Vuelta a la normalidad

disneyland-paris-navidad-2008-170.jpg

Mi vida ha vuelto por un día a la normalidad.

Mis hijas han ido hoy al colegio con sus libretas de autógrafos rebosantes de firmas de los personajes de Disney y con la cabeza llena de historias que seguro hoy contarán a todos sus compañeros. La emoción de poder narrar sus aventuras y mostrar sus trofeos era tanta que apenas se dieron cuenta el cansancio que llevan acumulado en el cuerpo, porque tengo que reconocer que la jornada de ayer fue agotadora y más para dos niñas tan pequeñas.

Tocó madrugón para poder dejar la maleta en la consigna del hotel y desayunar tranquilas. Luego fuimos un rato al Walt Disney Studios (el segundo parque que hay en Disneyland Resort Paris) donde yo tenia una promesa que cumplir: llevarlas a la nueva atracción de Cars (inspirada en la película del mismo título). La espera fue larga, casi tres cuartos de hora de cola pero el resultado a las niñas les encantó. Yo tengo que reconocer que me llevé una pequeña decepción, porque  para los adultos la atracción de Cars es muy light. Yo en cambio tenía la mirada fija en el Hollywood Tower Hotel, una atracción relativamente nueva y en la que los viajeros experimentan la sensación de caer (sí, caída libre) en un ascensor que se vuelve loco y sube y baja frenéticamente de un piso a otro. Lamentablemente mis hijas son muy pequeñas y no pueden subirse a la torre, así que me quedé con las ganas y me fui con las niñas a ver el musical Aminagic, donde salen muchos personajes. Y es una maravilla. Salieron hechizadas.

Luego tocó pasar por una tienda, comprar alguna cosilla y algún regalo. Comimos y a las tres y media ya estábamos rumbo al aeropuerto de Orly. Llegamos a Coruña, previo paso por Madrid,. pasadas las diez de la noche y AGOTADAS. En el vuelo me encontré con algún conocido que puede atestiguar que lo que digo es cierto. Pero hoy todo volvió a la normalidad.

Como siempre, una de las primeras cosas que hago es descargar las fotos y ahí estaba toda la magia del viaje de nuevo. Y los buenos recuerdos. Entre ellos, dos instantes de los que hablé en el post de ayer. La lectura de Papá Noel de la carta de mi hija mayor y la espectacular iluminación del castillo y del parque. Aquí van las imágenes para que vean que no miento. Ni exagero.

 

 

 

Y ahora, a descansar… bueno, a descansar ellas, las niñas que pueden. A mi me toca volver a hacer la maleta y poner rumbo a mi próximo destino. Mañana, si dios quieres, les escribiré desde Bruselas donde me esperan nuevas “aventuras”.

3 pensamientos en “Vuelta a la normalidad”

  1. Pingback: Celebrity Blog
  2. Nani,

    Tu post me transporta a 2004.
    Cuando todavía no éramos familia numerosa ( ahora no puedo ni recordar cómo era aquello … ).

    Nosotros fuimos en fin de año y recuerdo perfectamente la mezcla de sensaciones ” en-contradas “.

    el entusiasmo de Olivia viendo la cabalgata, la iluminación del castillo, el espectáculo de El Rey León … y yo pensando qué he hecho para merecer celebrar mi ANIVERSARIO rodeada de princesas Disney ¡¡¡

    En fin, que es mucho lo que unos padres pueden llegar a hacer por sus hijos viajeros.
    De hecho fue en el ” Christmas Parade ” donde ” perdí ” una vértebra por tener a Olivia al caballito mientras su amantísimo padre hacía cola para coger las entradas del siguiente espectáculo.

    En cualquier caso este tipo de viaje, en el que intentas ver a través de los ojos de tus hijos, hace añorar épocas pasadas en que uno miraba a un señor con un disfraz de poliéster y felpa y sólo veía a Don Pimpón.

    besos y esperando ansiosa tu siguiente aventura.

  3. Doy fe del cansancio de Nani…. Soy una de esas “conocidas” que se encontró en el vuelo. Viajar a Disney con dos enanas tiene que ser agotados. Y más aún el regreso. Y la nueva partida. Un besote Nani. Espero que en Bruselas te haya dado tiempo a recuperar folgos. Isabel Alvite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *