Un hotel con MUCHO encanto en medio del palmeral de Marrakech

Ayer escribía desde el alto Atlas y hoy lo hago desde el palmeral de Marrakech, una especie de desierto formado por ocho mil hectáreas de palmeras, pocas si se comparan con las dieciocho mil que había a mediados del siglo XX. Lamentablemente, la llamada muerte blanca acabó con muchas de ellas, una especie de hongo que se come poco a poco el árbol. Por suerte, en Marrakech y en todo el país han puesto medios para repoblar sus palmerales y se espera que en los próximos años el número de árboles aumente considerablemente.

Bueno, pues eso, que les escribo desde el palmeral de Marrakech que por cierto, es el sitio al que se tienen que dirigir si quieren montar en camello, o mejor dicho, ¡en dromedario! que es el que tiene sólo una joroba y el que habita por esta zona. No se porque los occidentales siempre nos confundimos con estos animales. Yo al menos nunca me aclaro. Voy a poner esta foto mía con un dromedario en mi escritorio para que no se me olvide.

Pues si. Desde aquí salen casi todas las excursiones que recorren parte del palmeral a lomos de un dromedario, una experiencia muy turística, vale, pero que quieren que les diga, ¡súper divertida!. Ver el mundo desde lo alto de estos animales es muy curioso . Y verles esas simpáticas caras de cerca es genial.

Pero no es de dromedarios de lo que quiero hablarles en este post. Lo que quiero es darles a conocer un hotel granja encantador, escondido también en medio del palmeral y que de verdad es uno de esos lugares que deben tener en cuanta a la hora de buscar alojamiento en Marrakech. Sobre todo si lo que quieren es dormir en un hotel alejado del centro, MUY tranquilo y con unas instalaciones de primera.

Salon de lectura hotel Terres M’Barka

Este pequeño oasis de tranquilidad se llama Terres M’Barkay se encuentra a una media hora larga del centro de Marrakech, en medio de la nada.

Terres M’Barka

El lugar es ideal también para familias pues aquí los niños tienen todo el espacio del mundo para correr (un terreno de ¡15 hectáreas!) y de paso disfrutar de la piscina, de los animales de la granja… además organizan excursiones a caballo por el palmeral y tienen una salita llena de juegos de mesa. Y lo mejor son los precios. Sirva como referencia que un apartamento con cocina y piscinita privada, con capacidad para seis personas cuesta alrededor de 300 euros la noche, con desayuno. Este es.

Apartamento para seis en el hotel Terres M’Barka

¿Qué? ¿Chulo eh?

Habitacion hotel Terres M’Barka

El hotel está  en la región de Tamsloht, un pueblo que por cierto, es famoso por sus artesanos y alfareros. Vale, sí, queda un poco lejos de los aguadores de la plaza de Jna el Fnaa pero todo tiene solución. El hotel tiene un servicio de traslado (eso si, hay que pagarlo y cuesta unos 30 euros el trayecto). Pero más barato resulta alquilar un coche. Un pequeño y básico puede conseguirse desde 25 euros el día… merece la pena.

Mi propuesta ideal es la siguiente. Levantarse tarde, desayunar bien, tumbarse a tomar el sol, a bañarse en la piscina (que por cierto, en un mes tendrá agua calentita), leer tranquilamente hasta la hora de comer. O darse un masaje en el agradable spá. Degustar un buen plato de cuscús, dormir la siesta y a eso de las cinco arreglarse y bajar a Marrakech a cacharrear por la Medina y a disfrutar del espectáculo de la plaza. Y así, día tras día. O sea, la mañana de relax y la tarde para el turismo tranquilo. ¿Buen plan no?

Piscina común hotel Terres M’Barka


email

2 pensamientos sobre “Un hotel con MUCHO encanto en medio del palmeral de Marrakech”

  1. Parece un plan estupendo para ir con un grupo de amigos. Imagino además que tendrán buenos tes ocn hierbabuena… y mojitos, ¿por qué no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>