Praga: paseo por el puente de Carlos y el bohemio Mala Strana

No hay viajero que llegue a Praga que no cruce el puente de Carlos. Es este uno de los símbolos de la República Checa y uno de los puentes más famosos y bellos de Europa. Un testigo único de la convulsa historia de una de las ciudades más mágicas de centro Europa.  Un puente que todo viajero que visite la ciudad debe cruzar con calma, disfrutando del espectáculo que a diario allí se representa y buscando sus leyendas.

Panorámica del Puente de Carlos de Praga
Panorámica del Puente de Carlos

El puente de Carlos es un puente peatonal. Atraviesa el río Moldava y une dos de los barrios más míticos de Praga; Malá Strana con Stare Mesto. Mi consejo es que lo cruces a última hora de la tarde en un día soleado, cuando más animada está esta zona de la ciudad.

El puente de Carlos en temporada alta está a tope de gente
El puente de Carlos en temporada alta está a tope de gente

Aunque si pasas a cualquier otra hora no te preocupes. El puente de Carlos siempre está a tope de gente (quizá demasiada en algunas fechas de más afluencia turística). Caminantes, viajeros y lugareños que disfrutan viendo a la gente pasear, a los músicos tocar melodías varias, a los caricaturistas crear retratos espontáneos de quienes se animan a posar, a vendedores de curiosos recuerdos…

En el puente de Carlos siempre hay artistas
En el puente de Carlos siempre hay artistas

O a personas solitarias, que llegan al puente para sentarse y leer rodeados de arte. Porque el puente de Carlos, es un museo vivo al aire libre.

El puente de Carlos, museo vivo en Praga

Construido en el siglo XIV, lo que más llama la atención son las grandes esculturas que lo flanquean. Representaciones de un cortejo formado treinta santos colosales, esculpidos en piedra arenisca que observan, inmóviles el continuo devenir de las gentes. Sorprende saber que algunos son réplicas. Los originales están guardados para evitar su deterioro.

Tocar al Nepomuceno da buena suerte
Tocar a San Juan Nepomuceno en el puente de Carlos de Praga da buena suerte

Entre todas las esculturas hay una que reina por encima de todos. El de San Juan Nepomuceno. Fue este un confesor mártir que, según narra la leyenda, fue arrojado al mar por no querer desvelar al rey los pecados cometidos por la reina. Tocar su imagen (ubicada en el sitio exacto donde se supone fue lanzado al mar) dice que da buena suerte. Por probar nada se pierde, ¿no?

Recorrer el barrio de Malá Strana

Una vez cruzado el puente, se llega a Malá Strana . La traducción literal es “barrio pequeño”. Yo añadiría “encantador” y bohemio. Se sitúa al situado al pie del castillo y os aseguro que deambular entre estas callejuelas tortuosas que esconden bellos palacios es uno de los mayores placeres de Praga.

Mala Strana es el barrio bohemio de Praga
Mala Strana es el barrio bohemio de Praga

Eso sí. Antes de perderse, varios consejos. No dejes de visitar la iglesia de San Nicolás, con su gran cúpula verde, una obra maestra del barroco checo. Dos, aprovecha para comprar. Esta zona de Praga esconde tiendas pequeñas maravillosas donde adquirir antigüedades, libros viejos, objetos curiosos .O tiendas típicas de recuerdos (más baratos que en otras zonas más céntricas como Stare Mesto). La mayoría se concentran en la empinada calle Nerudova, que une Malá Strana con el castillo.

Fachada del Museo Kafka
Fachada del Museo Kafka

Museo de Kafka en Praga

Y tres, escondido bajo uno de los dieciséis arcos del puente se esconde el museo Franz Kafka. La muestra es un recorrido laberíntico por el universo del escritor judío (1883- 1924) que atrapa desde el primer momento. Otra forma de conocer la ciudad, vista por la pluma de uno de los escritores que mejor supo plasmar sus contrastes y calamidades.

Antes de dejar el barrio curiosidad. Fíjate en las fachadas de las casas, donde verás esculpidos varios tipos de escudos: tres violines, un cáliz, una herradura dorada… se utilizaban para identificar el domicilio de las personas, según el oficio de los habitantes.

Las torres de la catedral de la catedral de San Vito se ven desde toda la ciudad
Las torres de la catedral de la catedral de San Vito se ven desde toda la ciudad

El castillo de Praga y la casa de Kafka

Mala Strana está coronado por el castillo Hradcany, situado ya en la zona alta. Otro de los tesoros de la ciudad. Tras las centenarias murallas se ocultan joyas únicas como la románica basílica de San Jorge. O la catedral de San Vito. Justo de esta plaza sale rincón que presume por ser uno de los más fotografiados de Praga. El diminuto y colorista callejón del Oro. Especialmente la casita de color azul, en el número 22, famosa por ser una de las casas en las que vivió Kafka con su hermana.

La casa de Kafka en el callejón del Oro hoy acoge una coqueta librería especializada en la obra del autor checo.
La casa de Kafka en el callejón del Oro hoy acoge una coqueta librería especializada en la obra del autor checo.

Es inevitable. El escritor judío Franz Kafka es uno de los hijos predilectos de Praga, pero no es el único. Praga es una ciudad unida a la literatura, a la música: a la cultura. Estas calles han visto nacer a otros muchos afamados artistas y también ha dado cobijo a grandes nombres.

Famosos de Praga

Por ejemplo Mozart, quien vivió una temporada en un piso de la calle Celetná, donde compuso su Don Juan, obra que estrenó en Praga en 1787. Aquí también vivieron Beethoven y Albert Einstein.

También hay en la ciudad huellas de grandes de la literatura francesa como Chateaubriand, Paul Verlaine, Arthur Rimbaud y Guillaume Apollinaire. Si atendemos a los tiempos actuales, es fundamental citar al escritor Milan Kundera (quien nació en Brno pero estudio y vivió en Praga). O al director de cine Milos Forman, dos de los intelectuales checos modernos más internacionales.

Mucha información y para asimilarla, un consejo. Aprovecha el paso por Mala Strana para sentarte un ratito en alguna de las terrazas que hay a la orilla del río Moldava para tomar una pilsen (cerveza checa).

Hay muchas terrazas a orillas del rio
Hay muchas terrazas a orillas del rio

Qué comprar en Praga

Ya de vuelta al centro, dos consejos más. Por supuesto, no dejes de comprar algún recuerdo de la ciudad. Hay varias opciones. La milla de oro, donde reinan las grandes marcas de Praga está en la calle Parizska. Y en el puente de Carlos encontrarás también artesanos que venden típicas piezas de cristal de Bohemia, marionetas artesanas y bisutería elaborada con ámbar.

Para las compras más cotidianas, la plaza de Wenceslao y sus alrededores. Y si quieres ver cómo eran los grandes almacenes en la época del dominio ruso, vete a los Kotva.

Escaparate repleto de marionetas
Escaparate repleto de marionetas

La curiosa torre de televisión de Žižkov.

Hablando de huellas de la era soviética. Un último consejo. No te vayas de Praga sin contemplar la torre de la televisión de Žižkov. Poco conocida pero para mi, uno de los edificios soviéticos más originales y surrealistas de la Europa del Este con esos bebés gigantes gateando hacia el cielo.

 Torre de Televisión de Žižkov en Praga
En lo alto de la torre de de Žižkov hay un hotel con una sola habitación de lujo.

Con esto remato mi viaje por los imprescindibles de Praga.

¿Algún consejo que añadir?

3 pensamientos en “Praga: paseo por el puente de Carlos y el bohemio Mala Strana”

  1. Muy lindas fotos y muy completo tu post. Yo solo agregaría un par de cosas si me permites.
    1 – No puedes irte de Praga sin antes escuchar un concierto de música clásica que abundan por toda el área del puente San Carlos. Y
    2 – Tomate un tiempo para deleitarte de un masaje de pies después de caminar la ciudad de arriba abajo con sus calles empedradas.

    Saludos

  2. Hola,

    Impresionante post de Praga … las fotos son increibles … dan muchas ganas de visitar Praga. En cuanto ahorremos un poco ya estamos “palli” je je …. Gracias hoy podemos decir que sabemos algo más del mundo!!!

    PD: OS GUSTA VIAJAR? me recomendaron un portal muy barato para reservas de hotel, buscar en google:
    buViba
    Debe ser un buscador de viajes baratos muy bueno …. ahorras hasta 150€ por reserva de hotel..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *