Nápoles Ciudad caótica cuna del Belén donde siempre es Navidad

No tiene buena fama. Hasta los propios italianos pregonan que Nápoles es caótica, desordenada, poco cuidada… y es cierto. Pero es justo en ese jaleo donde reside su encanto. No es Nápoles destino para amantes de las ciudades preciosistas. En esta urbe del sur de Italia no hay reglas. La capacidad de sorpresa debe estar activa desde el primer momento en el que uno pisa estas calles de adoquines milenarios en cuyas entrañas se esconden algunos de los tesoros artísticos más preciados de Italia. Entre ellos las famosas natividades napolitanas. No es una exageración decir que Nápoles es la capital de la Navidad. Os lo demuestro.

Panorámica de Nápoles con el Vesubio al fondo
Panorámica de Nápoles con la silueta del volcán Vesubio al fondo

En Navidad es rara la casa española en la que no se pone un Belén, más o menos elaborado. Costumbre ya centenaria cuyo origen tenemos que buscarlo en la ciudad italiana de Nápoles donde se representó el misterio del nacimiento de Cristo por primera vez allá por el siglo XV. Aquel primer belén creado con figuras de barro marcó el comienzo de una tradición a la que se sumaron grandes artistas y que poco a poco fue creciendo, en su perfección y en monumentalidad. Primero fueron las iglesias y monasterios los que incorporaron estas colosales creaciones, pero pronto la realeza, los aristócratas y nobles se apuntaron a esa moda.

El belén de figuras napolitanas

Los grandes belenes dieron paso a otros  formado por las ya conocidas figuras tradicionales napolitanas, más pequeñas, de unos 40, 50 centimétros. Con la cara, manos y pies de barro o porcelana y el cuerpo de cuerda y alambre, lo cual les da movilidad. Llama la atención especialmente el elaborado vestuario y la riqueza de las telas y ornamentos.

Belen antiguo con figuras de barro que se conserva en la Cartuja de San Martino en Nápoles
Belén antiguo con figuras de barro que se conserva en la Cartuja de San Martino en Nápoles

Cada año se incorporaban nuevas figuras, más elaboradas, más preciosistas. Algunas incluso creadas por los más grandes maestros de la época. Y supersticiones y simbolismos. Cabe recordar la frase de un estudioso napolitano llamado Roberto de Simone quien dijo que “la Vavidad es un tiempo en el que dios y el demonio conviven”. Frase que se hace cierta en los belenes napolitanos donde, en muchas escenas, y objetos que no son solo decorativos. Por ejemplo los puentes, en referencia a la leyenda europea que dice que el satanás construyó puentes en muchas ciudades en una sola noche. Fuentes y manantiales, en alusión al anunciamiento del ángel Gabriel a la Virgen María. O un cazador y un pescador, un homenaje a las dos profesiones más antiguas del mundo.

Natividad del convento de Santa Clara en Nápoles
Natividad del convento de Santa Clara en Nápoles

Las natividades en España

Fue el rey español Carlos III de España (también conocido como Carlos VII de Nápoles y Sicilia) quien bajo su reinado descubrió este arte, y lo exportó a la península ibérica. Para ello encargó sus propias piezas a la Real Manufactura de porcelana de Capodimonte de Nápoles y poco a poco fue aumentando la colección.

Para ello se trajo a Madrid escultores y artistas quienes diseñaban los vestidos, la decoración bajo la mirada de la reina María Amalia de Sajonia. Y recreaban el Belén en su palacio. Todas esas figuras aún se conservan y se exhiben todos los años en Navidad en el Palacio Real de Madrid. Los aristócratas españoles, prendados ante tal belleza, pronto imitaron al monarca. La moda se extendió como la pólvora no sólo por toda España, también por América. Corría mediados del siglo XVIII y tener un gran belén en casa era símbolo de prestigio.

La navidad en las calles de Nápoles

Han pasado los años y en Nápoles esa afición sigue muy viva. Rara es la iglesia o monumento que no conserva un Belén histórico, todos a cual más hermoso. Su contemplación además de mostrarnos el matiz religioso ha permitido el estudio de diferentes épocas pues las representaciones eran siempre un reflejo fiel de la vida en las calles de la ciudad. Da igual la época del año en la que viajes a este caótico destino escondido en el sur de Italia. La visita a las distintas natividades es obligada.

La calle Gregorio Armeno, famosa por las tiendas de belenes
La calle Gregorio Armeno, famosa por las tiendas de belenes

Esa tradición no sólo se percibe en los monumentos. También en la calles. Llegues a Nápoles en la época que llegues, te encontrarás tiendas, talleres, puestecillos callejeros con la Navidad como protagonista. Especialmente en la calle San Gregorio Armeno, en el centro histórico, lugar de paso obligado para napolitanos y visitantes y donde encontrarás tiendas y talleres dedicados todo el año a la creación de objetos para la construcción de belenes.

Famosos convertidos en figuras de Belén en un puesto de Nápoles
Famosos convertidos en figuras de Belén en un puesto de Nápoles

Pero es Navidad cuando todo brilla con un tono especial. A partir de noviembre, esta calle se llena también de puestos donde comprar todo tipo de figuritas decorativas para el Belén, para el árbol de Navidad. Y ¡ojo! No siempre con tintes religiosos. ¿Quieres una figura de Donald Trump para decorar tu nacimiento? ¿O prefieres a Berlusconi? O quizá te guste más hacer un Belén con jugadores de fútbol ¿qué tal si pones al mismísimo Maradona (un dios para los napolitanos) al lado de los Reyes Magos? ¿Ponemos un poco de glamour si ponemos a Sofía Loren adorando al niño? ¿Y qué tal Prince cantando un villancico?

El pizzaiolo, figura típica en los belenes italianos
El pizzaiolo, figura típica en los belenes italianos

Como estamos en Italia, un personaje que no falta en los belenes: el “pizzaiolo“, un “cocinero de pizzas”. Un clásico especialmente en Nápoles la ciudad que también presume por ser la cuna de la pizza.

Cartas del tarot napolitano
Cartas del tarot napolitano

Además de personajes curiosos en estos puestos también encontrarás todo tipo de reclamos para turistas y objetos esotéricos como cartas del tarot, amuletos… lo sagrado y lo profano conviven en armonía en este laberinto de callejuelas por donde día pasan miles de personas. Bullicio de gente, también de motos ruidosas que pitan a su paso entre los estrechos puestecillos, coches, música de villancicos que sale de uno y otro puesto y por supuesto, olores.

Tienda de pasta y especialidades italianas
Tienda de pasta y especialidades italianas

Los dulces napolitanos

En esta calle hay también muchas tiendas de comida. De pasta y productos italianos, puestos de pizza y muy importante para un napolitano. Pastelerías donde comprar dulces de variados. El napolitano es goloso y en San Gregorio Armeno se siente ese aroma dulzón. Hay un dicho local que dice: “¡La vita é troppo amara, dobbiamos addolcirla!” que significa que la vida es demasiado amarga, y hace falta ponerle un poco de azúcar…

La sfogliatella riccia lleva queso ricota en su interior
La sfogliatella riccia lleva queso ricota en su interior

La oferta es amplia y deliciosa. No te vayas sin probar una sfogliatella riccia, rellena  queso ricota. Una la pastiera, tarta con ricota y trigo que encontrarás por todas partes. O un babá, con masa remojada en licor y lemoncello.  Resumiendo, San Gregorio Armeno es algo más que una calle donde comprar figuritas. Es un espectáculo donde reina la esencia de Nápoles.

Nápoles es famosa por su repostería
Nápoles es famosa por su repostería

Talleres de pesebres y figuras de Navidad

Durante el recorrido, seguro encontrarás muchas tiendas que te llamen la atención, pero por favor, no dejes de entrar en la tienda taller de Ulderico Pinfildi. 

Tienda taller de figuras de belén en Nápoles
Tienda taller de figuras de belén en Nápoles

En la parte de atrás podrás ver cómo se trabajan estas elaboradas figuritas, y si te animas a comprar una recuerda que tardan días en hacer cada una.

Ulderico Pinfildi hace figuras de Navidad a mano
Ulderico Pinfildi hace figuras de Navidad a mano

También merece la pena detenerse en el callejón donde se concentran los creadores de pesebres, oficio que pasa de familia en familia, de padres a hijos. Olvídate del clásico establo austero típico de una familia pobre que pasa la noche con una mula y un buey. No. En Nápoles la Virgen María y San José duermen en ostentosos palacios de corcho y madera, obras de arte preciosistas cuya elaboración puede llevar semanas o hasta meses y que dejan boquiabierto a quien las contempla.

Típico pesebre napolitano
Típico pesebre napolitano

Por tanto, si quieres tener un gran Belén estilo napolitano en tu casa es importante que seas previsor. Y cuanto antes hagas el encargo mejor. Probablemente la Navidad sea la peor fecha para comprarte uno.

En Nápoles quedan muchos artesanos que hacen pesebres
En Nápoles quedan muchos artesanos que hacen pesebres

Natividades históricas en Nápoles

Por supuesto, no puedo cerrar este post sin mencionar alguna de las natividades históricas más famosas de la ciudad. Una de las más impactantes la encontrarás aquí mismo, en el centro. Escondida en uno de los recovecos del bello convento de Santa Clara.

Detalle de los azulejos de majorica del claustro del convento sde santa Clara de Nápoles
Detalle de los azulejos de majorica del claustro del convento sde santa Clara de Nápoles

Ponemos rumbo al punto más alto de la ciudad, ala colina del Vomero donde reina la Cartuja de San Martino, al lado del castillo de San Elmo. Uno de los tesoros artísticos más grandes de Nápoles, y una de las obras maestras del barroco local. Podría hablar horas de este viejo convento, pero ahora solo quiero detenerme en dos detalles que tienen que ver con el tema del post.

Detalle de los frescos de la cartuja de San Martino
Detalle de los frescos de la cartuja de San Martino

Nada más entrar, ya vemos una natividad, y es mi favorita. En realidad es una escena del Nápoles del siglo XVIII preciosista y rica en pequeños detalles curiosos. El comerciante que vende todo tipo de objetos, el artista que curiosamente reproduce una cuadro de un sultán que existe.  Y una escena en la que se ve la cara más picaresca de la ciudad. La representación de una técnica de asalto callejero, utilizada por los ladronzuelos de la época para robar y que consisitia en colocar una cuerda en la que la víctima tropezaba, y aprovechando la caída se cometía el asalto.

Detalle de un robo en una natividad napolitana
Detalle de un robo en una natividad napolitana

O la mujer entregando un bebé en el hospicio. Una institución que aún existe en Italia y donde las madres que han dado a luz un niño no deseado pueden depositar a su pequeño. Nada más soltarlo en la trampilla, una campana avisa que hay un bebé para que las encargadas puedan recogerlo con inmediatez.

Madre napolitana entregando su bebé al hospicio
Madre napolitana entregando su bebé al hospicio

También en la cartuja encontramos un misterio de los más antiguos, con grandes figuras de madera. Y el más famoso, el llamado Presepio Cuciniello, con sus más de 800 figuras y que presume por ser el más bonito de Nápoles.

El Presepe Cuciniello se montó en el año 1879
El Presepe Cuciniello se montó en el año 1879

¿Cuál es tu natividad napolitana favorita? ¿Has estado en esta ciudad en Navidad? ¿Algún consejo que añadir?

Quiero agradecer a Aeropuerto de Napoli su apoyo para descubrir esta bella ciudad italiana y su iniciativa en el proyecto #NaplesToday nacido con el fin de dar a conocer las curiosidades de Nápoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *