Ruta por calles y plazas imprescindibles en la Habana Vieja

Comienzo una serie de posts dedicados a Cuba. Y arranco con un recorrido por La Habana Vieja, el barrio más visitado y más fotografiado de la capital y toda la isla. Una visita a la cual merece la pena dedicar, como mínimo, una jornada completa. Eso sí, hay que preparar los pies para recorrer esos kilómetros cuadrados de callejuelas, plazas, mansiones y patios coloniales; coloridos y decadentes. Que presumen por dar forma al conjunto monumental más genuino de toda América. Tras las reformas acometidas en los últimos años, sin duda, uno de los más bellos.

La Habana Vieja es uno de los barrios más animados de la ciudad
La Habana Vieja es uno de los barrios más animados de la ciudad

La Habana es la capital de Cuba. Es el centro económico, comercial, social y cultural del país así como la ciudad más turística de toda la isla. Su fundación data del siglo XVII, cuando la ciudad nació como puerto urbano fortificado protegida en parte por el mar y en parte por una gran muralla de diez metros de ancho.

Todo empezó aquí, en la hoy llamada Habana Vieja, colonial y decadente, decorada con esas  ventanas enrejadas y sus grandes portalones desconchados. Un conjunto de calles estrechas y sombríos soportales que el escritor Alejo Carpentier definió como “la ciudad de las columnas” y “la ciudad de los palacios”.

Plano de La Habana Vieja en una calle
Plano de La Habana Vieja en una calle

Su belleza fue reconocida por la UNESCO, organismo que  declaró La Habana Vieja Patrimonio de la Humanidad, en 1982. Fue en esa fecha cuando, conscientes de su tesoro, las autoridades cubanas (con financiación internacional) empezaron a luchar contra el evidente deterioro de esta zona, con siglos de abandono a sus espaldas. Llena de viviendas en estado precario y con una falta de abastecimiento evidente en algunas calles.  Y se pusieron a trabajar,  con el fin de recuperar el aspecto glorioso de su pasado.

Cartel de despedida a Fidel castro con motivo de su muerte en La Habana
Cartel de despedida a Fidel castro con motivo de su muerte en La Habana

Más de 30 años después, los cambios en La Habana Vieja ya son evidentes. Las calles principales del centro histórico ya tienen otra cara muy distinta. El programa de restauración no solo afectó a edificios sino también a tiendas, restaurantes. Muchos ya brillan de nuevo con el esplendor de antaño. La mano de pintura en algunos rincones ha sido tan tan intensa que no faltan críticos enfadados ante una pérdida de la esencia. El debate está abierto.

Basta una primera mirada para descubrir que a restauración de La Habana Vieja por ahora sólo ha llegado a las calles y plazas más turísticas. En cuanto uno se aparta del itinerario más típico esa Habana deteriorada y decadente asoma de nuevo.

En la habana Vieja hay viviendas, colegios...
En la habana Vieja hay viviendas, colegios…

El caso es que con pintura o si ella, estas callejuelas conquistan siempre al viajero. Te invitan a sumergirte en su vida y en su ambiente. Pues a la par que la belleza arquitectónica y el encantador aire añejo, hay que sumar que La Habana Vieja es una ciudad viva, donde todavía residen cientos de familias que observan día a día a los miles de turistas que circulan frente a sus ventanas. Sirva como dato que en el centro histórico de La Habana residen. aún hoy, unas 70.000 personas y se contabilizan más de 23.000 viviendas. Es por tanto un vergel de gente, turistas y locales, lleno de terrazas, de caras diferentes, de músicos. En cualquier esquina surge de pronto espectáculo espontáneo.

Una pitonisa adivina el futuro de dos turistas
Una pitonisa adivina el futuro de dos turistas

Los mercadillos de la Plaza de Armas

La elegante plaza de Armas es la más antigua de la ciudad y también una de las más animadas. Debe su nombre a su origen militar. Era en esta plaza donde se celebraban las ceremonias castrenses allá por los siglos XVI y XVII.

Puesto del mercadillo de la Plaza de Armas
Puesto del mercadillo de la Plaza de Armas

Hoy día, la plaza, rodeada de edificios barrocos con aire colonial, está llena de puestos donde se venden libros y trastos antiguos, bisutería, periódicos (los viejos Grammas, uno de los recuerdos  más demandados) y carteles con la Revolución Cubana como protagonista.

Portada del Gramma el día de la muerte de Fidel Castro
Portada del Gramma el día de la muerte de Fidel Castro

Parada obligada para quienes que busquen títulos históricos y descatalogados sobre los últimos 50 años de la historia de Cuba, dominada por el gobierno del Comandante Fidel Castro Ruz, fallecido en noviembre del 2016 y quien detentó el poder en la isla desde enero de 1959, fecha del triunfo de la Revolución, hasta el día de su muerte.

Fachada del hotel Santa Isabel en la Plaza de Armas
Fachada del hotel Santa Isabel en la Plaza de Armas

El Palacio de los Capitanes Generales, sede del Museo de la ciudad. El castillo de la Real Fuerza o la impecable fachada del hotel Santa Isabel son algunas de las fotos obligadas.

La nueva Plaza Vieja de La Habana

Otra de las plazas con encanto de esta parte de la Habana es la gran Plaza Vieja (originaria de 1559). Ahora totalmente rehabilitada y cuyo aspecto sorprende, sobre todo a aquellos, como yo, que habíamos estado antes de la reforma, y aún tengo en mi cabeza la imagen de una plaza bulliciosa llena de coches y muy muy deteriorada.

La Plaza Vieja está llena de terrazas agradables
La Plaza Vieja está llena de terrazas agradables

El cambio es espectacular, a mi personalmente fue la zona que más me sorprendió. Ahora es peatonal y sus fachadas porticadas brillan con colores intensos y están llenas de terrazas.

Fachadas restauradas en la Plaza Vieja de La habana
Fachadas restauradas en la Plaza Vieja de La habana

La Catedral de la Habana

También la plaza de la Catedral está impecable, otra de las visitas imprescindibles. La vida en este espacio se concentra alrededor de la elegante seo de San Cristóbal, construida en el siglo XVIII. De estilo barroco cubano y famosa por la asimetría de sus torres, la de la derecha mucho más ancha que la de la izquierda.

Se dice que en catedral de la Habana reposaron, hasta 1989, los restos de Cristóbal Colón
Se dice que en catedral de la Habana reposaron, hasta 1989, los restos de Cristóbal Colón

Rodeada de majestuosas mansiones antes propiedad de la aristocracia cubana, la catedral y su plaza atrae a turistas y a lugareños que no se resisten a disfrutar de los espectáculos de la plaza y a inmortalizarse en un decorado que les llena de orgullo. 

Vendedora de muñecas en la plaza de la catedral
Vendedora de muñecas en la plaza de la catedral

Un mojito en la Bodeguita del Medio

Ha llegado la hora de hacer un alto en el camino para refrescar la garganta. Para ello, nada mejor que una parada en la Bodeguita del Medio, situada al lado de la catedral y todo un clásico gracias a los mojitos que con tanto placer y asiduidad consumió en este mismo lugar el famoso escritor Ernest Hemingway.

Personajes curiosos en la Bodeguita del Medio
Personajes curiosos en la Bodeguita del Medio

Antiguamente, en La Habana, todos los bares y tabernas estaban situados en las esquinas. En cambio, la Bodeguita del Medio, se instaló en el centro de la calle Empedrada, de ahí su nombre.

En la puerta de la Bodeguita del Medio siempre hay una multidud
En la puerta de la Bodeguita del Medio siempre hay una multidud

Se fundó como tienda de víveres en 1942. Pero pronto un emigrante húngaro la transformo en una fonda con los mojitos y la comida criolla como especialidad.

El interior de la Bodeguita, también siempre a rebosar
El interior de la Bodeguita, también siempre a rebosar

El tiempo ha convertido a esta taberna en una de las más famosas del mundo, y siempre está a rebosar de gente y llena de mensajes que los miles de personas, entre ellos muchos famosos, han pasado por allí han dejado escritos en sus paredes.

Hemingway, cliente asiduo del Floridita
Hemingway, cliente asiduo del Floridita

Y un daiquiri en el Floridita

Hemingway también era asiduo al Floridita. Cuentan que el novelista se enamoró de la Habana donde residió durante diez años, y en ese tiempo fue también cliente asiduo de uno de los bares más famosos de la isla, también llamado “la cuna del daiquri”. Una escultura en su memoria sigue sentada en la barra del elegante Floridita aunque suele haber tanta gente que a veces resulta difícil fotografiarla.

El Floridita está especializado en cócteles y mariscos
El Floridita está especializado en cócteles y mariscos

Y ¿qué tiene de especial este cóctel que deja huella en todo el que lo prueba?  Me cuenta el Roly, un camarero que lleva ya mas de 40 años trabajando en el Floridita, que el daiquiri es una “bebida de entretiempo”. Se toma a cualquier hora del día. “¿Quieres saber la receta?” me sugiere: “Lleva una cucharada de azúcar blanca, gotas de marraquino, zumo de limón, ron, hielo… se bate todo muy bien, se sirve en copa y se acompaña de pajilla”. Eso sí, me matiza. Da igual que lo intentes, “como el suave daiquiri del Floridita no hay otro“. Doy fe. El bar está siempre a tope y lo cobran a precio de “oro” pero esta muy bueno. Por cierto, el en Floridita también sirven comidas ¿qué tal una langosta?.

El museo del ron Havana Club

Sin duda, la bodeguita del Medio y el Floridita son visitas indiscutibles para los amantes del ron. Pero la bebida más típica de Cuba también tiene su propio museo, situado aquí mismo, en la Habana Vieja. Es el “museo Havana Club”, donde el visitante se adentra en la historia del ron representada a través de una curiosa maqueta. Y en las distintas fases de la elaboración de esta bebida, desde la recogida de la caña de azúcar hasta su destilación, conservación y envejecimiento en toneles de roble blanco americano. Por supuesto, el museo también dispone de un bar donde degustar un delicioso ron añejo.

El ron des la bebida nacional de Cuba
El ron des la bebida nacional de Cuba

Y es que uno no se puede ir de Cuba sin probar el ron, con sus aromas a vainilla, a caramelo, al dulce típico de la caña de azúcar. Lo mejor es hacer una degustación primaria con la nariz para apreciar el olor, y luego saborear la bebida ya con el paladar. Primero un trago corto donde se aprecian esos suaves matices… y después dicen que hay que dejarlo caer suavemente, para rematar la experiencia con trago más largo.

La calle Obispo nace en la Plaza de Armas
La calle Obispo nace en la Plaza de Armas

Paseo por la calle Obispo

Tras este largo trago de ron, el cuerpo está listo para seguir ese recorrido por la Habana Vieja. Nos vamos ahora rumbo a la calle Obispo, una de las calles más populares y concurridas de este laberinto. Arranca en la Plaza de Armas y se llama así pues antaño, el obispo de la habana residía en  un edificio situado en la esquina con la calle de Los Oficios, otra de las que recomiendo recorrer.

Librería en la calle Obispo
Librería en la calle Obispo

Entre los muchos comercios que pueblan la calle, entre ellos muchas tiendas para turistas las cuales han crecido como setas,  merece la pena visitar la farmacia Tachequel, uno de los establecimientos más antiguos de la ciudad, donde se conservan los frascos de loza de los siglos XVII y XVIII  y aún venden cosméticos elaborados en Cuba.

La vieja farmacia Taquechel es un museo vivo
La vieja farmacia Taquechel es un museo vivo

La calle Obispo finaliza ya caso en la plaza del Capitolio, cuya cúpula está hoy en día cubierta de andamios. Y donde comienza otra zona de La Habana, el llamado barrio del Prado y centro.

Tienda de recuerdos en la Habana Vieja
Tienda de recuerdos en la Habana Vieja

Si a estas alturas de la caminata están cansados, la plaza del Capitolio es el mejor sitio para coger un medio de transporte. Un coco-taxi, por ejemplo, curioso vehículo con forma de huevo amarillo que circula por toda la ciudad.

Coco Taxis en la plaza del Capitolio en la Habana
Coco Taxis en la plaza del Capitolio en la Habana

O mejor aún, alquilar un coche antiguo descapotable y de color chillón, con el que recorrer la ciudad. Opción muy recomendable para aquellos que quieran ver La Habana sin cansarse mucho, especialmente para quienes no gusten de caminar bajo los abrasantes 30 grados, la temperatura media de la ciudad de la Habana. Un calor sofocante al que hay que sumar un 80 por ciento de humedad.

El parque movil de Cuba, uno de sus tesoros
El parque móvil de Cuba, uno de sus tesoros

¡Bienvenidos a Cuba! este viaje no ha hecho más que empezar.

3 pensamientos en “Ruta por calles y plazas imprescindibles en la Habana Vieja”

  1. El los próximos días publicaré mucho sobre Cuba, y mucha información practica que te ayudará a organizar el viaje. Sigue atento el blog las próximas semanas. Un saludo

  2. Me gustaria seguir teniendo informacion de Cuba Ya que voy en junio 15 dias por libre y tambien casas para alojarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *