Qué se puede hacer en Oviedo un fin de semana

Iglesia prerrománica de San Miguel de Lillo
Iglesia prerrománica de San Miguel de Lillo

Hay que reconocer que Oviedo es una ciudad que conquista. Sus calles peatonales son cómodas para el paseo. Hay terrazas por todas partes donde tomar algo y sentarse a contemplar a los paseantes, al estilo parisino. En la zona de los vinos, o sea, las calles Campoamor y Manuel Pedregal (justo en frente de la estación de la Renfe) cada vez abren más bares a cual más chulo. Y tomarse un vinito con unas tostas a última hora de la tarde encualquiera de estas vinotecas es un placer.

Pero sin duda, lo mejor de Oviedo es su repostería: atentos los golosos a los bombones de Peñalba o de Ovetus, o a los carbayones y croisanes de Camilo de Blas, a las moscovitas de Rialto (y a sus tortitas para quienes se animen a asentarse a tomarse un café en esta confitería) o al peñasanta de Santa Cristina. Tengo amigos que sufren cada vez que va a Oviedo pues, de verdad, durante su estancia en la capital del Principado engordan un par de kilos.

Asturias confiteria camilo de blas oviedo baja
El interior de la confitería Camilo de Blas se conserva como antaño

Si, en Oviedo (y en Asturias en general) se come muy bien.Y eso es una de los aspectos que más valoran quienes se dejan ver por allí. Pero hay otra cosa que llama la atención a los visitantes: la limpieza. Y la verdad es que la limpieza de Oviedo es digna de destacar.

Cuando se comenta este aspecto con algún oventese siempre se cuenta, con orgullo que la ciudad ha ganado no se cuantas escobas de oro y de plata y hasta de platino, un galardón que se otorga a las ciudades más limpias de España. Y la capital del Principado es una de las primeras siempre en la lista de las ciudades de más limpias de la OCU. Vale, también hay quejas, por supuesto, de lugareños que protestan porque esta limpieza cuesta muy cara a los ovetenses, o porque los barrios de la periferia no están tan relucientes… en fin. Tiene que haber de todo.

Limpia, buena gastronomía, ambiente provinciano y otra ventaja.  A mi, personalmente lo que más me gusta de Oviedo es que a pocos minutos del centro, uno pierde la sensación de estar en una zona urbana y se sumerge, casi de repente,en una zona rural. El Naranco, los merenderos de Ules, las Caldas (por cierto, no dejen de asomarse al nuevo balneario, Las caldas Villas Termal, un buen lugar donde alojarse y relajarse) y pueblecitos como Priorio, con su castillo… por todas estas zonas hay rutas señalizadas para hacer senderismo, merenderos donde tomar unas sidras al aire libre…

Son estas ideas varias de lo qué se puede hacer en Oviedo que quiero le lleguen a dos buenas amigas que me ha dicho que este mes quieren pasar unos días en la capital carbayona. Yo, como oventense, se lo recomiendo. Por lo que he podido ver y oír en los últimos años, Oviedo en general es una ciudad que gusta mucho a los viajeros. Por favor, cuando regreséis a casa no dejéis de contarme qué tal vuestra experiencia en Oviedín.

11 pensamientos en “Qué se puede hacer en Oviedo un fin de semana”

  1. Hola, soy Susana de http://www.balneaeriosasturias.eu y queria comentarte que es muy interesante la información del post, seguro que a los de fuera les ayuda a decidirse a conocer nuestra tierra por lo bien que lo cuentas. Solo comentarte que además de las Caldas, si queremos dar un toque especial a nuestra escapada, y relajarnos en un espectacular spa, después de recorrernos la zona, tenemos unos cuantos hoteles espectaculares, como el Hotel Maria Manuela, el Hotel la Hacienda de don Juan, el Hotel Zen Balagares, ……. Muchas gracias.

  2. Hola nani, me da mucho placer leer tu blog,
    Tengo uno en sus incios y hoy visité el tuyo para ver algunas recomendaciones para Oviedo ya que estaré ahí el próximo mes.
    Saludos,

  3. No dejéis de visitar el CONCEJO DE LENA, SANTA CRISTINA DE LENA (prerrománico asturiano ,ubicada en un marco incomparable, escenario de la película EL ABUELO), y la capital del concejo POLA DE LENA, con sus sidrerías, sus pastas de SANTA CRISTINA, el VALLE DEL HUERNA, la gastronomía y el paisaje incomparable.

  4. Cher Viajera ,
    una vez más, he oído tus sabios consejos y nos hemos escapado el fin de semana a Oviedín.

    Caso te hicimos con las moscovitas de Rialto ( y las princesitas, qué bueno ¡¡¡ ) y los bombones de Peñalba.
    También con la sidrina y la fabadita en el Fontán. Ambientazo de San Mateo, bailes y gaitas por todas partes … muy divertido.

    Y por supuesto, Las Caldas.
    Impagable esa llegada al balneario cuando descubres que no hay cobertura ¡¡¡ Puede pedir algo más una madre de familia numerosa que un fin de semana con su chico en este fantástico balneario ( genial la ruta del club termal, con sus fantásticas paredes de gresite y toda la parte del siglo XVIII del edificio muy bien conservada y mostrada ), sin cobertura, con el paseo por el río, el aperitivo en la terraza, la boda de unos amigos y … que no haya cobertura ?

    Pues lo dicho, que El Balneario de Las Caldas merece ser recomendado vivamente.
    El personal es atentísimo, hay la opción de escoger habitación moderna o clásica, el balneario es una pasada y el entorno inmejorable.

    Volveremos, espero.

  5. HOLA Nani!!. He descubierto hace poco tu blog, y me parece muy interesante. Me he convertido en apasionado viajero, y después de mi último viaje, a Edimburgo, ciudad preciosa donde las haya, y buscando por internet sobre la ciudad escocesa, te encontré, y he guardado tu web entre las favoritas. Ya veo que sigues haciendo patria chica y recomendando visitar Oviedo, me parece estupendo. Un saludo.

  6. Ay Oviedo, Oviedo…¡cómo te añoro!
    Apenas he estado allí un par de días pero he vuelto a mi orilla mediterránea con el firme propósito de regresar con tiempo y calma a tierras asturianas.
    Oviedo me ha parecido una ciudad preciosa pero, sobre todo, acogedora, limpia y elegante. Muy “vivible”. Sus gentes, un prodigio de amabilidad; y su paisaje (estoy de acuerdo contigo Nani) entre urbano y rural envuelve al viajero hasta tal punto que, a veces, se cree asturiano. Ni siquiera la lluvia –que no cesó en nuestros días ovetenses– era molesta y a ello contribuía la amabilidad, la dulzura con la que me trataron en tiendas, museos o sidrerías…Preciosa la catedral, la Universidad vieja, la plaza del Fontán, el Museo de Bellas Artes…y la ciudad del XIX, tan “vetustamente” literaria… ¡HAY QUE IR A OVIEDO!. Me pregunto como yo, tan viajera, he podido tardar tanto en descubrirlo….

  7. Además de gastronomía, limpieza y demás, se podría añadir la seguridad. Es extraño el caso de alguien a quien le hayan robado en el coche o lo haya sufrido en sus propias carnes. Algún hurtillo en un bar de copas al bolso o ropa de l@s ensimismados festejantes, puede que haya. Pero tranquilidad absoluta.
    Para los que tengáis niños, es especialmente tranquilo por su centro, en gran parte peatonalizado.
    Por cierto, las gafas de la escultura de Woody Allen, no son un souvenir.

  8. Felicitaciones estimada Nani Arenas, por tu excelente y bellisima tu descripción que hacen que uno quiera viajar inmediatamnete a descubrir Oviedo. Ojala puedas visitar Paraguay, y San Ignacio Misones y te enamores un poquito de estos bellos atardeceres con su gente muy amable, encantadora y hospitalaria,con mucha paz y oxigeno muy puro de nuestros bosques virgenes y manantiales añun no contaminados, ademas te brindaremos todo nuestro amor y las delicias gastronomicas de nuestro Hotel Rural http://WWW.sanignaciocountryclub.com y pases unos dias maravillosos y descubras las bellisimos museos jesuiticos de San Ignacio y de Santa Maria de fe, tambien las cataratas del Iguazu y las represas hidroelectricas mas grandes del mundo que son ITAIPU y YACYRETA. besitos GusJhave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *