto de veneración como mártir. Y no tardaron en aparecer múltiples historias fantásticas ligadas a su figura. El culto a Sant Jordi se extendió con mucha rapidez a todos los países catalanes durante la Edad Media, aunque en el siglo VIII existía ya esta devoción. Es el patrón oficial de Cataluña desde el año 1456. 

Los orígenes de la fiesta se remontan al siglo XV, cuando ya se organizaba en Barcelona una feria de rosas con motivo de Sant Jordi. La costumbre era que acudieran novios, prometidos o matrimonios jóvenes, por lo que todo parece apuntar a que la costumbre de regalar una rosa tiene origen en esta fiesta, celebrada en el Palacio de la Generalitat.

Por otro lado, el origen de la tradición asociada al libro parece tener su principio en los años 20 del pasado siglo, cuando un escritor valenciano llamado Vicent Clavel i Andrés, entonces director de la editorial Cervantes, propuso a la cámara oficial del libro de Barcelona, así como al gremio de editores y libreros, organizar una fiesta para promover el libro en Cataluña. Fue en 1929 cuando los libreros se organizaron para salir a la calle y montar puestecillos varios en los que poder presentar sus novedades.

Actividades organizadas en el día de Sant Jordi

Actualmente, Sant Jordi es un día para la celebración y la cultura. No importa si se visita en pareja o en familia, las actividades y oportunidades que ofrece la ciudad a lo largo de la jornada son variadas y apetecibles, pensadas para conquistar a románticos, lectores empedernidos. Y una buena oportunidad para promover las actividades al aire libre con los más pequeños, que verán diversión y lectura como compañeros de viaje. Si el día se planifica con buena información y con tiempo, habrá espacio para todo: para el turismo, para el amor, para disfrutar de los libros y las visitas culturales en una misma fiesta….

Fachada de la Pedrera, edifico de Gaudí muy visitado en Barcelona
Fachada de la Pedrera, edifico de Gaudí en el Paseo de Gracia, visita obligada en Barcelona

Además de visitar los puestos de libros, intentar que un autor firme su obra o regalar una rosa como signo de amor o cariño, hay otras actividades y tradiciones menos conocidas que es posible disfrutar en Sant Jordi.

Un ejemplo es visitar el Ateneo Barcelonés, que ese día abre sus puertas al público para mostrar sus espacios llenos de historia y literatura. Tiene especial relevancia su campaña “per Sant Jordi, salveu un libre“, pensada para la que los lectores pueden apadrinar un libro y recaudar fondos para la restauración de los ejemplares centenarios.

Además, la jornada ofrece concursos de fotografía,  conciertos y lecturas en voz alta. Por último, pueden visitarse los rosales del Parque de Cervantes, con más de diez mil ejemplares de esta planta y ¡doscientas cuarenta y cinco variedades de rosas!. Para los más clásicos el Ayuntamiento de Barcelona también abre sus puertas. Las Ramblas o el Paseo de Gracia son itinerarios casi casi obligados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *