Viaje por la gastronomía del Alentejo en Portugal

¿Sabías que según una encuesta realizada entre los lectores del periódico estadounidense Usa Today, el Alentejo portugués es ¡el mejor destino enoturístico del mundo!? Y curiosamente, quizá también una de las regiones vitivinícolas más desconocidas fuera de su frontera.

Viñedos en el Alentejo
Viñedos en el Alentejo

Pocos aficionados al vino saben que en esta región portuguesa se esconden más de 250 productores de vinos, blancos y tintos. Y al viajar por sus carreteras llaman la atención la variedad de viñedos que salen al paso.

La bodega Quinta do Mouro, en Estremoz es una de las muchas abiertas al público
La bodega Quinta do Mouro, en Estremoz, es una de las muchas abiertas al público

Este fenómeno se ha traducido en la creación de una amplia infraestructura turística que gira en torno al mundo del vino. Hoteles temáticos con producción propia de vino, bodegas abiertas al público donde hacer catas y degustaciones, rutas enoturísticas…  sirva como curiosidad que hay en la zona un total de ocho denominaciones de origen: Portalegre, Borba, Redondo, Reguengos, Vidigueira, Évora, Granja / Amareleja y Moura.

Todo esto aderezado con una deliciosa gastronomía que convierte al Alentejo (cuyo nombre significa, la región situada “más allá del río Tajo'”-Tejo, en portugués) en un destino de referencia para los amantes de viajar en busca de destinos donde esté garantizado el buen comer.

Tosta de tomate, del restaurante Hotel Solar dos Lilases, en  Mora
Tosta de tomate, del restaurante Hotel Solar dos Lilases, en Mora

Ejemplos. ¡Muchos! La buena mesa acompaña al viajero en todo el recorrido por esta región fronteriza. Los ingredientes principales, casi siempre productos locales, autóctonos cuyos sabores seducen. Y no sólo me refiero a los platos más elaborados. Es esta zona rica en productos de la huerta y por ejemplo, presume el Alentejo por la calidad de sus tomates. ¡No dejes de probar ensaladas! Hasta más simple está deliciosa. Y ¡qué gazpachos!

Booking.com

Entre los platos típicos de la región, destaca,  curiosamente,  la sopa de tiburón. Es extraño ver esta receta con pescado (distinto del bacalao) en el interior de Portugal. Se popularizó pues la piel del tiburón, considerada antaño un desecho, se enviaba desde la costa a las tierras del interior. Y así llegó hasta los fogones actuales.

Sopa Açorda del restaurante restaurante Casa do Parque en castelo de Vide
Sopa Açorda del restaurante Casa do Parque, en Castelo de Vide

Otra sopa que no falta en las cartas portuguesas es la Açorda alentejana. Otro ejemplo de cómo la cocina de la región se inspira en sus orígenes humildes. Los ingredientes son: pan duro, ajo, huevos, cilantro (hierba aromática muy habitual en la cocina local y que no a todo el mundo gusta) y si puede ser bacalao (al fin y al cabo estamos en Portugal)… o cualquier otro pescado que encaje.

Pero quizá uno de los ingredientes que más me ha sorprendido en mi viaje gastronómico por el Alentejo fue el uso de la bellota. Sí. Suena raro ¿verdad?

el chef Pedro Mendez  ha escrito el libro de recetas, el renacer de la bellota
El chef Pedro Mendes ha escrito el libro de recetas, “el renacer de la bellota”.

Habitualmente este producto se asocia como comida para animales, especialmente para los cerdos de los que luego salen esos excelentes jamones, pero no fue siempre así.

Antaño, durante la postguerra, en esta zona de Portugal se hacía harina de bellota, pan, lícor… pero ahora el chef Pedro Mendes, quien regenta el restaurante del hotel de cinco estrellas, Mármoris, en (Vila Viçosa) ha dado un paso más y se ha atrevido a diseñar una carta con este ingrediente pobre y despreciado transformado en toda una delicatessen. Y ¡arrasa! Hasta su cocina llega gente de todas partes deseosa de probar esa vanguardista degustación con la nueva imagen de la bellota como protagonista.

Alcornoque marcado
Alcornoque marcado

También sorprende saber que en estos campos extensas dehesas rebosantes de encinas y alcornoques (árboles cuyo fruto es la  bellota) pastan muchos de los afamados cerdos que luego se matan y curan en Extremadura y cuyos jamones son para los españoles un manjar. ¡Benditas bellotas!

Detalle del corcho en el tronco de un alcornoque
Detalle de la corteza del tronco de un alcornoque.

Hablando de alcornoques. Estos no sólo se valoran por sus frutos. De sus troncos se extrae el corcho, preciado material alrededor del cual se ha creado una industria muy potente, tanto que el Alentejo ya reina como la región líder en el mundo en producción de corcho (seguida de Extremadura).

Llaman la atención, durante el viaje por las carreteras de la zona, los alcornoques con el tronco “pelado” y con un número pintado en blanco que señala  el último año de extracción (la corteza del alcornoque se extrae, una vez que el árbol es maduro, cada diez años, lo que tarda, aproximadamente, en alcanzar el grosor necesario). Por cierto. Me comenta el guía que me acompaña, que la extracción de la corteza del corcho no es tarea fácil. Hay que cortarla con extremo cuidado para no dañar el árbol, y por eso los profesionales que dominan esta técnica están muy demandados y muy bien pagados. ¡Interesante!

Tienda con productos de corcho a la venta
Tienda con productos de corcho a la venta

También es habitual encontrar tiendas donde venden todo tipo de productos artesanos elaborados con este material: bolsos, zapatos, ropa, sombreros, envases y hasta cazuelas y platos.

Quesos del Alentejo
Quesos del Alentejo

Y hay más. El Alentejo portugués es también famoso por sus quesos frescos y quesadas. Sus setas especialmente ahora en otoño, cuando los bosques se llenan con especies de todo tipo. ¡Que buenas las que probé en el restaurante del hotel rural Cabeças do Reguengo, que por cierto, es también bodega y hace sus propios caldos con métodos naturales!

Joao produce vino en los viledos que rodean el turismo rural Cabeças do Reguengo
Joao produce vino en los viledos que rodean el turismo rural Cabeças do Reguengo

Y son también habituales los platos con el membrillo como protagonista, o marmelo como se le llama a este fruto en portugués.

El restaurante Café Alentejo, en Évora, tiene una cava centenaria
El restaurante Café Alentejo, en Évora, tiene una cava centenaria

Y claro, insisto, todos estos majares, deben ir acompañados de un buen vino alentejano. Hay restaurantes con cavas y con una gran carta de vinos locales. Y con esta oferta, la experiencia gastronómica será, seguro, deliciosa.

Un pensamiento en “Viaje por la gastronomía del Alentejo en Portugal”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *