Lo imprescindible de Salamanca, la ciudad del saber

Empieza el curso y con ese motivo, dedico un post a una de las ciudades españolas más unidas a la vida de los estudiantes: Salamanca. Más de 50.000 universitarios se forman año tras año en las aulas centenarias de una institución académica de prestigio, la más antigua de España. Entre ellos muchos extranjeros que llegan atraídos no sólo por la tradición, solera y prestigio de “la ciudad del saber”. También por el buen ambiente y la tranquilidad de una urbe monumental que bien merece una visita. 

Panorámica de Salamanca
Panorámica de Salamanca

Llegamos a esta capital siguiendo el curso del Tormes, río literario por excelencia y en cuyas orillas habitó el astuto Lazarillo. Uno de los personajes mas pícaros y famosos de la literatura española y sin duda uno de los emblemas de Salamanca. Honor que el astuto y humilde Lázaro González comparte con las dos catedrales: la vieja, de origen románico, que data de 1140; y la nueva, con elementos góticos, renacentistas y barrocos, cuyas obras se iniciaron en  1513.

Salamanca fachada catedral y flores
Fachada de la catedral nueva de Salamanca

La Plaza Mayor y la rana

Con la sobrecogedora Plaza Mayor, obra de Alberto Churriguera, con más de 250 años de historia y catalogada por muchos como la más bella de España.

Salamanca Plaza Mayor bicicleta
La Plaza Mayor nació como lugar donde se celebraban los mercados

Y por supuesto, con la famosa rana que posa sobre una calavera y que todo el mundo busca en la plateresca fachada de la Universidad ¡la más antigua de España y una de las más antiguas del mundo!

La Casa de las Conchas es una de las joyas de la arquitectura civil
La Casa de las Conchas es una de las joyas de la arquitectura civil

Pero hay mucho más. Las catedrales y la literatura conviven con otros muchos edificios históricos, añejos y excelentemente conservados: la casa de las Conchas (construido en años de los Reyes Católicos con más de 300 vieiras en su fachada como prueba de que el edificio pertenecía a la Orden de Santiago); la iglesia de la Clerecía, el Puente Romano….

Salamanca destaca por el color miel de sus fachadas
Salamanca destaca por el color miel de sus fachadas

Llama la atención además de la monumentalidad arquitectónica, la armonía. Fíjate que gran parte de las fachadas son de piedra color miel. Basta dar un pequeño paseo para tener claro que estamos ante uno de los conjuntos monumentales mas densos y mejor conservados de Europa.

Salamanca señor de las cestas
Vendedor de cestas de minbre en el centro de Salamanca

Pero lo mejor de Salamanca no es su sólo su riqueza patrimonial. Lo que más conquista es que todo este gran museo al aire libre está muy vivo.  Para comprobarlo, basta sentarse en la a todas horas bulliciosa Plaza Mayor, siempre llena de gente, y ¡ojo! no son todos turistas. Los locales también disfrutan de su preciado tesoro.

Salamanca terrazas
La Plaza Mayor está llena de terrazas

Bajo estos arcos conviven el arte centenario de estilo barroco con la vitalidad y modernidad de los estudiantes que suelen quedar por esta para tomar un vino y charlar animadamente. Y cuando digo estudiantes me refiero a miles de jóvenes. A más de ¡cincuenta mil universitarios! que viven aquí de octubre a junio, entre ellos muchos extranjeros que llegan a Salamanca atraídos no sólo por la tradición, solera y prestigio de una institución académica centenaria antes conocida como “la ciudad del saber”.

Salamanca literaria

También influye el buen español que dicen hablan los salmantinos. Y muy importante, la buena fama de una ciudad literaria, provinciana pero cosmopolita a la vez. Tranquila, elegante, armónica. Segura pero animada. Sin duda un ejemplo de lo que debe ser una urbe Patrimonio (así catalogada por la Unesco) de las de verdad. Salamanca es un modelo a imitar. Y además ¡peatonal! Todo el centro histórico puede recorrerse a pie. Un lujo.

Salamanca, ciudad ideal para el paseo
Salamanca, ciudad ideal para el paseo

Tras ese primer vino en la plaza mayor, toca parar en una taberna cualquiera de las de la Rúa Mayor, una de las arterias más transitadas y tomar algo acompañado de una abundante ración de jamón ibérico de Guijuelo. Sí. Salamanca se ubica en un área geográfica famosa por la cría del cerdo ibérico, sin duda el producto mas sobresaliente de la gastronomía de la zona.

Salamanca jamoneria
Salamanca jamoneria

Cuando llega el atardecer, el mejor lugar que se me ocurre desde donde contemplar cómo el sol se oculta y el cielo juega con los tonos azules y rojizos es el Parador, estratégicamente situado en el único alto que hay a las afueras de Salamanca. Alojamiento recomendado no tanto por su valor artístico (es de los pocos establecimientos de la cadena que no se aloja en un edificio histórico) sino por su ubicación. Despertarse con una panorámica de la catedral justo en frente es una maravilla. Saludar y despedir la jornada desde este mirador es otra de las experiencias imprescindibles de la ciudad.

Vistas del centro de Salamanca desde una habitación del Parador
Vistas del centro de Salamanca desde una habitación del Parador

¿Alguna propuesta más que debamos tener en cuenta a nuestro paso por la bella Salamanca?

2 pensamientos en “Lo imprescindible de Salamanca, la ciudad del saber”

  1. ¿Ciudad castellana? ¡Por favor! ¡Será del Reino de León! Personalmente, como salmantino, y aunque agradezca la promoción de nuestra “Roma la chica”, preferiría si es menester que se tratase a nuestra ciudad como lo que es en clave regional, leonesa. Y para muestra de ello un botón: la universidad de Salamanca fue fundada por un rey de León, Alfonso IX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *