Baños de bosque, tendencia para disfrutar de la naturaleza

Este verano muchos vamos a retomar el contacto con la naturaleza. Por varias razones. Por un lado, tras tantos días de encierro el cuerpo pide aire libre. Y por otro, las restricciones de movilidad nos van a obligar a descubrir rincones donde disfrutar de lo que la naturaleza nos ofrece cerca de casa. Este sentir ya lo padecieron los japoneses hace años.  ¿Has oído hablar alguna vez de los «baños de bosque»? Una actividad que invita a descubrir lo mejor de la naturaleza que es a la vez una terapia.

El hayedo de Montejo en La Garrotxa

La moda de los «baños de bosque empezó en Japón». La presión que sufre gran parte de la población por el ritmo frenético exceso de trabajo incluso llegó a producir una enfermedad mortal llamada karoshi.  Contra ese mal la mejor terapia es entrar en contacto con la naturaleza y hacer un tratamiento purificante. Así nacieron los «baños de bosque»,  los llamados Shinrin-Yoku en su idioma. Una actividad que en ese país incluso se prescribe con receta médica para combatir el estrés y la depresión.

Hasta ahora eran fundamentalmente los japoneses quienes más practicaban los baños de bosque. Pero creo que ahora que los destinos naturales van a cobrar importancia por culpa del coronavirus los baños de bosque también se van a poner de moda en España. 

Es una actividad que seguro nunca a va ser masiva, lo cual es perfecto para evitar multitudes. Y tras tantas semanas de encierro, nuestro cuerpo demanda naturaleza y los bosques son perfecto para ese contacto. Además, ante las restricciones de movilidad se abre la oportunidad de disfrutar de las bellezas naturales que tenemos cerca de casa. Y seguro que tienes algún bosque a pocos minutos en coche. 

¿En qué consiste un baño de bosque?.

Es muy fácil. Sólo hace falta buscar un bosque, calzarse un zapato cómodo y empezar a pasear. Ya, como si encontrar un bosque fuera fácil. Pues sí que lo es. Sólo hay que saber buscarlo, pero rara es la ciudad de España que no tiene cerca alguna arboleda maravillosa donde desconectar del mundo.

Pero ojo. No sólo hay que pasear. La clave de esta terapia se esconde en la capacidad de sentir la fuerza de la naturaleza. Y eso requiere un pequeño entrenamiento previo.

Hay que dar esos paseo con todos los sentidos activos. Hay que dedicarle tiempo a oler los aromas de la tierra. Hay que dedicarle tiempo a contemplar las plantas que salen al paso, a mirar las flores… los colores. Hay que pararse de vez en cuando para observar cómo las hojas de los árboles se mueven con el viento. Seguir con los ojos el vuelo de una mariposa. Escuchar los sonidos de la naturaleza: los pájaros, grillos…  

Si puedes, disfrutar en silencio del atardecer o del amanecer rodeado de vegetación. Y todo eso hay que hacerlo sin prisa. Dedicando tiempo e interiorizando todas esas sensaciones que salen la paso.

Desconectar de la tecnología

Por supuesto hay que dar estos paseos sin teléfono móvil. Si no quieres dejarlo en casa por motivos de seguridad (y de orientación) prueba al menos a llevarlo apagado. Y no hagas una foto cada paso. No. Céntrate en disfrutar de lo que estás viviendo en ese instante, sin interferencias. Disfruta de lo real y huye de lo virtual que tanto daño nos hace.

Parece fácil pero no lo es. Por eso hay guías especializados en estos paseos de bosque que acompañan la experiencia con técnicas de relajación, con explicaciones sobre lo que no rodea… y que proponen paradas para aprender a respirar, para disfrutar del silencio.

Dicen los entendidos que debemos dedicarle al bosque un mínimo de 50 minutos, o una hora. Es el tiempo mínimo necesario para poder sentir la fuerza de la naturaleza en nuestro interior.

Aunque si eres de los afortunados puedes olvidarte del reloj lo mejor es que te logres desconectar del mundo al menos durante tres o cuatro horas para que los efectos sean los mejores. No tienes por que estar todo el tiempo caminando, no. También puedes sentarte a observar, a escuchar… Se trata de que la naturaleza penetre en tu interior. Tú decides cono conseguirlo.

La Gomera Garajonay laurisilva blog
Bosque de laurisilva en Garajonay

Mejora la salud y fomenta la creatividad

Según los médicos japoneses, con estos paseos se consiguen muchos beneficios para la salud. Lo primero se reduce el estrés y eso se traduce en una mejora del sistema cardiaco, del inmunológico. Y por otro lado, es una actividad que ayuda a despertar la creatividad. En Japón los médicos se los prescriben a sus pacientes como un «medicamento» eficaz contra los males modernos

La prueba es que hay en Japón más de cincuenta bosques habilitados para los” baños” y la idea es que esa lista siga creciendo. Parajes especialmente bien conservados y preparados para la práctica de esta actividad que hasta se incluye como obligatoria en muchas empresas. Y raro es el congreso o meeting que no tiene en su programa unas horas diarias de desconexión y tiempo libre para esta práctica.

Donde tomar «baños de bosque» en España

Tengo la suerte de vivir muy cerca de un bosque extenso y desde siempre me ha gustado perderme entre los árboles dando largos paseos. No me imaginaba que en realidad estaba disfrutando de una actividad por la que muchos viajeros asiáticos hasta pagan. Muchos japoneses tienen en cuenta si hay bosques cerca de los lugares que visitan cuando salen de casa. 

Disfrutar de paseos en distintos bosques del mundo se ha convertido en una afición para muchos viajeros que eligen sus destinos en función de la posibilidad de darse buenos y frondosos baños de bosque. Y hay lugares en el mundo que ya se promocionan en base a esa demanda.

España sin duda es buen lugar para la práctica de esta actividad. Se cuenta que hace siglos una ardilla podía cruzar España saltando de árbol en árbol. Hoy en día todavía quedan lugares donde esa leyenda se cumple.

La Reserva Intefral de Muniellos está protegida por la Unesco

La reserva de Muniellos en Asturias

Por ejemplo Asturias, una de las CCAA con más espacios naturales protegidos. Entre ellos uno que es perfecto para darse estos baños de bosque. Muniellos. Una reserva donde se conserva la esencia de lo que fue el norte de España hace siglos. Un bosque de los de película, rebosante de vegetación.  Denso y oscuro. Donde los rayos del sol tienen que atravesar mil obstáculos para conquistar las entrañas de este salvaje rincón de Asturias,  de verde intenso.

Mientras se pasea bajo la sombra de los robles centenarios  -algunos con más de siete metros de perímetro- el visitante percibe que se encuentra en uno de esos lugares que parece que sólo existen en la imaginación. No cabe duda. Es casi un milagro que Muniellos se conserve como está. Por eso está protegido como Reserva Integral de la Biosfera, distintivo que concede la UNESCO a donde se conservan la diversidad biológica y las formas tradicionales de explotación de los recursos naturales.

Eso sí, para entrar en Muniellos hay que  pedir permiso previo al Principado de Asturias. Sólo se permite el acceso de 20 personas diarias y una misma persona solo se puede acceder una vez al año.

El hayedo de Jordá es un lugar mágico

El hayedo de Jordá, arboles sobre lava en Girona

Es un hermoso bosque escondido en la comarca de la Garrtoxa, en la provincia de Girona. El árbol dominante es el  haya aunque hay también se ven robles y castaños. A parte de ser un lugar bellísmo es muy curioso.  Toda la arboleda se situa sobre mar de lava, la colada surguda tras la erupción del  volcán Croscat. Sí.  Es que el interior de esta comarca oculta en el interior de la provincia  es una zona volcánica llena de paisajes muy especiales.

El hayedo de Jordá es uno de los puntos fuertes de este  rincón.  Sorprende saber que el suelo sobre el que crecen los árboles está  hueco, un efecto creado por las burbujas de aire que la lava dejo en el camino. 

Al pasear por las muchas rutas posibles se camina sobre un revoltijo de raíces, una alfombra de hojas secas y rocas de aspecto extraño. La luz se filtra entre las ramas y los rayos crean efectos extraños. Yo tuve la suerte de recorrerlo sola, y esa sensación de soledad en este paraje fue mágica.

La Gomera Garajonay laurisilva blog
Bosque de laurisilva en el parque de Garajonay, en La Gomera

Canarias, paseos entre laurisilva

En las Islas Canarias se da un fenómeno especial. Los bosques de laurisilva, la vegetación más antigua de la tierra. Su origen debemos buscarlo en la era terciaria, es decir, hace millones de años. Para que te hagas una idea, es el bosque por donde habitaban los dinosaurios. Y que ya ha desaparecido, solo se conserva en algunas islas canarias, en Madeira y en pocos lugares más.

En estos bosques repletos de árboles de troncos y raíces retorcidas, arbustos milenarios, suelos cubiertos por musgos. Helechos gigantes  y lianas colgantes uno se siente inmerso en un cuento mitológico. No te extrañe si te sale al paso algún gnomo, hadas o algún ser de forma extraña. Este es su paraíso, seguro. Buen lugar donde dejar volar la imaginación. 

Bosques frente al mar en Galicia

Y cierro con una reseña al bosque que tengo cerca de mi casa. En A Coruña donde hay muchos espacios repletos de árboles que en muchos casos llegan hasta el mar. Ver cómo la luz del atardecer se filtra entre las ramas y los bailes de rojizos que asoman ante los ojos es un todo un espectáculo. 

Yo sin saberlo llevo haciendo baños de bosque muchos años. Y ahora que sé que además es una actividad sana, terapéutica y anti estrés voy a pasear mucho más. 

¿Y tú, tienes bosques cerca de casa por donde pasear? ¿Te apuntas a darte unos baños de bosque este verano?

Podcast de Nani Arenas en La SER

La Viajera Empedernida habla de los baños de bosque en su colaboración semanal en Radio Coruña
Booking.com

Un comentario sobre “Baños de bosque, tendencia para disfrutar de la naturaleza”

  1. Buenas tardes Nani,

    Yo soy una de esas guías de baños de bosque que mencionas en el artículo
    Gracias por difundir esta maravillosa práctica y ayudar a que sea un poco más conocida.

    Te invito a pasarte por mi blog, allí he escrito un par de artículos sobre los baños de bosque, con unas infografías a modo de resumen (quizás te interese compartirlas, sin compromiso).

    Igual que tú, yo también me acerco al amanecer o al anochecer a las maravillosas zonas verdes que tenemos en Vigo desde donde observar el mar… Lo hacía antes de formarme como guía y ahora lo hago mucho más es una experiencia muy relajante.

    Y antes de despedirme, decirte que también por las Rías Baixas tenemos sitios fantásticos donde hacer baños de bosque. Mi preferido es el Parque Natural do Monte Aloia. Te lo recomiendo si no lo conoces.

    Lo dicho, gracias por el artículo y a ver si pasa todo esto rápido para poder volver al bosque!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.