Imprescindibles de León: Catedral, San Isidoro, San Marcos, tapas en barrio Húmedo

Para mi León es una ciudad muy especial. Es la  provincia donde los asturianos bajamos a “secar” de la humedad de nuestra tierra. Y en esas excursiones habituales siempre había un hueco para pasar el día en la vieja capital del reino del mismo nombre. A donde podemos hacer visita, por ejemplo, para tomar un vino y una tapa en el barrio Húmedo, pequeño placer que en León se convierte en una fantástica experiencia gastronómica. Y como no, aprovechar la escapada para visitar la imponente catedral. O ¡alucinar! contemplando los frescos románicos de San Isidoro. ¿Me acompañáis?

Si hay un emblema de León que brilla esta es su superlativa catedral. Obra maestra de gótico. Uno de los grandes tesoros del patrimonio español. Un diamante cuya valor se multiplica ante las famosas vidrieras, ¡más de cien ventanales y tres rosetones! que crean un juego de luces de colores único en el mundo ¡Qué bello espectáculo! Su simple contemplación ya compensa la visita a esta ciudad, venga uno donde venga.

Catedral de León
Catedral de León

Aparte de la sinfonía de colores de las vidrieras, merece la pena entender un poco cual fue su razón de ser. Estos cristales de colores son en realidad un libro lleno de historias, leyendas y anécdotas que siglos después siguen conquistando a todo aquel dispuesto a entender ese lenguaje.

Vidrieras de la catedral de León
Vidrieras de la catedral de León

Fíjate por ejemplo que las vidrieras de la izquierda son más frías y representan personajes del Antiguo Testamento: Adán y Eva, el diluvio y el arca de Noé, Moisés o Sansón…

Sin embargo, a medida que nos movemos hacia la derecha, los colores se vuelven más cálidos y el protagonismo a los personajes del Nuevo Testamento: mártires, apóstoles, Virgen… y hasta personajes misteriosos como alquimistas, magos…

Cabe destacar la colosal obra realizada para proteger las vidrieras incorporando cristales protectores los cuales no sólo las aíslan de las inclemencias del tiempo y de posibles roturas. También ayudan a mantenerlas limpias, tanto que desde que se acometió esta gran obra brillan más que nunca.

Booking.com

Otro apunte interesante. Al contrario de lo que se cree, las vidrieras se ven mejor los días nublados pues el reflejo del sol ciega el color de los cristales.

Detalle de vidrieras de la catedral
Detalle de vidrieras de la catedral

También puedes leerlas de arriba abajo. Cerca del suelo, vemos ante todo plantas y animales, pero a medida que subimos hacia el cielo, aparecen ya figuras humanas, y en la parte más alta, reyes, obispos… Cada uno en su sitio, como mandan las jerarquías.

Interior de la catedral de León
Interior de la catedral de León

Las vidrieras son impresionantes pero el templo que las acoge no es para menos. De origen románico, la catedral original se levantó sobre un palacio allá por el siglo X. Sobre esta se construyó un segundo templo, por deseo de doña Urraca, que se consagró en 1973. Y fue el último rey de León, Alfonso IX, quien ordenó la construcción de un tercer templo, cuyas obras comenzaron en 1205 y finalizaron a finales del siglo XV.

La leyenda del topo de la catedral de León

¿Mucho tiempo? Si, la obra fue larga y cuenta la leyenda que la culpa de tal demora la tuvo un topo travieso que se dedicaba a destruir por la noche el trabajo avanzado durante el día. Los canteros la catedral, muy enfadados por las travesuras de aquel “ser maligno” lograron atraparlo una noche y se dice que los restos del travieso animal aún se pueden contemplar en la puerta de San Juan.

En realidad, la historia es una metáfora que ilustra la debilidad de un templo con grandes problemas arquitectónicos estructurales, y que incluso estuvo a punto de derrumbarse en el siglo XIX.

roseton catedral leon nani arenas blog

Esta es una de las muchas leyendas que acoge la gótica catedral. Merece la pena hacer una visita guiada en la que se muestran más curiosidades de un templo cargado de magia. Entre ellas, la representación del terrible infierno en el portón principal.

¡BUENA IDEA!
León es una ciudad llena de misterios. En este post cuento algunos pero hay muchos más. Si te interesa este aspecto de la ciudad no dejes de hacer una visita guiada con el León más enigmático como protagonista.

El Santo Grial de San Isidoro

Seguimos el paseo en busca de los tesoros de León y hay otro lugar digno de ocupar los primeros puestos de la lista de imprescindibles.  Imposible visitar esta capital castellana sin entrar a La Real Colegiata de San Isidoro, famosa, entre otras cosas por sus frescos románicos en excelente estado de conservación.  Sirva como referencia que la llaman la “capilla Sixtina del románico”. Y  el pantocrátor, la pintura principal del conjunto,  presume por ser uno de los ejemplos de este arte más sobresalientes de Europa. (está prohibido fotografiarlos).

Fachada de la Colegiata de San isidoro
Fachada de la Colegiata de San isidoro

También cabe destacar que en este lugar se esconde una de las curiosidades que al menos a mi más me llamó la atención durante mi visita.  En una urna se muestra a los visitantes el cáliz de doña Urraca. Una pieza curiosa que en los últimos años ha adquirido mucha importancia pues son ya muchos los historiadores que aseguran que en realidad es el Santo Grial ornamentado por orden aquella reina.

Reproducción del Santo Grial a la venta en una tienda en León
Reproducción del Santo Grial a la venta en una tienda en León
¡BUENA IDEA!
La Real Colegiata de San Isidoro acoge también un hotel lleno de historia y muy bien valorado por sus huespedes. Sin duda uno de los alojamientos recomendados si piensas dormir en León. Reserva ya mismo desde este enlace.

Dormir en San Marcos, un parador de lujo

Hay en León otra maravilla arquitectónica que rebosa misterio. El viejo Hostal San Marcos, antes hospicio, convento y ¡hasta cárcel! Hoy reconvertido en un hotel de lujo que presume por ser  uno de los buques insignia de la cadena paradores  (¡¡ojo!!, está previsto su próximo cierre para acometer obras de rehabilitación).

Claustro del parador de León
Claustro del parador de León

Destaca del Hostal San Marcos su  fachada de filigrana de piedra, una reliquia del siglo XII reconstruido en el XVIII.

Claustro del Hostal San Marcos
Claustro del Hostal San Marcos

Su claustro de arcos góticos o contemplar los artesonados de madera de la sala capitular no dejan  a nadie indiferente.

Fachada del Hostal San Marcos
Fachada del Hostal San Marcos

Muchos personajes históricos han pasado por este lugar pero uno dejó una huella especial: Quevedo. Cuatro años pasó aquí encerrado el autor de El Buscón, nombre que da nombre a la suite que le rinde homenaje, la 363, y donde uno puede dormir con la historia.

Nunca he dormido en este parador pero si algún día lo hago intentaré que sea en esa habitación ¡y prometo contar qué se siente!.

Entrada del parador Hostal San Marcos
Entrada del parador Hostal San Marcos

El secreto del MUSAC

Cerca del Parador hay otra visita obligada aunque muy distinta. Los aficionados el arte moderno tienen que acercarse al MUSAC, siglas que nombran al Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León.. Su colección permanente acoge más de 1.600 obras de 335 artistas castellano y leoneses, nacionales e internacionales, pero tiene muchas exposiciones temporales que cambian continuamente, con lo que merece la pena echarle un ojo a la agenda del museo para  ver que exhibición acoge en las fechas de la visita.

Fachada del MUSAC
Fachada del MUSAC

Y una curiosidad.  ¿Sabías que su colorista y alegre fachada, ganadora de algunos de los más importantes premios de arquitectura y diseño, es en realidad una “reinterpretación” de las vidrieras de la catedral?.

Paseo por el centro de León

Quizá la catedral, San Isidoro y San Marcos sean las dos referencias monumentales más famosas de León pero ¡hay mucho más!. Esta ciudad sorprende a cada paso.

Por ejemplo, la casa Botines es otra de esas estampas que uno se lleva en la retina cuando pasea por las calles del centro. Edificio, finalizado en 1894, nacido de la mente del arquitecto catalán Antonio Gaudí, donde la esencia medieval combina con las líneas del del modernismo. El resultado, un edificio digno de la vanguardia del momento, declarado Monumento Histórico en 1969.

Fachada de la casa Botines
Fachada de la casa Botines

El Palacio de Gaudí y sus vecinos, el renacentista Palacio de los Guzmanes y el Ayuntamiento dan la bienvenida a la calle de la Rúa, la entrada natural al  barrio Húmedo, un paraíso para los amantes de las buenas tapas.

Señal de las ciudades de los caminos de Sefarad.
Señal de las ciudades de los caminos de Sefarad.

Y curiosamente, ubicado en la vieja judería. Sí, León tiene un pasado judío importante y la ciudad pertenece a la ruta Sefarad. Hay señales repartidas por toda la ciudad que ubican al visitante.

Plaza del Grano, en el barrio Húmedo de León
Plaza del Grano, en el barrio Húmedo de León

Seguimos el paseo por calles como la del Cid, la plaza de Torres de Omaña, la de San Martín y la plaza del Grano, para muchos la más bonita de León.

La plaza de San Martín, corazón del barrio Húmedo de León
La plaza de San Martín, corazón del barrio Húmedo de León

De vinos por el barrio Húmedo

Buen lugar este donde sentarse a tomar una caña  con tapa, una de las costumbres más típicas de León. O ir de vinos por el barrio Húmedo es una experiencia gastronómica muy muy recomendable. ¡Marchando una de cecina, de morcilla, de picadillo, de mollejas, tortilla, patatas bravas, alioli, huevos con chorizo o picadillo, croquetas!… Cada bar tiene su propia tapa y la costumbre es que la sirvan gratuitamente con cada consumición.

Plaza del Grano, en el barrio Húmedo de León
Plaza del Grano, en el barrio Húmedo de León

Y más este año, pues la ciudad ha sido seleccionada como “Capital de la Gastronomía Española 2018“.  No se me ocurre mejor excusa para una escapada para disfrutar del buen comer y del buen producto de esta zona.

La oferta gastronómica de León es muy rica
La oferta gastronómica de León es muy rica

… y así calle tras calle, saltando de bar en bar, de tapa en tapa y de vino en vino, se llega a la también monumental Plaza Mayor de León. Otro de esos rincones encantadores, también rebosante de bares y terrazas, donde sentarse a disfrutar del ambiente, de la gente y del buen comer.

Detalle de la Plaza Mayor de León
Detalle de la Plaza Mayor de León

 

El caso es que hay en León mucho que ver y lo mejor, la ciudad se presta al disfrute. Con un centro peatonal y perfecto para el paseo (no dejes de ir de compras por la Calle Ancha). Gélida en invierno (caen unas pelonas que te dejan tieso” como dicen por allá)  y ardiente en verano. Habitada por no más de 130.000 habitantes, dato que nos permite hacernos una idea de las humanas dimensiones de una urbe en la que recomiendo pasar al menos un fin de semana para poder ver todo lo que ofrece y disfrutar de todos sus sabores con calma.

¿Algún consejo que debamos tener en cuenta para la próxima visita a León?

¿ALGO QUE AÑADIR?
¿Has estado en León o eres de allí? ¿Conoces bien sus secretos, sus rincones? ¡Compártelo con nosotros! Las experiencias de otros viajeros nos enriquecen y ayudan a descubrir otro punto de vista sobre los destinos que visitamos. Así pues, si tienes algo que compartir ¡cuéntanoslo en un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *