Visita al lago Ness, en Escocia, en busca de la leyenda de Nessie

Las Highlands escocesas. Zona enigmática, indómita. Rebosante de leyendas misteriosas con monstruos y fantasmas como protagonistas. Y de romances. Escenario de cruentas guerras entre clanes. Llena de castillos que evocan el belicoso pasado de estos parajes eternos de prados, montes pelados y páramos. Paisajes suaves pero agresivos que resumen la esencia de Escocia, cuyo corazón late en el lago Ness, uno de los lugares más visitados de Escocia y donde se concentran todos los tópicos con Nessie como líder. ¡Vamos allá!

¡Bienvenidos a Escocia! Llegamos a las Tierras Altas con rumbo a un lugar mítico en esta zona del Reino Unido, en el norte de Escociael lago Ness,

Un escocés con kilt, falda típica, en un bar de las Tierras Altas
Un escocés con kilt, falda típica, en un bar de las Tierras Altas

El mítico lago es, probablemente, el más famoso del mundo. Tengo la prueba. Hace años, Turismo Británico hizo una encues­ta en el diario «the south Chi­na Morning» cuyo fin era averiguar qué sabían los chinos de su destino…

Señal que anuncia la llegada a las Highlands escocesas
Señal que anuncia la llegada a las Highlands escocesas

Las respuestas mayoritarias fueron muy muy curiosas. En general, casi todos los consultados sabían que había una reina cuyo nombre era (sic) “¡Margaret Thatcher!”. Tenían claro, por supuesto, que la capital era Londres la cual, reflejaban, estaba siempre oculta por la niebla. Y en tercer lugar, un buen porcentaje de las respuestas destacaban que que en el norte del país había un gran lago habitado por un extraño monstruo.

Nessie, el monstruo más famoso del lago Ness
Nessie, el monstruo más famoso del lago Ness

Sí, ese es Nessie. El culpable de la fama mundial del lago Ness. Nessie, o lo que es lo mismo, el monstruo gigante con forma de serpiente según algunos (o de dinosurio según otros).   Que habita escondido ¡desde hace muchos siglos! en alguna de las miles de cavernas que se ocultan bajo las aguas de este lago, que por cierto, es uno de los más profundos de todas las islas británicas con ¡más de 240 metros de profundidad!

Los visitantes llegan al lago con ganas de ver a Nessie
Los visitantes llegan al lago con ganas de ver a Nessie

Vistas desde el castillo de Urquhart

Si te animas a visitar el loch (lago en escocés) y quieres ver el monstruo, lee atento estos consejos. Se dice que para ver a Nessie hay que subirse a lo alto de una de las torres de las ruinas del fantástico castillo de Urquhart, situado en el centro del lago, en el punto más ancho y desde donde hay más visibilidad.

Y muy importante. Fíjate bien. No te confundas ante cualquier burbuja que altere la aparente “paz” de las aguas del lago. Pero tampoco desesperes. Si tienes suerte y consigues ver asomar la cabeza de Nessie, ¡grita, sal­ta, avisa, apura para hacerte un selfie con él, rápido, antes de que se oculte de nuevo! Y guarda esa foto como un tesoro pues será un documento histórico.

El castillo de Urquhart está en el centro del lago Ness
El castillo de Urquhart está en el centro del lago Ness

Si la suerte no te acompaña y el monstruo del lago no aparece, no te preocupes. La simple contemplación del en­torno y del romántico castillo que ha sido testigo de tantas guerras y calamidades compensa con creces. Sobre todo si hay niebla y llueve y si lo que alcanza la vista parece desola­dor, salvaje… así es el lago Ness: un gran estanque oscuro y turbio, pero evocador, como la propia Escocia. Esto también es importante tenerlo en cuenta.

Vistas del castillo de Urquhart desde el barco
Vistas del castillo de Urquhart desde el barco

Sí, he dicho turbio. Y gris. Pues es importante avisar. No esperen aguas celestes y cristalinas, los lagos escoceses no son así,  sino todo lo contrario. En concreto, el lago Ness recibe gran cantidad de tierra procedente de los extensos campos de alre­dedor, por eso sus aguas son tan opacas.

Nessie, un monstruo protegido por la niebla

Es justo en esa reducida visibilidad donde se inspiran parte de las leyendas sobre la imposibilidad de encontrar a Nessie. El misterioso monstruo vive feliz en el lago más caudaloso de las islas protegido por las tinie­blas de las aguas y la profundidad. ¿Se les ocurre mejor refugio para un ser de estas características? Por eso nadie puede dar con él. Pero el monstruo existe. Por favor, no se les ocurra decir que la leyenda no es cierta. El lago Ness es un lugar donde la fe es muy importante.

Varios barcos surcan el lago escocés de norte a sur
Varios barcos turísticos surcan el lago escocés de norte a sur

Hay varias formas de disfrutar de este gran paraje. La más típica es nave­gar a bordo de alguno de los muchos barcos que surcan el lago de punta a punta.

escocia-highlands-clansman-hotel

El lago Ness en barco

Hay distintos recorridos po­sibles (desde una hora de duración hasta cuatro) y varios embarcade­ros desde la parte más occidental, Fort Augustus, hasta el puerto de Clansman, en el norte, situado ya a sólo 12,3 kilómetros de Inverness, la capital del las Tierras Altas a donde el lago Ness llega transformado en el río del mismo nombre.

Panorámica de Inverness
Panorámica de Inverness

Jacobite” es una de las empresas pioneras en este tipo de recorridos y además de los trayectos clásicos por el lago, ofertan también una selección de viajes combinados en autobús desde Inverness y cruceros a través del Canal de Caledonia, un recorrido fluvial de unos cien kilómetros desde Inverness hasta Fort Willian, en la costa oeste de Escocia.

La vista de este entorno compensa la visita al lago Ness
La vista de este entorno compensa la visita al lago Ness

Exposición en Drum­nadrochit

Pero si lo que te gusta es el mons­truo y todo lo que gira alrededor de su leyenda, debes ir a Drum­nadrochit. Pueblecito situado a solo tres kilóme­tros del castillo de Urqhart, donde hay dos exposiciones permanentes sobre la historia de Nessie desde el primer avistamiento de este extraño ser legendario, ocurrido en 1930.

Hoy, la teoría más aceptada es que la visión de ese ser extraño y legendario fue siempre una ilusión óptica: un tronco, una sombra… aunque a veces surge al­guien que aporta nuevas pruebas de su existencia. Insisto. Hay que tener fe.

¿Nos cuentas tu experiencia en el Lago Ness?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *