Un paseo por Avilés mientras esperamos la apertura del Niemeyer

Retomo mi actividad tras unos días de descanso alejada de la tecnología, una terapia que se me hace necesaria  cada cierto tiempo. Y vuelvo a las andadas, nunca mejor dicho, haciendo un repaso de lugares que he visitado este verano.

Empiezo por Avilés, de la que tanto se habla estos días porque Woody Allen ha estado por allí presentando el estreno de su película en España, conocerás al hombre de tus sueños (You will meet a tall dark stranger), y de paso se ha dado un paseo por Avilés para promocionar la ciudad y  como no, el nuevo Centro Cultural Internacional Óscar Niemeyer (como también lo hicieron antes que el Brad Pitt, Wim Wenders) del que tanto se habla últimamente. Un gran proyecto ubicado en un gran edificio formado por dos modernas cúpulas que aunque aún no ha abierto sus puertas y que ya se ha convertido en el emblema de esta ciudad del Principado que en pocos años ha pasado de ser una urbe gris e industrial a convertirse en una referencia cultural.

El Niemeyer se ubica en los terrenos que antaño ocuparon los altos hornos de Ensidesa, pegado a la ría

Pero mientras esperamos a que las cúpulas del Niemeyer empiecen a funcionar mi consejo es que se den un paseo por el con el casco histórico de la villa, declarado Conjunto Histórico Artístico. Yo, que hacía años que no paseaba por estas callejuelas llenas de soportales. Y reconozco que hasta hace unos días, tenía en la cabeza la vieja imagen de una ciudad oscura y cubierta por el humo denso que enamaba de las grandes chimeneas de la industria siderúrgica que allí reinaba. Por eso me he llevado una GRAN SORPRESA. Avilés ha cambiado completamente su imagen. Es otra.

Para empezar han lavado la cara de casi todos las casonas y palacios que componen en centro histórico. Al recorrer hoy estas calles, muchas de ellas llenas de soportales como la famosa Galiana, queda claro que Avilés fue antaño una gran ciudad comercial (su puerto fue muy importante) donde se instalaron muchos nobles en hermosas  casonas y palacios que hoy lucen de nuevo.

Soportales de la calle Galiana

Por ejemplo, el  Palacio del Marqués de Ferrera (hoy reconvertido en hotel de la cadena NH), la Casa García Pumarino, el Palacio de Valdecarzan o la Casa de las Baragañas que es además el edifico civil más antiguo de Avilés (del siglo XIV) y uno de los ejemplos de la arquitectura gótica asturiana. Pero lo mejor es que el  casco histórico es todo peatonal. Y donde los palacios comparten protagonismo con tiendas bonitas, vinotecas, restaurantes, cafés con terrazas… realmente agradable.

Booking.com
Hotel Palacio de Ferrera

Si la noche te pilla paseando por Avilés, un consejo. Escápate al barrio Sabugo, el viejo barrio de los pescadores, donde encontrarás mil sitios donde tomarte una copa o mejor, ¡una sidra!, que  estamos es Asturies.

Quienes prefieran esperar a que el centro Niemeyer abra sus puertas y empiece a funcionar deberán esperar, por lo menos, hasta el próximo diciembre, aunque como pasa siempre con estas grande sobras, la fecha definitiva de apertura no está aún clara. Lo que si parece que se ha confirmado es que Carlos Saura será uno de los primeros en exponer en el centro. Habrá que estar atentos a lo que se dice. Pero mientras rematan el Niemeyer no lo duden, si pueden pasen por Avilés. Seguro que les gustará.


2 pensamientos en “Un paseo por Avilés mientras esperamos la apertura del Niemeyer”

  1. i have been telling people for many years that aviles is the jewel in the crown of asturias and everyone who goes is pleasantly surprised. once you can get past the horrible entrances with their factories you discover a city full of life and with many events throughout the year to keep the place buzzing. the neimeyer will hopefully open aviles up to a much wider public.

  2. Nunca se me habria ocurrdo ir a Aviles perla verdad queda cerca y por lo que cuentas tiene buena pinta. Me lo apunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *