Un mundo en movimiento a lo largo de los siglos

Estos días me ha tocado a mi quedarme en casa al frente de todo mientras mi marido se va de viaje.

Es una sensación extraña ya que la que suele estar ausente con frecuencia soy yo. Si, efectivamente, en mi familia los papeles están cambiados. Pero lo más curioso es que mis hijas ya asumen con naturalidad el hecho de que alguno de los habitantes de la casa esté fuera varios días al mes. Visto desde fuera no parece fácil. Pero si lo pensamos bien, el hecho de viajar NO TIENEN PORQUÉ RESULTAR EXTRAÑO. Entenderlo y asumirlo forma parte de la educación. Y si hacemos un repaso por la historia del hombre, observaremos que los desplazamientos forman parte de nuestra esencia.


Les propongo un viaje en el tiempo. Siglos y siglos atrás, nuestros antepasados más lejanos eran seres nómadas que se movían de un lugar a otro en busca de las tierras más fértiles, de los mejores climas… cuando encontraban un asentamiento protegido se instalaban durante un tiempo, pero las guerras, las invasiones, las epidemias o las catástrofes naturales acababan, tarde o temprano, obligándoles a moverse.


Los movimientos políticos y los conflictos han provocado (y siguen provocando) muchas migraciones masivas. ¿Qué GALLEGO no tiene un familiar que ha emigrado a AMÉRICA, o a SUIZA, o a ALEMANIA ¡o a AUSTRALIA! en busca de una vida mejor?… ejemplo de movimientos económicos.


No hay que ir tan lejos en el tiempo para encontrar ejemplos de gente que se mueve en busca de una vida mejor. Conozco a bastantes personas que se han visto obligadas a instalarse lejos de España para poder trabajar. Podría poner ejemplos de conocidos que han vivido (o viven ahora mismo) en la República Dominicana, en China, en Filipinas, en EE.UU. Y viceversa. ¿Cuántos emigrantes hay actualmente trabajando en España?.

Pero no hace falta ir tan lejos. La mayoría de mis amigas, asturianas, viven en Madrid que es donde hay trabajo, lejos de su Oviedín del alma… o en Huelva, o en Barcelona… yo misma he dejado mi ciudad natal para instalarme primero en Madrid, luego en Galicia. También he vivido en Sevilla, en Barcelona… Y tengo claro que EL DÍA QUE ME TOQUE HACER LAS MALETAS POR QUE LA SITUACIÓN ECONOMICA, POLITICA O PERSONAL ASI LO REQUIERA, LAS HARÉ. Con la familia a cuestas, lo tengo claro.


Echar raíces es fácil, pero creo que también es agobiante. Si la oportunidad de nuestra vida surge en cualquier otro lugar del mundo, no hay que dudar. Hay que lanzarse a la aventura. Esa es al menos mi opinión. Si la cosa sale bien, ¡Olé!. Y su sale mal, siempre hay alternativas.


Si estuviéramos más acostumbrados a la movilidad probablemente sería más fácil encontrar trabajo, las empresas tendrían empleados con más experiencias, las plantillas no estarían llenas de funcionarios con contratos blindados de más de veinte ¡o treinta! años de antigüedad. Es esta una reflexión que si no se explica bien puede resultar superficial, pero este no es un blog de economía y no quiero explayarme opinando sobre temas que no me pertenecen Pero creo que la sensación de movimiento no sólo es sana y rentable, sino que además, insisto: el hombre, en esencia, es un ser nómada. Lo he dicho ya alguna vez y lo reitero.


Al tener unos padres viajeros, creo que mis hijas se están forjando con esa mentalidad. Cuanto antes se mentalicen de que su futuro puede estar en cualquier otro lugar del mundo, mejor. Nuestros antepasados se movían para comer y nuestros descendientes también lo harán por las mismas razones. El mundo, al igual que el ser humano, está en continuo movimiento y frenarlo es imposible.

6 pensamientos en “Un mundo en movimiento a lo largo de los siglos”

  1. Me he registrado hace poco y sinceramente me arrepiento de no haberlo hecho antes. Leer los artículos de Nani Arenas, es como aire fresco en el día a día. Uno está enfrascado en la rutina y de repente empieza a viajar un poco leyéndola. Quería dar las gracias por ello y también por tener ese espíritu tan abierto de miras y trasladarnoslo.

    Ana Arquillos

  2. Quien sabe… el mundo se mueve por ciclos y nosotros viajamos por muchas razones; economía, trabajo,… pero una razón yo creo que también es la represión que hubo hasta hace poco a nivel de todo el mundo…
    A lo mejor tus hijas te sorprenden y las nuevas formas de viajar son por internet.. o metidos en cápsulas .. quien sabe…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *