Un paseo por Berlín, 25 años después de la reunificación

El próximo 9 de noviembre, Alemania celebra el 25º aniversario de la Reunificación Alemana.

Mapa de Berlín dividido dibujado en los restos del Muro de East Gallery

Yo he tenido al suerte de viajar mucho a ese país, especialmente a su capital Berlín la cual pisé por primera un par de meses antes de la caída del muro, en aquel ya lejano 1989. Luego he regresado muchas veces por diversas razones: como estudiante, por trabajo, por placer. Siempre digo que para mi Berlín es la gran capital europea del momento, aunque reconozco que mi opinión es subjetiva, ya que esconde un matiz sentimental. Pero así es, ADORO Berlín.

El caso es que he podido percibir como a lo largo de estos años esta ciudad ha ido cambiando. Como anécdota, recuerdo como hace sólo diez años, cuando aquí ya había llegado la fiebre de los móviles, en Berlín aún había muchas casas sin teléfono. Y la gente se comunicaba con notas que dejaba pegadas por todas partes. Ha pasado sólo una década y ya todo el mundo tiene su teléfono móvil. Los cambios han sido vertiginosos.

Y en 25 años, Berlín ha dejado de ser un “pueblo” a convertirse en una ciudad a la altura de cualquiera de las grandes europeas. No hay más que dar un paseo para observar que hoy todo huele a nuevo. En las zonas vacías donde antaño se levantaba el frío muro ahora hay pla­zas, jardines y modernos edificios de acero y cristal, firmados por grandes arquitectos de renombre internacional.

Cúpula del Sony Center en Potsdamer Platz

En las zonas donde antes se le­vantaba ese bloque de hormigón ahora hay turistas que se hacen fotos con los restos de aquel pasa­do que parece ya muy lejano en el tiempo. Y la historia vende: restos diminutos de muro a partir de diez euros, gorras milia­res, matrículas, pegatinas e imanes para la nevera con las siglas DDR, postales que muestran la ciudad bombardeada, museos y paneles expositivos frente a los lugares míticos en la historia de la ciudad…

Recuerdos a la venta en Berlín

Pero no todos los berlineses están contentos con ese merchandising político.

Turistas en Checkpoint Charlie

La música retumba ante la puer­ta de Brandemburgo y cientos de turistas comen salchichas bratwust en los distintos chiringuitos calleje­ros instalados para la ocasión. Hay fiesta. Se celebra el 25º por todo lo alto el aniversario de la reunificación de Alemania, cuya firma se estampó aquí al lado, en el Reichstag (sede del parlamento alemán) el 3 de octu­bre de 1990. Pero no todos están tan contentos.

Las caras de alegría de los berlineses chocan con las pestes que contra ellos se lanzan desde otras ciudades alemanas situadas en el ya viejo oeste. 25 años después, muchos habitantes del otro lado están “hartos” de que parte de sus impuestos beneficien a Berlín. Y muchos berlineses están can­sados de que su situación no se equipare de una vez con el resto de Alemania.

En Berlín los sueldos son peores que en otras ciudades, el nivel de vida es más bajo, pero sin embargo en la calle los precios se parecen cada vez más a los de Londres o París” me contó Linda la última vez que visité Berlín. Nació en argentina pero sus padres son alemanes. Lleva cinco años viviendo en la capital alemana y trabaja en una tienda de recuerdos situada en el Unter der Linden, la vieja la calle principal del Berlín Este y que en los últimos años ha recuperado su condición de arteria aorta de la ciudad. “Ber­lín sigue siendo una isla dentro de Alemania” matiza.

Una isla de diseño, que en nin­gún momento transmite al visitante idea de atraso, todo lo contra­rio. Plazas céntricas como Postda­mer pueden presumir ante sus homólogas europeas por albergar en pocos metros cuadrados más edificios emblemáticos que otras capi­tales en todo su perímetro. Arqui­tectos como el genovés Renzo Piano, el británico Ri­chard Roves, el japonés Arata Isozaki o el español Manuel Moneo han dejado su huella en esta plaza. También Frank O Gehry o Jean Nouvel han creado edificios para Berlín. Y hasta el mismísimo Norman Foster fue elegido para restaurar el Reichstag. La cúpula que cubre el parlamento es ya uno de los monumentos más visitados de la ciudad.

Cúpula del Reichstag

“Llegas a Berlín con una idea de la guerra fría, y del muro, pero al verlo todo de cerca descubres aspectos terribles en los que antes no habías repara­do” explica Luis, un amigo que estuvo de visita en Berlín justo la semana pasada y que ha regresado a casa cargado de libros sobre los bloques, el muro, la guerra fría. El creciente nú­mero de turistas que año tras años visita Berlín experimenta una sensación similar. La historia de la ciudad engancha, y la búsqueda de información sobre el pasado se convierte en una especie de ob­sesión. Quizá sea el desesperado intento para tratar de entender el porqué de un muro absurdo, que separó en dos  la ciudad desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989. Y de una historia incomprensible desde una óptica racional.

En el suelo está marcado por dónde pasaba el muro

Pero no hay respuestas. Berlín será siempre una ciudad difícil, muy hermosa pero incapaz de pasar desapercibida. Ni al viajero ni a la historia.

¿Y tú, has estado en Berlín? ¿Qué te parece esta ciudad?

8 pensamientos en “Un paseo por Berlín, 25 años después de la reunificación”

  1. Emm Es Muy Interesante Todoo Esoo je.je =) y Pude Leer Toodoo Esoo jajajaj =) Pero Despues de 35 Años por ai jajaja naa mentira peroo esta Buenoo..!!!

  2. Desde luego hay que ir a Berlín, es la vanguardia de Europa. Yo recomiendo, encarecidamente, recorrer la ciudad en bici; es una gozada, no hay mucho tráfico y tienen carril bici casi por todos lados, además es fácil encontrar un puesto donde las alquilan, incluso hay un tour en bicicleta, que aconsejo hacerlo el primer día para situarse y después ya ir por cuenta propia. Eso sí, mejor en verano!!

  3. Desde luego es un viaje fascinante a la capital más jovialde Europa, pero ojito con la fecha en que se visita. En muchos meses puedes tener tanto frío que ni tomando salchichas en los puestos callejeros cada media hora consigues entrar en calor!

  4. Pingback: Bitacoras.com
  5. Pingback: Tweets that mention Un paseo por Berlín, veinte años después de la reunificación | La viajera empedernida -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *