Primavera en Praga

praga-puente-blog

Acabo de llegar de la República Checa donde disfruté de una semana de sol maravillosa. Al consultar las previsiones del tiempo antes de mi viaje, efectivamente vi que iba a hacer sol, pero no me imaginaba tanto (el domingo y el lunes llegamos a los 25 grados). Y mientras, en Galicia lloviendo. La verdad es que deprime un poco llegar de una ciudad donde luce el sol y aterrizar en otra donde el día está gris y llueve, y llueve y llueve. Dan ganas de volver a subirse al avión y salir lejos en busca del sol.

Y es que los destinos ¡cambian tanto en función del clima!. Cualquier ciudad del mundo con lluvia es triste, fea, apagada. Y la misma con sol se vuelve alegre, bella, única. Con sol y con luz se puede pasear, disfrutar tomando algo en cualquier terraza, maravillarse con los tonos variados del atardecer que según desde donde se contemple puede ser increíble.

Así que, sin duda, uno de los mejores deseos que se le puede dar a un viajero es que el sol le acompañe durante su estancia. Por que de verdad, no hay nada más deprimente que gastarse una pasta en un viaje al Caribe y que llueva toda la semana. O escaparse unos días a París y no ver el sol.

También en las fotos se nota la diferencia. Cuando viajo yo hago miles de fotos del destino, y las imágenes cambian mucho si las tomo en un día despejado o en un día gris. Por eso, estos días en Praga he disfrutado tanto, porque las fotos casi casi salían solas. La luz era mágica, sobre todo a partir de las cinco de la tarde, cuando los rayos ya pierden fuerza, las sombras se suavizan y el ambiente se vuelve mágico.

Sirva como ejemplo la imagen que abre este post de una parte del puente de Carlos (sin el “San” que introduje por error en el post anterior). Si, Praga es una ciudad muy hermosa, pero con sol es extraordinaria. Y no es raro encontrarse días así. A partir de mayo, en centroeuropa son habituales los días despejados y lo mejor es que oscurece tarde, con lo que los días se hacen largos y da tiempo a exprimir las ciudades a tope.

Bienvenida sea la primavera en Praga, que, ojo, no es lo mismo que “la primavera de Praga”…

5 pensamientos en “Primavera en Praga”

  1. Totalmente de acuerdo con Viajerín.
    Creo que hay ciudades, momentos, paisajes que multiplican su extraordinaria belleza con lluvia.

    Sé que jamás podré olvidar la memorable tormenta que vivimos en plena Toscana. Oír los truenos y relámpagos desde la ventana y dejarse embriagar por el penetrante olor a tierra mojada…

    O la lluvia que no cesaba en Estambul y que no impidió que siguiésemos caminando durante horas hasta llegar a Cemberlitas, calados hasta los huesos.

    Santiago de Compostela.
    Vuelves a casa por la noche desde la zona vieja, llueve, esta lluvia gallega que se suspende, no cae . Y puedes contemplar la sombra de la humedad desafiando a la gravedad, con la luz de las farolas y el sonido de unos pasos como únicos compañeros.

    Increíble tiene que ser una tormenta tropical en plena selva amazónica, la lluvia en los campos de arroz vietnamitas, en Venecia,París, mon amour…

    Con lluvia uno se puede sentir como Gene Kelly en ” Singing in the rain ” , Harrison Ford y Rutger Hauer en ” Blade Runner ” , o Scarlett Johansson en la increíble y mojadísima escena de Match Point.

  2. A propósito del sol -dato que se me pasaba- recuerda, querida Nani, lo que decía Aznavour en su canción Emmenez-moi : Me parece que la miseria será menos dolorosa al sol. Hasta para eso nos sirve el astro-rey. No obstante, barriendo hacia tu territorio, te diré que de las ciudades en las que me ha tocado vivir por razones de trabajo, la que más morriña me produce evocar es Coruña. Con sol o sin él. ¡¡Mi reino, exiguo a más no poder, por ese punto de la geografía española!!

  3. Sniff, por alusiones, querida viajera. Emocionado, te leo de vuelta de una Florencia atiborrada de “fieles”, por llamar de alguna manera a esa horda de turistas indiscriminados que llegan en riada. Una pena.

    Juan Antonio Llorente

  4. Yo si soy de tu opimión a mi el sol me da vida y Londres con sol al igual que praga y cualquier destino ayuda a disfrutarlo

  5. No estoy de acuerdo.El Caribe es veraniego pero Londres por ejemplo gana enteros en noviembre-diciembre.Es un tópico demasiado extendido en los viajes.Hay lugares que multiplican sus encantos con mal tiempo.
    Diciembre,Londres,Spaniards Inn,Hampstead,alrededores del Heath,llueve y sentados junto a la ventana vemos oscurecer 3.30 p.m mientras degustamos sendos steaks con patatas y unas pints,wonderful.Ningún día soleado ni largo podría ser mejor.
    Chicago,ver nevar desde Eli´s steakhouse degustando un ribeye.Pasear por Michigan Avenue bien abrigado,maravilloso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *