Visita a Santiago una vez acabado el Xacobeo

Ayer hablaba de las citas del 2011 y hoy voy a dedicar el post a un evento que ha finalizado: el año Santo Xacobeo.

Desde el pasado 31 de diciembre la Puerta Santa de la Catedral de Santiago de Compostela se ha cerrado y no volverá a abrirse hasta el 2021, fecha en la que se conmemorará el siguiente Xacobeo.

El fin del Año Santo tiene su lado bueno y malo.

El bueno es que por fin los que vivimos por esta zona vamos a poder disfrutar de nuevo de los encantos de una hermosa ciudad como es Santiago sin sufrir los “horrores” del turismo masivo. Porque vale, el Año Santo es un filón para la capital gallega que se ha saldado con la recepción de ¡9 millones de turistas!. Y hay mucha gente, muchas empresas turísticas, muchos restaurantes, muchos hoteles, muchos negocios de souvenirs…. que se benefician del eco mundial de este evento religioso y turístico que como diría una ministra que se me, tiene ya “dimensiones planetarias”.

Santiago de Compostela lleno de gente

Pero lo malo de todo esto es la destrucción de la imagen de Santiago de Compostela. Me explico. A medida que crece su fama mundial como destino de peregrinaje y como capital de interés religioso y artístico cae su reputación como destino de calidad. El ansia por hacer “dinero” durante un año concreto aprovechando en la estacionalidad del evento ha acabado con el encanto de una ciudad de las más bellas que conozco.

Aún recuerdo con horror la tortilla de patata INCOMIBLE, hecha con no se qué mejunje asqueroso que me dieron en una cafetería cercana a la catedral, creo que era en la calle del Franco, el pasado mes de agosto. Recuerdo baños sucios, largas esperas para encontrar mesa en una terraza, locura para poder aparcar el coche en los alrededores del casco histórico… y cono no, ¡cuatro horas de cola para poder entrar por la Puerta Santa! y otras tantas para poder visitar la catedral. Al final, cabreados optamos por marcharnos después de haber gastado una pasta en mal comer y después de haber chocado mil veces con los otros miles de turistas desafortunados que como nosotros habían elegido un fatídico día de agosto para visitar Santiago. Gran error.

El pasado agosto, las colas para entrar por la puerta santa llegaban a la Plaza del Obradoiro

Este no es un problema aislado de Santiago y se puede aplicar a otras muchas ciudades. Aun recuerdo hace poco, en un viaje a Barcelona que casi me da algo al pasear por las Ramblas. Y he charlado de este tema con muchos amigos que viven en ciudades  muy turísticas y confiesan que acaban “hartos “.  Y quién dice Barcelona, dice muchas otras ciudades de la geografía española, europea y mundial, cuyos habitantes tienen que lidiar día a día con una de las industrias más contaminante de nuestra era: el turismo de masas.

En mi caso no me importó mucho la espera en Santiago pues al fin y al cabo vivo cerca. Y he disfrutado mil veces del placer de pasear CASI SOLA por la plaza del Obradoiro. Y he entrado MUCHAS veces a la catedral sin necesidad de esperar colas. Vale, lo único que no he logrado nunca es cruzar la Puerta Santa pero bueno, ya lo haré en alguno de los próximos Xacobeos. Porque espero que la experiencia nos sirva en el futuro para que los responsables del turismo, políticos y demás que se pasan el día hablado de la importancia de nuestras excelencias, de la necesidad de que lleguen más viajeros a nuestro país (que depende del turismo mucho, mucho, mucho) se pongan de verdad las pilas y se esfuercen para conseguir esa calidad que, en mi opinión, es tan importante para la imagen de un destino. Que se den cuenta de que el objetivo no es atraer más y más turistas, priorizando las cifras sino tratar de buscar un equilibrio. Y sin duda, SANCIONAR a todos los que abusan ofreciendo malos productos y lamentables servicios.

Así que cierro el post con una reflexión positiva y una negativa. La buena es que me alegro de que el Xacobeo haya sido un éxito y de que se hayan superado los nueve millones de turistas (cifra que parecía inalcanzable al principio de la temporada).  Y confío en que las decepciones no hayan sido tantas como pienso. La verdad es que tengo que reconocer que en mis viajes por el mundo, cuando doy con gente que ha estado en Santiago de Compostela siempre hablan muy bien de esta ciudad. Sin duda, dejar buen sabor de boca en los viajeros es la mejor promoción que existe.

Y para concluir que espero que el éxito de este año nos haga reflexionar a todos los que trabajamos y vivimos de este  sector. Porque creo de verdad que si no nos esforzamos por mejorar, la gallina de los huevos de oro tiene los días contados. Los estudios internacionales confirman los turistas son cada vez más exigentes en materia de infraestructura y servicios. En la actualidad, es tan importante lo que ofrece un destino como la buena atención y los buenos equipamientos. Y ojo, atentos a un nuevo mal que cada vez se extiende más y más entre los habitantes de ciertas ciudades invadidas por el turismo de masas: la “turistofobia”.

¿Padeces esta enfermedad? ¿Trabajas en turismo? ¿Has sufrido alguna vez el acoso de cientos de turistas en tu propia ciudad? ¿Te has sentido engañado alguna vez como turista?

Nos interesa mucho tu opinión sobre este tema.

Ah, y si te gusta Galicia, aprovecha ahora que se ha acabado el Xacobeo para disfrutar de verdad de Santiago. Sin duda, la ciudad merece la pena.

2 pensamientos en “Visita a Santiago una vez acabado el Xacobeo”

  1. Yo siempre me siento estafada en los países Arabes. Eso de regatear no me gusta nada. Siempre siento que me timan.

  2. Pingback: Tweets that mention Visita a Santiago de Compostela una vez acabado el Xacobeo | La viajera empedernida -- Topsy.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *