Nada sigue igual en Oviedo

Estrenar el año en una ciudad distinta es una sensacion extraña.
Pasear por otras calles, ver escaparates distintos, caras nuevas, cafeterías abarrotadas de gente, es agradable.

Y comodo.

Si. Oviedo, cuyas calles centrales son casi todas peatonales es una ciudad ideal para el paseo tranquilo, especialmente si se camina con tres ninos a cuestas.

Pero lo mejor es que aunque para mi, esta es una urbe donde todo me resulta muy familiar, he de reconocer que cada vez que vengo descubro algo nuevo.

Oviedo2008 031

Booking.com

Lo normal es pensar que en este tipo de ciudades de provincias, donde todo el mundo se conoce, la vida “sigue igual” (eso decía una cancion de Julio Iglesias ¿no?), inmovil, desde hace décadas. Pero no. Hasta las ciudades de provincias cambian de año a año. Son movimientos muy sutiles, pero los de fuera los apreciamos mucho pues en muchas ocasiones los recuerdos no coindiden con lo que se vea: tiendas de siempre que han cerrado, cafeterías nuevas, un restaurante q se ha puesto de moda, un punto de encuentro distinto para tomar el vermut (costumbre maravillosa que en Oviedo pervive)…

Esa misma sensacion la tendran los gallegos que retornen en estas fechas a sus ciudades natales. Aparentemente todo sigue igual pero en realidad las ciudades y las personas cambian. Nada permanece.

La culpa la tiene el tiempo que no se para. Al viajar a los lugares conocidos uno aprecia mas la velocidad del reloj. Los deterioros y renacimientos de las ciudades.

El caso es que se viaje a donde se viaje la sorpresa esta asegurada.

2 pensamientos en “Nada sigue igual en Oviedo”

  1. Nani,
    gorroneando wifi turca para mandarte este mail.
    Después de haber celebrado el fin de año con lentejas en el Trastevere, en Londres con opera y cena en el Royal Opera House o fíjate tú, casándonos… llegamos a Estambul y sí q nos quedamos con cara de pez.
    Cientos de personas en la plaza Taksim, esperando ansiosos, un frío del demonio… para ver cuatro fuegos artificiales ¡¡¡
    Una hora después ya empezamos a sugestionarnos ante tanta policía, tanto grito y sobre todo en mi caso, tan poca mujer.
    En cualquie caso, aunque sólo sea por haber empezado el año ” renovada ” después del peeling despellejador del hamam, ya vale la pena.
    Por no hablar de aya sofía, la mezquita azul, los bazares, topkapi, el nargile etc etc etc etc.
    por cierto, habemus iman .
    besos

  2. Hola Nani,

    no hace falta ir a una ciudad diferente.Yo vivo a las afueras de una ciudad gallega y cada vez que voy al “centro” descubro algo nuevo!!Creo que todo cambia cada vez mas rápido y estar al dia de todo se esta convirtiendo en “mision imposible”.
    Bueno, en el fondo es divertido, siempre tienes cosa diferentes que ver,pero,como tu dices,que bien que todavia se conserven algunas pequeñas tradiciones que te hacen recordar los buenos momentos del pasado!!

    besos.Susana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *