Curiosidades sobre la región de Flandes y Bruselas y alguna leyenda

Plaza Mayor de Amberes

Me encanta descubrir las historias diferentes que hay detrás de muchos destinos. Hoy me voy a Flandes, en Bélgica, en busca de algunos de los típicos “sabias qué”. Detalles anecdóticos de los lugares que visitamos que si no nos cuentan, quizá, nos pasarían desapercibidos. Bajo estas líneas, comparto alguna de estas curiosidades que además son visitas y experiencias que sólo puedes vivir en Flandes y Bruselas. ¿Alguna que añadir?

Normandía, viaje por ruta del desembarco para revivir el día D

Cementerio americano de Omaha Beach

El 6 de junio de 1944 fue el famoso día D. Esa jornada histórica acerca de la que tanto hemos leído y tantas películas y series se han producido en la que ¡cientos, miles de barcos de guerra y cargueros! desembarcaron con más veinte mil vehículos y de ciento cincuenta mil hombres en la playas de la región de Normandía: Utah Beach, Omaha Beach, Gold Beach, Juno Beach y Sword Beach.
Han pasado ya mas de 70 años desde entonces y actualmente son los turistas deseosos de recorrer los escenarios de estos acontecimientos quienes invaden esta hermosa región situada al noroeste de Francia.

La isla de Inishbofin, Irlanda, senderismo y leyendas para solitarios

Acantilados de Inishbofin

Hay en Irlanda varias islas. Inishbofin es una de ellas. Un destino tranquilo, salvaje, desconocido. Es casi casi un secreto. Sólo habitada por, aproximadamente, 160 habitantes. Pero llena de rutas de senderismo que serpentean al borde de acantilados de vértigo, que surcan praderas donde pastan tranquilas cientos de ovejas, donde galopan caballos. Un destino recomendado para espíritus solitarios amantes de la naturaleza y de las leyendas milenarias. ¿Me acompañas?

Qué ver en Santiago de Cuba: cuna del son y de la revolución

La catedral de Nuestra Señora de la Asunción es monumento nacional

Es el paraíso de las trovas, las baladas y los sones: Santiago de Cuba, la primera capital de la isla. Y para muchos, el destino con más carácter del Caribe. No hay más que dar un paseo por su centro histórico colonial para darse cuenta de ello. En Santiago, cuna de la Revolución cubana, se cumplen todos los tópicos de la zona: aire espeso, calor, humedad, ritmos pausados y ante todo mucha alegría y mucha calma. Aquí el tiempo discurre lento, al igual que los coches, que los paseantes, que los camiones a rebosar de hombres, mujeres y niños, que la vida… Nada mejor que sentarse en una plaza para ver pasar ante los ojos el tiempo y a la gente. ¡Bienvenidos a Cuba!