Recorrido por las huellas del pasado en Berlín

Sigo mi paseo por Berlín en busca de las huellas del pasado. Porque insisto, pasear por Berlín es acceder a una clase magistral sobre la historia del siglo XX. Aunque en los últimas décadas se ha calmado el dolor de la separación, cabe recordar que la cirugía que ha sufrido la ciudad no ha podido acabar con las cicatrices del pasado reciente.

Panorámica de Alexander Platz

Por ejem­plo, en Alexander Platz, uno de los iconos del mítico Berlín Este. Visita imprescindible donde se mantiene la sensación de haber viajado en el tiempo. Es buen lugar donde contemplar la estética de aquellos edificios originarios de la vieja RDA. Y sigue siendo  una plaza por donde deambulan personajes dignos de un pasado lejano, gentes de las que parece sólo quedan en Berlín.

Caras de Berlín
Caras de Berlín

Si lo que quieres es ver de cerca los restos del muro, hay varias opcio­nes. El tramo más grande está en East Side Gallery, más de un kiló­metro de hormigón que con el paso del tiempo ha perdido su connota­ción dramática para convertirse en una gran galería de arte al aire libre. Y que presume por ser uno de los “monumentos” mas visitados de Berlín. 

Imagen del mítico dibujo del beso entre Leonidas Breznev y Erich Honecker, en East Side Gallery

También hay restos de muro en el lateral del viejo cuartel general de las SS y la Gestapo, donde se exhibe una exposición titulada «topo­grafia del terror», dedicada a los horrores cometidos en este lugar donde fueron torturadas cerca de 15000 personas durante los años del gobierno nazi.

Nacionalsocialismo y comunismo, dos regímenes ene­migos que en Berlín se han visto obligados a convivir y a compartir su trágico pasado.

Booking.com
Foto de uno de los encuentros entre Franco y Hitler, expuesta en la “topografía del terror”

Cerca del cuartel general de la Gestapo está Checkpoint Charlie, el puesto fronterizo que separaba el sector americano del soviético y por el que sólo podían pasar los extranjeros y diplomáticos.

Sin embargo, donde antes había amenazadores militares que regis­traban con lupa la documentación y las pertenencias de todos quienes querían cruzar aquella frontera de hormigón y alambradas ahora hay colas para hacerse fotos con un actor que posa con la bandera de EE.UU. en sus manos. La caseta es la misma. El cartel que anuncia que pasado ese punto el viajero entrará en la zona americana es el original pero ahora los únicos disparos que se oyen salen de las cámaras de fotos y son los teléfonos móviles los que lanzan “selfies” sin parar. 

Checkpoint Charlie panorámica

A pocos metros de Checkpoint Charlie está el Museo del Muro. Donde se repasa la historia de Alemania desde aquel 13 de agosto de 1961, cuando se levan­tó, en una sola noche, una muralla de hormigón de 44 kilómetros que dividió Berlín hasta que cayó un 9 de noviembre de 1989.

Entre las muchas curiosidades, destaca la parte dedicada a las distintas formas clandestinas de cruzar el muro ideadas por los miles de ciu­dadanos de la RDA que intentaron escapar: ocultos en los maleteros de los coches, en maletas, en globo la frontera, cruzando ríos a nado, o cavando túneles para “pasar al otro lado”, casi todos escavados desde el oeste por personas que habían logrado salir de la RDA. También se recuerda que más de doscientas personas fueron asesinadas al in­tentar cruzar.

Otro museo interesante (y menos denso) es el la DDR. Buen lugar para ver cómo era la estética de las casas, las calles y los objetos cotidianos y ¡el día a día! … en los años del dominio soviético. Aquí puedes desde entrar, literalmente, en una casa tipo de cualquier lugar de Alemania del Este hasta subirte a un Trabant, el único auto­móvil al que podían optar los ciuda­danos de la vieja RDA (República Democrática de Alemania).

Trabant auténtico, en el museo de la DDR

Y para dormir, vale, la oferta hotelera de la ciudad es muy grande. Pero si haya un ho­tel aún mítico para los amantes de los términos este y oeste, ese el hotel Park-Inn, ubicado en Alexander Platz, en el corazón del viejo Berlín Este, a cinco minutos del Unter der Linden, la principal avenida y frente a la famosa torre de la televisión. Es este uno de los pocos que ya existían como tal antes de la caída del muro, aunque actual­mente está totalmente reformado y las habitaciones son modernas, con unas vistas espectaculares sobre la ciudad. A pesar de la rehabilitación, conserva un encanto digno de otra época que lo convierte en un hotel distinto.

Mítica torre de la TV, cerca de Alexander Platz

¿Y  tú, que rincones con peso histórico nos recomiendas visitar en Berlín?

4 pensamientos en “Recorrido por las huellas del pasado en Berlín”

  1. Un lugar que como turista no conocía, pero si ahora que vivo en Berlín es lo que se conoce como “Gleis 17” o lo que es lo mismo vía 17. Igual para el turista común está algo esquinado, pero como ventaja está que no requiere salirse de la propia estación de tren (Grunewald) para contemplarlo.
    Han conservado las vías de tren de donde salían los antiguos trenes llenos de ciudadanos judíos durante el holocausto, desde el primer al último tren que salió de este lugar aparecen recogidos el número de personas que lleva el tren y el destino del mismo.
    Es un lugar tranquilo, donde poder hacer algo de homenaje a la memoria de estas personas. Cuando yo fui no había nadie más en la zona pese a ser fin de semana, y pude disfrutar de un melancólico paisaje otoñal, de vías enterradas en hojas caídas sobre las que destacaban rosas frescas que alguién había depositado sobre todos los tramos de vía, me pareció un gesto muy bonito. Quizás fue el conjunto de todo, y aunque como tal el lugar es poquita cosa, me pareció un sitio digno de merecer una visita y de recomendarlo aquí 🙂

  2. Y yo creo que nunca se acabarán los destinos increíbles para visitar al rededor del mundo 😀

  3. Recomiendo visitar un búnker usado durante la Segunda Guerra Mundial.
    http://berliner-unterwelten.de/

    Para aquellos que los atrapo la guerra fría pueden visitar el museo de la Stasi (policía secreta de la RDA) en este lugar funcionaba el ministerio para la seguridad del estado.
    http://www.stasimuseum.de

    Otra lugar es el sitio conmemorativo “muro de Berlín” con un mirador para observar como era la franja de la muerte.

    http://berliner-unterwelten.de/

    Espero les sea útil.

    Un cordial saludo desde Argentina.
    César

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *