Tollwood, el festival más alternativo de Munich

En un post anterior hablaba del increíble ambiente navideño que se vive en el centro de Munich en estas fechas. Pero si te animas a viajar a la capital de Baviera en el mes de diciembre un consejo. No te quedes sólo en los mercadillos del centro. Si puedes, te recomiendo que te alejes de Marienplazt rumbo al parque de Theresienwiese donde encontrarás otra cara del ambiente navideño muy típica de la ciudad. Pero con un toque alternativo. El mercadillo alternativo de Tollwood.

Vista de las carpas que dan forma a Tollwood
Vista de las carpas que dan forma a Tollwood

En el mismo recinto donde todos los años se celebra la famosa y superlativa Oktoberfest (la gran feria de la cerveza la cual creo no necesita mucha presentación) todos los años, en Navidad y en verano, se instala también el festival de Tollwood.

Una cita multicultural que se celebra dos veces al año, desde 1988. En verano abre sus puertas en el mes de julio durante 25 días. Y en invierno tiene dos fases: la primera y más navideña, desde finales de noviembre (desde el primer domingo de adviento) hasta el 23 de diciembre. Y una última semana con un matiz ya más cultural que concluye con una gran fiesta de Fin de Año el 31 de diciembre. Por tanto, si barajas despedir el 2016 en Munich apunta esta opción festiva en tu agenda.

Pero Tollwood es algo más que un mercadillo. Es una cita cultural que se apoya en tres pilares: crear un espacio de creatividad para las ideas; ofrecer una gastronomía orgánica con un matiz internacional (todo la comida que se vende en este recinto tiene una certificación ecológica). Y organizar conciertos, exposiciones, performances, representaciones teatrales, charlas… en Tollwood la agenda diaria de actividades es inmensa y cada día se programa algo nuevo.

Panoramica Tollwood Munich
Detalle de Tollwood con el árbol de Navidad

Nada más entrar, uno ya percibe que este es un festival especial. Como ejemplo, el gran árbol de Navidad que presidía el recinto  el año pasado ¡hecho con botellas de plástico recicladas! Una idea que creo ilustra la apuesta por el reciclaje y la educación medioambiental, siempre presente. Con razón Tollwood se define a si mismo como “un espacio en defensa de la ecología y del medio ambiente”.

Detalle del árbol de Navidad de Tolwood
Detalle del árbol de Navidad de Tolwood

También interesante resulta la visita a la “carpa de las ideas” donde reina la creatividad organizada en distintos espacios. Entre los muchos conceptos que me llamaron la atención, destaco dos. La habitación de los “intercambios” donde la gente puede dejar objetos y a cambio llevarse otro de los allí expuestos. ¡Curioso y bajo mi punto de vista iniciativa muy interesante!. Y otro, la exposición sobre los refugiados que se exhibe a la entrada, un tema de candente actualidad, polémico y en torno al cual gira gran parte de la temática siempre invitando a la reflexión. Tollwood es un lugar donde se pretende despertar las conciencias y las emociones.

Imágen de la exposición sobre refugiados
Imágen de la exposición sobre refugiados

El repair café

Otro espacio que me sorprendió es el llamado “repair café”.  Donde los visitantes pueden llevar aparatos electrónicos estropeados y un grupo de expertos enseña a repararlos. Una iniciativa que pretende fomentar el arreglo de las cosas, la sostenibilidad de todo lo que poseemos y el consumo responsable en contra de la mentalidad consumista actual que invita a usar y tirar. La verdad es que me vendría genial tener un espacio similar en mi ciudad.

En el interior de as carpas siempre hay ofertas culturales
En el interior de as carpas siempre hay ofertas culturales

Alrededor del mismo tema, el consumismo y la ecología, gira la gran exposición que recibe a los visitantes a la entrada del parque. Se titula  “Trash Pepole”, o sea, gente de basura.  Y así es. Ante los ojos asoman ¡más de 500 esculturas de personas en tamaño real! Hechas todas ellas con chatarra y residuos rescatados en contenedores basura de diferentes países del mundo. Un trabajo del artista HA Schult que también invita a reflexionar.

La muestra de Schult ha dado la vuelta a mundo
La muestra de Schult ha dado la vuelta a mundo

Y esto es sólo una pincelada de lo mucho que se puede hacer en Tollwood donde la agenda de espectáculos es inabarcable. Entre ellos uno que brilla con luz propia: Cirkópolis, una gran producción del circo canadiense Éloize que llega a Munich, a la carpa grande de Tollwood,  con sus acróbatas, bailes, contorsionistas… Si te animas, ten en cuenta que el 30 por ciento de los espectáculos son de pago, entre ellos el mencionado circo. El 70 por ciento restante son gratuitos y por supuesto, entrar al recinto tampoco cuesta nada. Eso sí, la fiesta de fin de año sí es de pago.

La cerveza, siempre presente en Munich
La cerveza, siempre presente en Munich

Dulces, figuritas y ponche navideño

Y claro. A todas estas posibilidades hay que sumar la tradicional oferta navideña. No faltan en Tollwod puestos donde comprar adornos, figuritas, dulces y por supuesto ¡el famoso vino caliente o “glühwein”, el ponche y la cerveza! Imprescindibles para entrar en calor en estas fechas.

La navidad tiene su hueco en Tollwood
La navidad tiene su hueco en Tollwood

Como curiosidad, apuntar que a lo largo del año pasan por este festival (sumando la oferta de verano y la de invierno) casi un millón y medio de personas.  ¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *