Qué hacer en Londres con niños: lista de imprescindibles

Sigo mi viaje por Londres y hoy toca una jornada dedicada a los niños. La opción ver museos es muy recomendable. Pero de vez en cuando toca dedicar el tiempo a actividades menos educativas pero no por ello menos entretenidas. En capital británica puede llegar a ser tan divertida para los niños como un parque temático.

He aquí algunas ideas para pasar un día inolvidable para los más pequeños de la casa.

1. Primera parada, sin duda, Hamleys. La gran juguetería de Londres, situada en el 188 de Regent Street, en pleno centro y a un paso de la estación de metro de Oxford Circus. Un paraíso para los más pequeños que se volverán locos ante semejante despliegue de muñecos, peluches, juegos variopintos, clásicos y modernos

Hamleys Londes
Hamleys Londes

Pero bueno no es la tienda en si misma con esas siete plantas repletas de juguetes. Lo mejor de Hamleys, -que por cierto, es también la juguetería más antigua del mundo (abrió en 1760)-, son las demostraciones de juegos, las pruebas de novedades que hacen al público los empleados de la tienda.

Drones que vuelan sobre las cabezas de los clientes, rotuladores mágicos, juegos de magia, coches teledirigidos que circulan por las paredes, esteticistas que hacen la manicura más divertida, polvo que se convierte en nieve… Un derroche de actividad que hechiza a grandes y pequeños. Con razón, al salir de la tienda una de mis hijas me preguntó: ¿mamá, qué hay que hacer para trabajar en Hamleys? Desde entonces, cuando le preguntan qué quiere ser de mayor tiene clara la respuesta.

Miembros de la familia real británica con piezas de lego
Miembros de la familia real británica con piezas de lego

Hay también una zona dedicada a Playmovil y otra a Lego, donde podrás hacerte fotos con miembros de la familia real británica creados pieza a pieza. Tienda de chuches. Aseos.

Al recorrer Hamleys uno entiende sus cifras superlativas: más de ¡cinco millones de visitantes al año!, más de 5.000 metros cuadrados de superficie expositiva… no quiero ni pensar en la facturación. Y es que ¡aviso importante! es difícil salir de esta tienda sin comprar algo.

Puerta de M&Ms world
Puerta de M&Ms world

2. Seguimos hacia Leicester Square donde encontramos otra tienda imprescindible si viajas con niños. M&Ms world. Sí, una mega store de tres plantas donde venden no sólo los populares caramelos de mil colores sino todo tipo de accesorios con la marca como protagonista. Hay de todo. Tazas, toallas, vasos, muñecos, figuritas, juegos, imanes, pegatinas, material de papelería… y la tienda entera es un derroche de color.

El interior de la tienda de M6Ms world de Londres derrocha color
El interior de la tienda de M6Ms world de Londres derrocha color

Es esta la única tienda de la marca abierta fuera de EEUU y presume por ser la más grande de todas las que posee la cadena. ¡Más de 3250 metros cuadrados dedicados al dulce mundo del chocolate! Entre las fotos habituales dentro de la tienda, una ante la réplica de un autobús típico  londinense.

3. Tercera parada ¿Tienes hambre? Propuesta. Una comida en la selva sin salir de Londres. Para eso ponemos rumbo al Rain Forest Café, a sólo dos pasos de Picadilly Circus. Un oasis en el asfalto cuyo slogan es: “un lugar salvaje donde comer”. Y así es.

Interior del Rainforest Café
Interior del Rainforest Café

Para entrar al restaurante, situado en la planta baja, primero debes atravesar una tienda invadida por simpáticos peluches que representan animales exóticos. Luego, te sumerges en un bosque lleno de exuberante vegetación donde habitan reptiles, mariposas, grandes mamíferos. Donde suenan truenos y relámpagos. Donde el aventurero explorador eres tú. El impacto está asegurado.

En la carta: pasta, hamburguesas, pollo… y el precio medio tirando a caro. Si viajas con niños pequeños pide el menú infantil con el que reducirás la cuenta bastante. Eso sí, mejor reservar con antelación. El Rain forrest café suele estar llenito a rebosar.

4. Cambiamos de zona y nos vamos a los míticos grandes almacenes Harrods. Concretamente a la planta de juguetes donde tendrás la misma sensación que en Hamleys pero con mucha menos gente.

Nieve mágica en Harrods
Nieve mágica en Harrods

También aquí encontrarás dependientes que te muestran, conquistan y ¡soprenden! con las últimas novedades del mercado, zonas para jugar , personajes con los que hacerte fotos. Y muchas musulmanas vestidas de negro y con la cara tapada cargadas de bolsas, hecho curioso que al menos a mis hijas llamó mucho la atención.

En Harrods siempre es Navidad
En Harrods siempre es Navidad

Si saturas de los juguetes, en Harrods hay más opciones. Por ejemplo, hay una zona donde siempre es Navidad. ¿Quieres comprar bolas de colores para decorar tu árbol? Puedes hacerlo hasta en pleno mes de agosto. La planta dedicada a la gastronomía es otra sección donde hacer parada obligada, especialmente tentadora es la zona dedicada a los dulces y chocolates. Mmmmm. O la cafetería de Ladureé donde encontrarás los macarons mas ricos del mundo. Ideales para una merienda de lujo.

Tienda de Ladureé en Harrods
Tienda de Ladureé en Harrods

5. Toca dejar ya las tiendas y salir a disfrutar de otro de los grandes atractivos de Londres: sus parques. Si hace buen tiempo no lo dudes. Compra algo de comer en un Starbucks o en en un Pret a Manger. Pide que te lo preparen para “take away”. Y haz un picnic en Hyde park, Regents Park, Green park… hay tantos para elegir que lo mejor es que decidas en función de la zona de la ciudad en la que te encuentres.

Hyde park es buen lugar para correr, saltar y jugar
Hyde park es buen lugar para correr, saltar y jugar

Si tengo que elegir un favorito, sin duda Hyde Park por sus dimensiones. Los jardines de Kensington, donde puedes visitar el Diana Memorial, una especia de país de las maravillas para niños, donde encontrarás un barco pirata de madera con arena de playa incluida, un recorrido sensorial, tipis, juguetes varios y esculturas lúdicas. Y St James’s Park, uno de los más tranquilos y siempre repleto de simpáticas ardillas a las que puedes dar de comer con la mano.

6.  Londres es como un circo viviente y aveces no hay que ir a un museo o a una tienda para disfrutar de los mejores espectáculos. Te los encuentras en la calle. Por ejemplo, en Covent Garden, donde además de tiendas curiosas, terrazas, mercadillo y zona peatonal donde caminar sin miedo a los coches, encontrarás a mimos, músicos, cantantes de ópera, magos, malabaristas, cómicos, faquires, contorsionistas… y a un sinfín de personajes curiosos que presentan sus espectáculos en este gran escenario viviente que es Covent Garden. La agenda cambia cada día. Pero la sorpresa y el buen rato están asegurados.

En Covent Garden siempre hay buen ambiente
En Covent Garden siempre hay buen ambiente

7. Esa misma sensación la tendrás en Trafalgar Square. O en Leicester donde por ejemplo se concentran los artistas que hacen retratos caricaturas. También Leicester es el punto de encuentro de los rickshaws. Carritos tirados por ciclistas que recorren distintas zonas de Londres. Un medio de transporte divertido y diferente. Ver como se cuelan entre los coches da miedo a la vez que divierte.

8. En esta zona de Londres se concentran también los mejores teatros donde puedes ver los musicales de moda. Hay muchos donde elegir, aunque si viajas con niños quizá Mathilda, The Lion King, Charlie y la Fábrica de Chocolate o Billy Elliot son las mejores opciones a tener en cuenta.

Otro espectáculo que está de moda es en que ofertan en la Warner Bros Studio Tours dedicado al making off virtual de la película Harry Potter, aunque aquí también conviene ser previsor pues las entradas vuelan a pesar de los elevados precios.

Subir al London Eye es una experiencia fantástica
Subir al London Eye es una experiencia fantástica

9. Por supuesto, si viajas a Londres con niños no te puedes perder la experiencia de subir al London Eye, pero de esto ya he hablado largo y tendido en otro post que puedes leer pinchando en este enlace.

El London Duck Tour es una aventura para "anfibios"
El London Duck Tour es una aventura para “anfibios”

10. Otra opción divertida es dar un paseo en un autobús sightseeing o mejor aún, en el mastodóntico London Duck Tour, un vehículo extraño con forma de tanque gigante que además de recorrer las calles de Londres se transforma en barco y ¡navega por el Thamesis!.

Y para cerrar, un par de consejos. El primero, y muy importante, recordar que los niños no pagan en el metro de Londres hasta los 11 años siempre que viajen acompañados de un adulto con billete válido (un adulto cada cuatro niños).

Los niños siempre tienen un hueco en los restaurantes
Los niños siempre tienen un hueco en los restaurantes

Segundo, pide siempre un menú infantil en los restaurantes, disponible en casi todos. Una forma de ahorrar y de asegurarte platos acordes con los gustos de los niños a la vez que se relajan pintando, haciendo pasatiempos… los menús infantiles suelen ir acompañados de una hoja con actividades para que se entregan mientras esperas la llegada de los platos.

Podría escribir mucho más sobre todo lo que se puede hacer en Londres con niños. Puedes sumar a la lista el cambio de guardia en el palacio de Buckingham , la visita a la Torre de Londres (Tower Hill) donde se exhiben las joyas de la corona, las London Dungeon o mazmorras de Londres, el meridiano de Greenwich... y si pinchas en este enlace verás más recomendaciones ¡gratuitas!, estas ofertadas por Turismo Británico que es el organismo de promoción que mejor conoce el destino.

Pero no quiero que este post sea eterno.  Agradezco también consejos de otros viajeros. ¿Alguna recomendación, apunte, matiz que compartir?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *