Imprescindibles de Copenhague: Christiania, el puerto y los C4

Si visitas Copenhague, desde luego debes saludar a la sirenita y preparar una maleta donde guardar muchas piezas de diseño. Pero también debes hacer hueco para hacer una ruta más clásica por la capital danesa. Apunta los imprescindibles: foto en el palacio de Amalienbrog, café en el puerto con las pintorescas casas del Nyhavn al fondo.  Paseo por el radical barrio de Christiania. Y como no, recorrido por los edificios creados por los famosos y curiosos edificios legados por Christian IV de Dinamarca, distinguidos con el símbolo CV. 

Empiezo el recorrido por el Copenhague clásico visitando el Palacio de Amalienborg. Residencia oficial de la familia real danesa y un ejemplo del rococó local.

Palacio de Amalienborg
Palacio de Amalienborg

La mejor hora para visitarlo es las 12 del mediodía,  cuando tiene lugar el cambio de guardia. Es curioso ver a los soldados desfilar con sus grandes gorros negros.

Detalle del cambio de guardia en Copenhague
Detalle del cambio de guardia en Copenhague

Lo mejor es que no suele  haber mucha gente contemplándolo. Ah, una curiosidad.  A veces, siempre de forma inesperada, sale al balcón, a saludar a los visitantes algún miembro de la familia real danesa. Un símbolo de cercanía que se agradece, sin embargo yo no tuve esa suerte el día de mi visita.

Detalle soldado del palacio Real
Detalle soldado del Palacio Real

El puerto o Nyhavn, foto más típica de Copenhague

Cerca del palacio real está el pintoresco puerto Nyhavn, la foto más típica de Copenhague. Buen sitio para tomar un café, merendar, cenar o tomar una copa para despedir el día. Siempre hay gente. En verano o en invierno. Y si viajas por estas fechas, ¡no le tengas miedo al  frío! Aquí, y en toda la ciudad, (y en todos los países nórdicos) las terrazas están equipadas con estufas. Y en todas las sillas hay mantas calentitas a disposición de los clientes. ¡Me encanta ese detalle que cada vez se ve más en España!

 

Panorámica del Nyhavn
Panorámica del Nyhavn

El barrio más radical: Christiania

Seguimos el recorrido en busca de lo típico y claro, toca hablar de Christiania. Barrio mítico, famoso por ese aire radical, hippy, transgresor y muy liberal que aún presume por mantenerse como una república independiente dentro la ciudad, a pesar de las restricciones que ha habido en los últimos años para acabar con la venta de estupefacientes.

Fachada en Christiania
Fachada en Christiania

Los dragones de la Bolsa

Eso sí, aparte de la leyenda, lo cierto es que en Christiania ahora mismo, un turista, no tiene mucho que ver que tenga interés.  Confieso que yo al menos me llevé una decepción más grande que la que sentí ante la mini-sirenita.

La antigua Bolsa de Copenhague está rematada por una aguja de 54 metros formada por las colas entrelazadas de cuatro dragones.
En la antigua bolsa de Copenhague luce una aguja de 54 metros formada por colas entrelazadas de cuatro dragones

No faltan en Copenhague ejemplos de arquitectura pasada, aunque no son especialmente conocidos. Por ejemplo, a mi me encantan los edificios legados por Christian IV de Dinamarca (577-1648), un rey muy querido por los daneses y a quien se debe el Rundetaarn, torre redonda famosa por su rampa en espiral y por sus panorámicas, la Bolsa (Borsen). Y el palacio y el jardín de Rosenborg. En todas estas fachadas verás escrito «C4», el sello de identidad del monarca.

El C4, es el símbolo del rey Christian IV de Dinamarca
El C4, es el símbolo del rey Christian IV de Dinamarca

¿Qué comer en Copenhague?

No quiero dejar esta ciudad sin dedicarle un párrafo a sus gastronomía. Su plato más típico es el smorrebrod, una especie de sándwich frío con pan de centeno que admite  variedad de ingredientes como por ejemplo, salmón, arenques, gambas o huevo.

smorrebrod
smorrebrod

Cuentan que el mejor smorrebrod de la ciudad se sirve en el restaurante Ida Davidsen, pero ya se sabe, eso es cuestión de gustos. Es como la leyenda de la mejor hamburguesa del mundo. Bueno, no se, mejor pruébalo y si encuentras uno mejor…¡Cuentánoslo!

Ida Davidsen Restaurante
Ida Davidsen Restaurante

Si el smorrebrod no te seduce, no te preocupes. En los últimos diez años la cocina danesa también ha vivido una revolución y hoy día abundan en la ciudad los restaurantes dignos de paladares gourmets dirigidos por chefs de renombre internacional. Ah, también están de moda los restaurantes orgánicos con cartas naturalistas como el Geranium, premiado por el mismísimo Bocuse. ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *