Qué hacer y qué ver en la Medina de Marrakech

Creo que toca un post dedicado al corazón de Marrakech, al imán que atrae a viajeros del todo el mundo y que diferencia este destino de cualquier otro. La mítica plaza de Jmaa el Fna y la laberíntica Medina.

Empiezo este recorrido por las callejuelas estrechas de la Medina. Una sinfonía de colores y olores protegida como patrimonio de la Humanidad por la Unesco y llena de rincones cuya simple contemplación es ya de por si una gran experiencia. Una vivencia que lleva oculto cierto toque de aventura pues os aseguro que SOBREVIVIR a los cientos de motos que cruzan a toda velocidad entre los puestos y la gente es todo un reto.

Una moto circulando por la Medina de Marrakech

Entonces, consejo número uno: pongan LOS CINCO SENTIDOS para torear con agilidad a los motoristas, indispensable para quienes quieran salir vivos de este laberinto.

Y consejo numero dos. Atentos a todas sus pertenencias. Aunque Marruecos ha cambiado mucho y el turista goza de una protección casi sobrenatural, no hay que olvidar que la precaución es la mejor virtud. Lo mejor es no llevar NUNCA encima el pasaporte, los guías recomiendan siempre dejarlo en la caja fuerte del hotel pues es un bien muy deseado por mucha gente e innecesario pues ni para pagar con tarjeta lo piden en ninguna tienda, ni puesto.

Desconfíen también de los guías espontáneos (aunque cada vez hay menos pues el rey Mohamed VI es MUY ESTRICTO con este tema) y tranquilos. En Marruecos ya nadie acosa como antaño. Si hace años que no pasan por este país y tienen aún en mente la presión que se sufría antaño para comprar, consumir, etc olvídenlo YA. Eso ya forma parte del pasado. El paseo por la medina hoy en día es mucho MUCHÍSIMO más tranquilo. Y hay mucha policía turística  pendiente de que a ningún extranjero le pase nada de nada. Hoy en día el turista en Marruecos es un bien muy preciado y casi casi sagrado.

Booking.com

Una vez advertidos de los riesgos toca empezar a disfrutar.

Y a investigar. Y rebuscar en la Medina los rincones donde se agrupan los artesanos según sus especialidades. Está el rincón de los ceramistas, el de los vendedores de babuchas, de las alfombras, el de los tintoreros, de los orfebres, de las especias, de los frutos secos, de los carpinteros….

Rincón de los orfebres en la Medina de Marrakech
Rincón de los tintoreros en la Medina de Marrakech
Rincón de los carpinteros en la Medina de Marrakech
Puesto de especias en la Medina de Marrakech
Puesto de alfombras en la Medina de Marrakech

Y ahora existe ya también el rincón de Sarah Jessica Parker. Si. Al pasear por al medida los guías señalan una zona que antes no salía en los itinerarios. La callejuela donde se rodaron algunas escenas de la película Sexo en Nueva York II (que aunque supuestamente se desarrolla en Abu Dhabi está filmada en Marrakech). Parte del decorado se ha dejado (la cubierta de madera) como recuerdo del rodaje y casi siempre hay gente, sobre todo mujeres, haciéndose fotos en el mismo lugar por donde pasearon la mismísima Carrie Bradshaw y sus amigas. Yo por supuesto tengo mi propia foto en ese rincón.

Una de las calles de Marrakech donde se rodó Sexo en Nueva York II

Sólo una advertencia… ni se les ocurra calzarse unos taconazos para pasear por este zoco como hacían las cuatro neoyorkinas. Eso NUNCA. Mejor en babuchas.

En la Medina hay también placitas y restaurantes que merece la pena visitar. Por ejemplo, es casi casi obligado parar a tomarse un te de menta en el Café de las Especies. También merece la pena entrar a cotillear las entrañas de los maravillosos riads que salen al paso (hoteles típicos de Marruecos, muchos de ellos instalados en viejos palacios rehabilitados y encantadores).

Restaurante El Café Arabe en Marrakech

Y como no, reservar mesa en algún restaurante mítico como por ejemplo en Dar Moha, uno de los mejores y el favorito de la reina de España doña Sofía cuando visita esta ciudad.

Fachada restaurante Dar Moha en Marrakech

Como no quiero hacer posts muy largos, me reservo la lista practica de restaurantes, riads y hoteles para dentro de unos días. Hoy prefiero centrar el tema en la esencia y las sensaciones de la Medina.

Dejo también para mañana el recorrido por la plaza de Jemaa el Fnaa, el destino final seguro de todo paseo por el zoco. Todos los caminos, tarde o temprano llevan a la plaza, la guinda del ocaso del día. Mañana más.

2 pensamientos en “Qué hacer y qué ver en la Medina de Marrakech”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *