Peregrina a San Andrés de Teixido, santuario del fin del mundo

Se acerca noviembre, mes de difuntos. Por eso dedico el post a un lugar que  hay que ver antes de morir. Concretamente, a un rincón que seguro, si no visitan mientras estén vivos , seguro, visitarán de muertos. Ese lugar mágico es San Andrés de Teixido, imprescindible pero ¡por imperativo divino!

El nombre oficial del lugar es "Santo André de Teixido" en gallego
El nombre oficial del lugar es “Santo André de Teixido” en gallego

Como yo soy de las que opino que por si acaso, no conviene hacer oídos sordos a la tradición, les animo a que peregrinen a este santuario escondido en el norte de la provincia de A Coruña, en Galicia.

Es casi casi una orden pues insisto, si no van de vivos, tendrán que ir de muertos.  Y lo que es peor, reencarnados en el cuerpo de un lagarto, sapo o culebra. En tales condiciones se verán obligados a hacer la romería quienes no lo hagan con dos piernas. Es lo que así ordena un dicho sagrado entre los gallegos que reza así: “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo” (A San Andrés de Teixido ha de ir de muerto el que no fue de vivo).

El santuario es un templo gótico típico de localidades marineras
El santuario es un templo gótico típico de localidades marineras

Eso sí, cabe matizar que esta romería obligada no es ni mucho menos un suplicio. Todo contrario. La peregrinación a San Andrés de Teixido es más bien un reclamo celestial. Una orden divina que tiene un  buen fin:  que nadie, vivo o muerto, deje de contemplar con sus ojos uno de los rincones más mágicos de la tierra y una de las caras más agresivas del mar. Una experiencia casi sobrenatural para seres de todos los mundos.

La aldea de Santo André de Teixido ronda los 50 habitantes
La aldea de Santo André de Teixido ronda los 50 habitantes

Empezamos la ruta a San Andrés

Sólo doce kilómetros separan la localidad de Cedeira del Santuario de San Andrés de Teixido. La carretera discurre por la Sierra de A Capelada, un monte en continua pelea con el siempre violento oceáno Atlántico y en el que pastan en libertad las llamadas “bestas” o caballos salvajes. Animales pequeños y robustos, adaptados durante siglos a la supervivencia en estas montañas siempre frías y ventosas.

Estos caballos son los protagonistas de una fiesta de raíces ancestrales en Galicia: la Rapa das Bestas, un rito que consiste en marcar a fuego y “rapar” las crines de las reses (que luego se aprovechan con fines industriales). La ceremonia se celebra en el “curro”, recinto donde se acorrala a las bestias y aquí, en A Capelada, la rapa se celebra el domingo más cercano al 1 de julio. Los animales más jóvenes recuperan la libertad tras la fiesta. Si no saben qué hacer en esas fechas apunten esta cita como posibilidad.

Caballo o "besta" típico de la zona
Caballo o “besta” típico de la zona

Entre caballos y acantilados se llega al bello Santuario de San Andrés. ¿Conoces su origen?

La leyenda de San Andrés de Teixido

Cuenta le leyenda que un día hace ya muchos años, el apóstol San Andrés se despertó triste y a la vez celoso. Su templo estaba en un lugar tan inhóspito que no atraía a los peregrinos quienes preferían visitar la tumba del apóstol Santiago, en Compostela, que la suya. Conmovido, Dios le hizo una concesión: “ve tranquilo Andrés, pues no has de ser menos que Santiago. Desde hoy, prometo que nadie ha de entrar en el Reino de los Cielos sin antes haberte visitado. Y si no lo hiciera en vida, habrá de acudir de muerto“.

De ahí la tradición de peregrinar al santuario también conocido como “San Andrés do Cabo de Mondo” (San Andrés del fin del mundo).

Imprescindible comprar "sanandresiño" hecho con miga de pan
Imprescindible comprar “sanandresiño” hecho con miga de pan

Una vez allí, hay que respetar varias tradiciones: la primera, comprar una colección de “sanandresiños. Figuritas de pan, cocidas sin levadura, endurecidas al horno y pintadas de vivos colores, rojo, amarillo y azul.

Son cinco símbolos: una flor del pensamiento, una barca, un pescador y una sardina en honor a la profesión del santo, y una mano que a veces se sustituye por una paloma de la paz.

Los habitantes de San Andrés viven de los peregrinos
Los habitantes de San Andrés viven de los peregrinos

Una vez adquirida la colección hay que entrar en la ermita y rogar la bendición del santo. Después, se toma el camino hacia el mar rumbo a la fuente del santo donde quien lava sus verrugas en los tres caños las perderá para siempre.

La fuente de los tres caños esconde muchas leyendas
La fuente de los tres caños esconde muchas leyendas

Tras beber en la fuente (todo el mundo lo hace a pesar de que figura escrito agua no potable), hay que bajar hasta la orilla del mar en busca de la “herba namoradeira”  o clavel marino (hierba de enamorar) y los xuncos de ben parir”, (juncos del buen parir), plantas mágicas que ayudan conquistar amores y a mitigar los dolores de las parturientas. Luego hay que y volver al santuario con el ramo y  deuda saldada.

El paisaje que rodea el santuario es hermoso
El paisaje que rodea el santuario es hermoso

Ah, ojo, un último consejo. Durant su estancia en San Andrés de Teixido procuren no matar a ningún animal ni insecto que vean por la zona, ni a una mosca.  Es probable que los bichitos que se encuentren sean difuntos reencarnados en peregrinación a la ermita para poder entrar en el Reino de los Cielos.

En san Andrés arranca una ruta por los acantilados más altos de Europa
En san Andrés arranca una ruta por los acantilados más altos de Europa

Y muy importante. Vayan sin prisa dispuestos a disfrutar de un paisaje único y de una excursión que en este punto no ha hecho más que empezar. Seguiremos la ruta por el norte de A Coruña en próximos posts, con parada en los acantilados de Vixía Herbeira, los más altos de la Europa continental, en el banco más bello del mundo. Y en Estaca de Bares, el punto más al norte de la península.

 

10 pensamientos en “Peregrina a San Andrés de Teixido, santuario del fin del mundo”

  1. Efectivamente. Son los más elevados de la Europa continental, como matizó en el siguiente post dedicado a este lugar. Los más altos de la Europa no continental están en las Islas Feroe, pertenecientes a Noruega. Son los acantilados de Hornelen y tienes unos 860 metros de altura. Saludos.

  2. Lamento ser un pinchaglobos, pero no se trata de los acantilados más altos de Europa. Sí lo son de la Europa continental.

    Saludos.

  3. Muchas historias cuentanse sobre San Andrés de Teixido, más si miramos la historia, este lugar ya era de peregrinación obligada para todo el pueblo celta y gran parte del iberico.
    Unos creían que procedían del más allá, por eso traían su alma en vida, representada en una piedra, para que una vez fallecidos su espíritu volviese a sus origenes.
    Otros decidían reencarnarse en sus aldeas natales, por eso también lo del alma y la piedra. Mi alma visitó la puerta del Aberno en vida, no deseo que vuelva una vez fallecido.
    Estas almas-piedras se convirtieron en grandes montones, se llaman milladoiros.
    Yo respetuoso he creado un mesón-restaurante llamado Calzada Romana, unos y otros, podrán alimentarse antes de terminar ese camino, o de regreso satisfacerse en alegria.
    Un abrazo.
    Miguel Angel

  4. Es un sitio muy bonito, ya que he ido este verano. Pero, hay en total 8 figuritas, aunque en Internet no solo se encuentren 5. La flor, para el amor, la escalera para el trabajo, la barca para los largos viajes, la paloma de la paz, san andés de Teixido, la corona, el pez para no faltar nunca de comida y la mano para la amistad y la buena salud.

  5. De camino a San Andrés, hay que pasar por Cedeira, un pueblo pesquero ubicado en un valle precioso. Os animo a que entréis en esta página y descubráis la ría de Cedeira. Es increíble, virgen! pequeñita pero muy resguardada:
    http://www.nauticacedeira.com
    (hay un apartado de Cedeira, donde se ofrecen varios paquetes turísiticos, con alojamiento rural, paseo por la ría, salida a pescar… y mucho más). Pasad un fin de semana en Cedeira y sus alrededores, aprovechando que hay que ir a San Andrés, por lo menos una vez en la vida (para los andarines: se puede ir andando, desde cedeira a San Andrés! serán diez o doce km). Besos

  6. “Inteligente” tradición esa de que la gente que vaya “compre”.

    He estado varias veces allí pero, dado mi “historial” no creo que eso me salve gran cosa de lo que pueda haber después de “la muerte”.

    Saludos

  7. Una historia curiosa pero un poco macabra ¿no?
    Nunca habia oido hablar de este santuario. Ni de que fueramos a reencarnarnos en bichos.
    Que mal rollo ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *