Tulipanes de colores en el jardín de Keukenhof en Holanda

Es  una de as atracciones más bellas que ofrece Holanda y una de las más efímeras. Me refiero a Keukenhof, un jardín muy especial catalogado como “el más hermoso del mundo”. La visita a este océano de colores y olores es una experiencia muy recomendable.

Keukenhof es famoso por su colorido
Keukenhof es famoso por su colorido

Problema. Es un viaje sólo apto para previsores pues la vida de  Keukenhof es corta. Abre sólo dos semanas al año, en primavera, cuando los tulipanes que allí se exhiben y e resto de flores y plantas están en su mejor momento. Este año, 2016, Keukenhof abre del 24 de marzo al 16 de mayo, por tanto ¡toca organizar el viaje YA!. Los indecisos que apuren.

El tulipán es el producto estrella de la economía holandesa
El tulipán es el producto estrella de la economía holandesa

Los tulipanes, la flor más preciada

¿Pero qué hay que ver en Keukenhof? ¿Por qué merece la pena ese viaje? Como decía antes, se vende como el parque más hermoso del mundo y uno de los más grandes. Y no es una exageración. En sus más de  más de !7 millones de flores! repartidas en un área gigantesca de más de 32 hectáreas. Probablemente los tulipanes, la flor típica imagen de Holanda, con sus miles de colores son los que más llaman la atención.  ¡Se calcula que hay más de cinco mil tipos diferentes y muchos de ellos están al alcance de todos en Keukenhof!

Pero los tulipanes no están solos. Conviven con árboles centenarios, lagos, arbustos… y lo mejor. Todo está perfectamente organizado para que los mayores pasan un buen día contemplando la belleza de unos paisajes impecables, preciosistas, diseñados al detalle por los mejores paisajistas para seducir a todo el que pasa por aquí. Y muy importante, para que los niños también disfruten del contacto con la naturaleza. No sólo por el colorido sino por lo bien cuidado que está todo.

Keukenhof está diseñado por los mejores paisajistas
Keukenhof está diseñado por los mejores paisajistas

Un jardín para niños

Keukenhof es, sin duda, un destino pensado para familias. Para empezar, al sacar la entrada, los pequeños visitantes ya reciben unas pinturas y un librito de actividades con dibujos para colorear, juegos y pistas a seguir por el jardín, pasatiempos.

Los niños al entrar reciben su cuaderno de actividades
Los niños al entrar reciben su cuaderno de actividades

Luego, ya dentro de Keukenhof hay columpios (de madera y muy ecológicos), tirolinas, animales, zonas de actividades donde, por ejemplo, hay sillas que cuelgan de los árboles (algunas de acceso muy complicado) o diminutas casitas de madera donde la imaginación vuela.

En Keukenhof hay sillas y casas en los árboles
En Keukenhof hay sillas y casas en los árboles

Cada año cambia la oferta y seguro que la del 2016 esconde muchas sorpresas, juegos innovadores y una ampliada oferta para las familias que llegan casi en masa. Sirva como referencia que en 2015 Keukenhof superó el millón de visitantes. Por suerte, el espacio es tan grande que no se percibe la sensación de agobio. Incluso tendrás la sensación en muchos momentos de estar solo.

Zona de juegos en Keukenhof
Zona de juegos en Keukenhof

También hay estanques con cisnes, fuentes hasta un gran molino al que se puede entrar y subir.  Buen sitio para contemplar una panorámica de los alrededores del parque, llenos de plantaciones de tulipanes. Holanda es el productor de flores cortadas más importante del mundo y en esta zona se sitúan algunas de las plantaciones más importantes del país. El colorido es único.

El molino de Keukenhof está abierto al público
El molino de Keukenhof, de 1892, está abierto al público

Por supuesto, hay también restaurantes con menús infantiles y si hay suerte y hace sol, comer al aire libre rodeado de flores es una gozada.

Area con animales en Keukenhof
Área con animales en Keukenhof

La Edad de Oro de Keukenhof

Además, todos los años Keukenhof tiene un tema que marca la temporada. Este año el jardín está dedicado a la edad de oro de las flores en Holanda y entre las muchas actividades previstas, destacar un mosaico gigante inspirado en la cerámica Delft Blue.

Keukenhof está pensado para el paseo
Keukenhof está pensado para el paseo

Guía práctica para llegar a Keukenhof

A la hora de organizar el viaje, anotar que  Keukenhof está en Lisse, un pueblo situado a unos cuarenta kilómetros al suroeste de Amsterdam. Para llegar lo mejor es coger un tren a Leiden y luego coger un autobús a Keukenhof.

Se pueden comprar entradas combinadas de tren hasta Leiden y acceso al jardín, son las llamadas Rail Idee, y se venden en las principales estaciones de tren holandesas. Una vez en Leiden, también se puede alquilar una bicicleta para llegar al jardín a través de una ruta que atraviesa campos floridos de jacintos, narcisos y tulipanes.

Los alrededores de Keukenhof están llenos de plantaciones de flores
Los alrededores de Keukenhof están llenos de plantaciones de flores

Keukenhof abre todos los días, de 8 a 19.30 horas y las entradas cuestan 16 euros para los adultos y 8 euros para los niños de 4 a 11 años. Los menores de 4 años entran gratis. Y si decides acceder al parque en coche, ten en cuenta que aparcar cuesta 6 euros.

Imagen del jardin de Keukenhof en Holanda
Imagen del jardin de Keukenhof en Holanda

Si estos días van a estar de paso por Holanda, o no sabes adónde viajar con sus hijos, no lo dudes. Keukenhof es una opción muy recomendable a tener en cuenta.

Un pensamiento en “Tulipanes de colores en el jardín de Keukenhof en Holanda”

  1. Qué acierto recomendar este parque!! Yo también estuve allí con mis hijos, y fue una experiencia fantástica para todos. Toda Holanda es muy recomendable para ir con niños, hay opciones buenísimas para ellos. Tienes que hablar un día de Efteling. Un parque de atracciones precioso y muy cuidado, con muchísimo encanto. Y que yo creo que es un gran desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *