Viaje en el tiempo en Ribadesella: del paleolítico al románico (II)

Seguimos en Ribadesella, Asturias. Ayer contaba que había sido María José Arguelles quien descubrió la belleza de esta tierra y enseñó a los asturianos a conjugar el verbo “veraneo” pero eso no es del todo cierto. Que esta era una zona privilegiada lo averiguaron ya otros muchos años antes. Muchos siglos antes.

Atentos, nos vamos muy lejos. Volamos a la prehistoria. ¡ojo!, para conseguirlo es necesario encender la neurona que gestiona la imaginación.

¡Bien! Lo has logrado. ¡Bienvenido! Hemos retrocedido 18.000 años.

tito bustillo

Vivimos en una cueva y utilizamos las paredes de la misma para expresar lo que vivimos, vemos, sentimos. Nos gusta la caza. La naturaleza. Y nos preocupan temas claves para nuestra supervivencia como el fuego, las armas, lo sobrenatural. 

El la sala del panel Principal de la cueva de Tito Bustillo hay 13 caballos dibujados
El la sala del panel Principal de la cueva de Tito Bustillo hay 13 caballos dibujados

Y la fertilidad, razón por la cual, se cree dibujaban los órganos sexuales femeninos que decoran el llamado “camarín de las vulvas”. 

"Camarín de las vulvas" en la cueva de Tito Bustllo
“Camarín de las vulvas” en la cueva de Tito Bustllo

Esto es lo que se ve en las paredes de la cueva de Tito Bustillo. Historias de otra época que gracias a la magia del destino han llegado hasta nuestros días en muy buen estado.

Se me pone la carne de gallina cuando imagino la cara de aquellos jóvenes espeleólogos que descubrieron estas pinturas en una tarde cualquiera de 1968. Bajaron a la caverna por una sima. Caminaron por pasillos muy oscuros equipados con sus lámparas y de repente, al iluminar casualmente una de las paredes ¡sorpresa! ¡Dios mío, mirad!. ¡Esto está lleno de dibujos! ¡Y aquí hay más!. Ehhhh, que maravilla.

Los jóvenes espeleólogos descubridores de la cueva de Tito Bustillo
Los jóvenes espeleólogos descubridores de la cueva de Tito Bustillo

Cuentan las crónicas de la época que los espeleólogos aventureros se tumbaron en el suelo un buen rato disfrutando en absoluto silencio de la contemplación de un tesoro que en miles de años sabía, sólo ellos habían contemplado.

Volvemos al siglo XXI y efectivamente. Aquí están. Ya confirmado. La cueva de Tito Bustillo es uno de los conjuntos rupestres mas importantes del arte paleolítico de todo el mundo. Su valor es tal que hasta la Unesco lo ha incluido en su lista de Patrimonio Mundial.

A veces, al visitar estos lugares nos hace falta un poco de ayuda para que nuestro cerebro entienda el valor real de lo que tenemos ante los ojos. Con ese fin de construyó el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo. Para ayudarnos a valorar este tesoro y para evitar las visitas masivas a la cueva.

Detalle de los frescos encontrados en la iglesia de San salvador de Moru
Detalle de los frescos encontrados en la iglesia de San salvador de Moru

Este es quizá uno de los tesoros más valiosos de Ribadesella pero hay más. El viaje sigue y las sorpresas siguen apareciendo. Esta otra se descubrió gracias a un incendio. Un fuego hizo caer la cal que revestía las paredes de la iglesia de San Salvador de Moru (en Noceu) y empezaron a aparecer imágenes de ojos, manos… ¿magia? No.

Iglesia de San Salvador de Moru
Iglesia de San Salvador de Moru

La cal, curiosamente, favoreció la conservación de unos frescos que hoy asoman entre las ruinas de un templo ejemplo del románico rural ubicado en un rincón especial. Si no te gusta el arte religioso da igual. Acércate a Noceu y si no quieres contemplar pinturas ni ruinas, al menos disfruta con un paisaje que seguro se conserva tal y como estaba cuando los constructores de esta iglesia la levantaron aquí, en mitad de la nada, lejos de todos pero a la vez cerca de esos fieles que aún hoy en día siguen unidos para lograr que la iglesia no sólo no desaparezca sino que incluso recupere el esplendor de antaño. 

Paisaje desde San Salvador de Moru
Paisaje desde San Salvador de Moru (Imagen cedida por Ribadesella Turismo)

En fin, historias curiosas que los lugareños narran con entusiasmo. Ribadesella rebosa curiosidades y me encanta este viaje en busca de anécdotas. ¡Seguimos!

2 pensamientos en “Viaje en el tiempo en Ribadesella: del paleolítico al románico (II)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *