Nochebuena en El Cairo

Es lo que toca en estas fechas. Felicitar las Navidades. Y desear a todo el mundo lo mejor.

Hace unos años, por ejemplo, mi estado de ánimo en estas fechas no era el mejor. Como no me sentía con fuerzas para enfrentarme a estas fiestas, decidí preparar mi equipaje (eso es algo habitual en mi, en los momentos críticos se me da de miedo hacer maletas) y me escapé de la Navidad.

Me pasé las fiestas en Egipto. Recuerdo que el día de Nochebuena cené una hamburguesa en el restaurante vacío de un hotel en El Cairo. Y el día de Navidad me dediqué a visitar las pirámides de Guiza bajo un sol abrasador y sin ver en los alrededores ni un solo Papá Noel que me recordase la fecha.

Fue una buena experiencia y recuerdo aquellas Navidades con mucho cariño a pesar de que no coincidieron con mi mejor momento personal.

Recuerdo también que el día de Nochevieja ya no me fue fácil escaparme de la fiesta. Ese día, casi todos los hoteles del mundo, estén donde estén, suelen organizar cenas y cotillones de los que no es fácil escaquearse ya que muchas veces su coste va incluido en el precio del alojamiento (y en algunos casos, hay que pagarlas aparte y el abono es obligatorio aunque no se asista). Así que un consejo. Si quieren huir de la Navidad y no quieren asistir a una fiesta de Fin de Año, lo mejor es que consulten antes en el hotel o en la agencia de viajes si el pago de la cena es o no obligatorio… mejor saberlo con anterioridad que no llevarse la sorpresa una vez en el destino.

Afortunadamente, los malos momentos pasan. Y tras varios años de crisis navideña, el espíritu ese sobre el que tanto escribió Dickens ha vuelto a invadirme y ahora, otra vez, me encantan las Navidades. Creo que ha influido mucho en mi sentir el hecho de tener hijos pequeños… y tengo muy claro que las Navidades son para los niños.

 

Así que voy a aprovechar estos días sin viajes a la vista para hacer un poco de vida familiar, para cantar villancicos con mis hijas, para pasear por mi ciudad en busca del mejor ambiente navideño, para ejercer de Papá Noel, de Rey Mago y de lo que haga falta…

 

No se en que momento se encontrarán quienes me leen… habrá algunos que como yo están de buenas con las Navidades y otros a los que las fiestas les gustarán muy poco… A TODOS les deseo que pasen estas fechas de la mejor forma posible.

 

Y ténganlo en cuenta. Si el simple sonido de un villancico les provoca dolor de cabeza, o simplemente tristeza prueben a escaparse a otro lugar donde las navidades no existen. Hay muchos: África, Asia, islas perdidas… Es un tratamiento que funciona.

 

¡Feliz Navidad!

 

3 pensamientos en “Nochebuena en El Cairo”

  1. Hola; es muy cierto lo que decis, a mi me pasaba igual y no me gustaba la navidad porque somos solos con mis viejos, pero un día arreglamos con esta agencia de viajes, un viaje con visitas a egipto, y la verdad es que nos encanto. Este año pensamos hacer lo mismo
    Saludos

  2. Querida nani,

    Pienso como tú, que las navidades son para los niños, y me alegro de que las hayas vuelto a disfrutar, porque todos tenemos algo de niños dentro.
    Me he pasado unas vacaciones contigo en Mauricio estupendas, te deseo lo mejor, y que nos sigas obsequiando con tus escritos.

    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *