Los viajes y la política: en busca del gris en Israel, Cuba y EE UU

Viajar ayuda a borrar tópicos. Al ver al ver el día a día  y la vida cotidiana de muchos países, a veces, la imagen del destino cambia. A mi viajar y ver las caras de las gentes, las actitudes de ciertas personas con las que he coincidido, escuchar otras opiniones… me ha servido para encontrar otro enfoque. A veces la imagen del destino antes idealizado ha caído en picado y en otras, ese destino aparentemente odiado ha subido mucho en el ranking.

Viajar ME HA AYUDADO A VER EL GRIS donde antes solo veía el blanco o el negro.

Y este es mi consejo.

Si NO TE GUSTA EE UU ni su imagen imperialista , no lo dudes, viaja cuanto antes a cualquier gran ciudad de ese país, a lo mejor cambias de opinión.

Si TE GUSTA EE UU y su imagen viaja a cualquier punto de ese país. A lo mejor tus ideas se matizan.

San Francisco, California, EE. UU.

Si ESTÁS EN CONTRA del régimen cubano, viaja cuando puedas a la isla. Puede que tus ideas se suavicen.

Si ESTÁS A FAVOR de la Revolución cubana vuela cuanto antes a La Habana y recorre el país. Probablemente volverás con otra imagen de la isla.

Imagen del Che en la plaza de la Revolución de La Habana

Si ESTÁS EN CONTRA  de la política de Israel viaja cuando puedas a Jerusalén, o a Tel Aviv… Seguro que te sorprendes.

Si ESTÁS A FAVOR de la política israelí, vete, si puedes, a Israel. Quizás descubras otro punto de vista.

Si NO TE GUSTAN los países árabes, vete sin dudarlo a Marruecos, o a Egipto, o a Jordania… seguro que descubres su encanto.

Si TE GUSTAN los países árabes viaja sin dudarlo a Marruecos, Egipto, a Jordania… probablemente captarás otros aspectos desconocidos.

campamento en el desierto de Wadi Run, Jordania

También pude ocurrir lo contrario. Puede que el viaje en vez de cambiar la imagen que tienes del destino te ayude a radicalizarla.

Entonces volverás siendo más pro-americano y pondrías una bandera de EE.UU en el salón de tu casa.

O mas pro-cubano, y pondrás una bandera del régimen en en salón de tu casa.

O más anti israelí, y pondrás una bandera de Palestina en el salón de tu casa.

Pero creo que ese no debe ser el objetivo de un viaje. Y creo firmemente que SI VIAJÁSEMOS MÁS seríamos MUCHO menos radicales en muchas de nuestras opiniones. Más tolerantes. Sabríamos matizar mejor.

Y si no ocurre eso. Y si en el viaje, como dije antes, el gris no asoma y la experiencia vivida ayuda confirmar la imagen previa del destino, también me parece bien. Creo que para opinar con seguridad es fundamental conocer bien el lugar del que se habla. O el lugar que se critica. Opinar con conocimiento de causa y basándose en experiencias vividas es mucho más aceptable.  Así sí.

6 pensamientos en “Los viajes y la política: en busca del gris en Israel, Cuba y EE UU”

  1. Viajar es bueno, no lo voy a negar, nos da conocimiento de las cosas, aunque voy a poner el punto discordante. En ocasiones no tenemos que viajar para saber dónde está la estupidez, la ignorancia, la maldad, el abuso, el despotismo, el terrorismo y todos los demás ismos. No puedo hablar muy mal de los israelíes, salvo cuando le tiran fósforo ardiendo a las casas palestinas, pero no necesito viajar para saber que los palestinos agreden y les tiran cohetes a la población civil israelita. Puedo hablar muy mal del régimen de Corea del Norte pueden ver un artículo mío en Thecubanhouses.com , una especie de régimen feudal absolutamente despótico que no quieren saber lo que es la democracia porque a sus líderes no le conviene. Algo muy parecido a lo que ocurre en mi país: Cuba, donde un conjunto de déspotas secuestro a una revolución y luego a base de terror acabaron con los derechos cívicos, aquellos que irónicamente estaban defendiendo cuando comenzaron la lucha. Aquello de: Napoleón que lucha contra los nobles y burgueses y luego se convierte en Emperador. Irónico, muy irónico.

    De los norteamericanos no puedo hablar muy mal porque miles de cubanos arriesgan la vida para cruzar hacia allí y no viran. No puedo hablar muy mal salvo: cuando tiran bombas atómicas e incineran a miles de japoneses, apoyan dictaduras sangrientas en América Latina, hacen guerras por petróleo diciendo que van a encontrar armas de destrucción masivas y estas armas no aparecen y apoyan a terroristas para derrocar regímenes como el de Siria y luego estos terroristas se convierten en una amenaza mundial.

    Pues bien Sr. NaniArenas, sí, me gusta el blanco y negro, yo veo el mundo en blanco y negro, me gustaría viajar todo el mundo, pero lo seguiría viendo en blanco y negro: La democracia, la justicia, la dignidad humana, la ética, la dignidad, en fin la humanidad, NO ES GRIS, ES EN BLANCO Y NEGRO.

    Lillian R

  2. Yo también creo que tienes razón, ningún pais es tan malo ni tan bueno como nos lo pintan , ya que los paises lo forman las personas y esos maravillosos paisajes y como en todos sitios te encuentras de todo

  3. Cuanta razón tienes Nani, a veces, ni siquiera hace falta ir tan lejos para ver el gris, a veces con hablar con ese vecino que casi nunca cruzas ni una palabra en el ascensor, ya es suficiente para ver el gris.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *